Logo El Confidencial
piden que no use a su tío como justificación

Los Hohenlohe amenazan a la alcaldesa con marcharse de Marbella

La familia ha estallado ante el modelo urbanístico que el Ayuntamiento de la ciudad proyecta para construir rascacielos de 50 plantas en el pueblo de pescadores

Foto: Pablo de Hohenlohe, en una imagen de archivo (I.C.)
Pablo de Hohenlohe, en una imagen de archivo (I.C.)

Pablo de Hohenlohe está indignado con la alcaldesa de Marbella, Ángeles Muñoz. El modelo urbanístico que el consistorio está delineando para la ciudad que diseñó su tío, el príncipe Hohenlohe, ha llevado al aristócrata a levantarse contra la edil popular. “Me parece deplorable que se utilice el nombre de Alfonso Hohenlohe para justificar la construcción de rascacielos en esta ciudad, alegando que él hubiera hecho lo mismo, más aún cuando ni siquiera le conoció”, manifiesta a Vanitatis.

La polémica entre el Ayuntamiento de Marbella y la familia Hohenlohe es ya un secreto a voces. La divergencia viene de hace unos meses, cuando Ana Gamazo, mujer de Juan Abelló y tía de Pablo, se lamentaba a Vanitatis de que el consistorio marbellí estuviera destruyendo el entorno de la milla de oro. Ahora, el anuncio de que se construirán rascacielos de 50 plantas en el barrio de pescadores ha sido la gota que ha colmado el vaso.

Pablo de Hohenlohe recrimina abiertamente a la regidora del PP esta manera de obrar: “Le digo a la alcaldesa que Marbella no se merece que su futuro quede hipotecado de por vida para satisfacer los bolsillos de unos pocos. Mantengámosla siendo un símbolo y la envidia de muchas otras ciudades y sigamos la filosofía del príncipe Alfonso de Hohenlohe que, a pesar de que algunos dicen conocerle bien, no era de los de pan para hoy y hambre para mañana”.

Desde que las excavadoras y las grúas se agolpan en los aledaños de Santa Margarita, el nombre con el que el príncipe Alfonso de Hohenlohe bautizó las tierras propiedad de su familia y que actualmente pertenecen a su tía Ana Gamazo, los Hohenlohe están especialmente sensibilizados con el problema actual de la ciudad. Los “Ole Ole”, como les rebautizaron en Marbella ante la dificultad de pronunciar Hohenlohe correctamente, se han unido a una plataforma popular que se presentará este viernes que quiere proteger a Marbella de la “barbarie urbanística”. A él también se han unido Beatriz de Orleans y el arquitecto Salvador Moreno de Alborán Peralta (padre del cantante Pablo Alborán), entre otros personajes ilustres de la sociedad marbellí.

Embajadores de la ‘marca Marbella’

El pequeño de los “Ole ole” le recuerda a la edil marbellí lo que le dijo su tío Alfonso a José Banús cuando este le mostró el proyecto del puerto con seis rascacielos: “Si llevas a cabo este proyecto, vendo el Marbella Club y me voy con mi familia y amigos de Marbella”. Y es que el sobrino del príncipe alemán se ha erigido como el principal impulsor de la política de su tío y uno de los principales embajadores de la ‘marca Marbella’. Hace sólo unos meses consolidaba los Spring Games, reuniendo un nutrido elenco de la 'jet-set' europea, y el Marbella Club sigue siendo un incuestionable bastión de la exclusividad al borde del mar. Nadie quiere romper este estandarte.

“Mi tío decía que en arquitectura, muchos proyectos se estropean por el egocentrismo de algunos arquitectos, promotores o alcaldes que quieren dejar su huella para la posteridad construyendo símbolos de su legado”, asegura Pablo de Hohenlohe, y reconoce que “gracias a la humildad de Banús, que se retractó, millones de turistas vinieron a Marbella en busca de un lugar distinto al de sus ciudades de origen, es decir, sin rascacielos agobiantes erigidos en cada barrio. Muchos de ellos se quedaron para siempre alegando que, aunque se han hecho muchas barbaridades urbanísticas, Marbella sigue siendo la envidia de muchas otras ciudades que han sucumbido a los rascacielos”.

En este sentido el aristócrata también le da una lección de geografía a la alcaldesa marbellí: “Quiero que la alcaldesa sepa que Alfonso decía que las construcciones altas eran necesarias en ciudades como Monte Carlo en las que el terreno era escaso pero, ¿han visto la cantidad de terreno y promociones “esqueleto” que están aún sin urbanizar en Marbella?”. Por ello, aconseja a todo el mundo que se metan en Google Earth para “comprobar los cientos de hectáreas de campo seco, susceptible de incendios y de estercoleros, que se podrían desarrollar y ajardinar con urbanizaciones de buen gusto, que sin duda atraerían a inversores de alto poder adquisitivo que “darían de comer a Marbella”.
Noticias
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios