Logo El Confidencial
GESTIONABA LAS INVERSIONES DE altos patrimonios

El retiro dorado de Mar García Vaquero junto a Felipe González

Pocos sabían que la mujer del ex presidente del Gobierno se acogió voluntariamente al ERE que presentó La Caixa el año pasado para vivir con plenitud su recién estrenado matrimonio

Foto: El ex presidente Felipe Gonzalez y Maria del Mar Garcia Vaquero (I.C.)
El ex presidente Felipe Gonzalez y Maria del Mar Garcia Vaquero (I.C.)

Felipe González ha tratado siempre de desligar su vida privada de la esfera pública. La suya y la de aquellos que le rodean. Es el caso de su actual mujer, Mar García Vaquero, de quien muy pocos saben que ya no trabaja. Son muchos los que suponen que continúa al frente de su puesto en La Caixa, pero en realidad se acogió voluntariamente al expediente de regulación de empleo (ERE) que presentó la entidad bancaria el año pasado. La economista vive desde entonces un retiro dorado junto a su marido, que ha regresado a la actualidad después de que un medio publicara que le han diagnosticado párkinson y su círculo más cercano no sólo lo desmintiera sino que anunciara medidas legales.

García Vaquero dejó su trabajo después del verano pasado. Fue una de las personas que se presentaron voluntarias para el ERE que la entidad financiera planteó para 2.600 trabajadores. La mujer del expresidente quiso acogerse a las favorables condiciones de salida que acordó la compañía y vivir de esta manera con plenitud su recién estrenado matrimonio –Felipe González y ella se casaron en agosto de 2012–. Así, la asesora senior de Banca Privada de La Caixa salió de la entidad con una compensación de 45 días por año trabajado y una prima de 4.000 euros cada 5 años de antigüedad (con un máximo de 20.000 euros). Por sólo dos años, no pudo acogerse a la prejubilación. Además, durante los dos primeros años, cobrará la prestación por desempleo.

“Las condiciones eran muy buenas como para rechazarlo”, asegura una persona cercana a la mujer del expresidente. “Además, eso les permite ahora pasar todo el tiempo que quieren juntos. Salen, entran y disfrutan como recién casados que son”, expone esta misma fuente. De hecho, Mar ha acompañado al expresidente a algunas de las conferencias que en los últimos meses ha realizado fuera de España. Actualmente tiene 51 años, 20 menos que González, y en ambos casos la boda significó su segundo paso por la vicaría. Con anterioridad estuvo casada con el padre de sus dos hijas. Tras separarse de él, Mar inició una relación breve con el empresario Luis García Cereceda, a través del cual conoció a Felipe González.

Discreción total

Felipe González y Mar García Vaquero (I.C.)
Felipe González y Mar García Vaquero (I.C.)
Personal de La Caixa asegura a Vanitatis que Mar estaba muy bien considerada tanto por sus compañeros como por sus superiores. En un principio se temió que su cartera de clientes pudiera resentirse cuando salió a la luz su relación con Felipe González, puesto que la discreción es la máxima en su trabajo. Las cuentas que llevaba Mar, como todas las de la banca privada, pertenecen a personas con un alto nivel patrimonial. A ellos, como gestor personal, la mujer del expresidente les planificaba y gestionaba su patrimonio a través del asesoramiento sobre las inversiones más convenientes, no sólo desde el punto de vista financiero, sino también desde el punto de vista fiscal. García Vaquero ofrecía una atención cuidada y personalizada de estas grandes fortunas, ofreciéndoles productos bancarios exclusivos para altas inversiones.

El que la situación de desempleo de Mar no haya trascendido es parte de la aversión de Felipe González a que se conozcan detalles de su vida privada y de su círculo próximo. En su momento, cuando era presidente del Gobierno, se preocupó de que los suyos no formaran parte de la representación oficial, sobre todo en el caso de sus hijos Pablo, David y María. “Ser hijo mío debe ser una putada sangrienta”, le confesó al periodista Juan José Millás en una entrevista en noviembre de 2010. “La verdad es que (los míos) han pasado con un gran esfuerzo lo más desapercibidos posible. Pero el propio esfuerzo para pasar desapercibido significa la dificultad, la dificultad de ser hijo de”.

Nuevo nido de amor

Donde probablemente pasen juntos gran parte de su tiempo sea en la nueva casa que se han construido en la finca que González y Mar le compraron al constructor Joaquín Álvarez después de casarse. Se trata de 49 hectáreas por las que pagaron 425.000 hectáreas. Se encuentra en Guadalupe (Cáceres) y hace un mes finalizaron las obras, como ha informado ABC. Según se publicó en su día, Felipe y Mar han rehabilitado una vivienda que estaba en desuso y que formaba parte de la finca original. Fue el propio Vázquez quien pidió los permisos para rehabilitar la vivienda. 

Se trata de una casa de 600 metros cuadrados distribuidos en dos plantas y ya han empezado a amueblarla. Según publica el ABC, todas las personas que han podido visitar las reformas de la vivienda han quedado impresionadas. “Cuando llegamos a trabajar, eso era casi un chamizo, una nave de uso agrícola y con cuatro cosas que se han traído ha quedado fenomenal”, dice uno de los responsables de las obras. “Han puesto unas piedras por ahí, de esas que tiene Felipe y luego dicen que han traído muchos muebles de ella”.

Aunque ambos viven juntos en casa de ella, donde se mudó él al poco de conocerse su relación, esta casa representa el primer hogar creado bajo el amparo del matrimonio

Noticias
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
8 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios