Javier Soto, imputado por presunta apropiación de terreno público
junto a su tío jacobo

Javier Soto, imputado por presunta apropiación de terreno público

‘Nobleza obliga’, incluso en situaciones incómodas… Jacobo Hernando Fitz-James Stuart y Soto tendrán que declarar como imputados por supuesta apro

Foto: Javier Soto, en 2012
Javier Soto, en 2012

‘Nobleza obliga’, incluso en situaciones incómodas… Jacobo Hernando Fitz-James Stuart es primo de la Duquesa de Alba y tiene 13 títulos nobiliarios. Sin embargo, todos esos atributos no le bastarán para librarse de declarar como imputado por apropiarse, supuestamente, de lindes públicas en la localidad madrileña de Majadahonda (vea la denuncia completa). Ni él ni su sobrino, Francisco Javier Fitz-James Stuart de Soto, más conocido como Javier Soto, popular gracias a su matrimonio con María Chávarri, la conservación del castillo de Belmonte y un lejano romance con Isabel Sartorius, la sempiterna ‘ex’ del príncipe Felipe, con la que tiene una hija. El juzgado de primera instancia número 1 de Majadahonda, Marcos Ramón Porcar, llamará a declarar, esta próxima semana, a 42 perjudicados por la supuesta apropiación de terreno público e impedimento del paso por varios caminos también considerados públicos, por parte de Soto y su tío.

La causa abierta, que llevará a ambos familiares de la duquesa de Alba a declarar ante el juez el próximo 17 de junio, se iniciaba hace poco más de un año, cuando la Asociación de Amigos de los Caminos de Majadahonda denunciaba que los dos Fitz-James Stuart habían cortado el paso de carreteras públicas en una finca llamada Los Romanillos, que se encuentra localizada entre la mencionada localidad madrileña y Boadilla del Monte. Aquellos que se atrevían a cruzarlos aseguran que se encontraban a su paso carteles que, en la Asociación, definen como “amenazantes”. Ponen como ejemplo aquel en el que se puede leer “Zona de tiro. Prohibido el paso. Propiedad privada”, al lado del dibujo de una calavera de color negro. Según el documento oficial de la denuncia, los hechos tuvieron lugar entre los días 20 y 21 de marzo de 2013, y fueron denunciados ante la Guardia Civil de Boadilla del Monte, a través de un atestado, el día posterior.

Soto (izda.) junto a Luis Sartorius.
Soto (izda.) junto a Luis Sartorius.

Javier Soto asegura, en conversación con Vanitatis, que se trata de un “malentendido del Catastro. Es un contencioso-administrativo. Nos denunciaron y el documento de propiedad ya se presentó en el momento en el que se inició la causa, hace más de un año”. Además, Soto afirma que la otra parte del contencioso, la de los 42 perjudicados, “no tiene nada que aportar. Lo que el juez ha pedido es documentación para que demuestren por qué son caminos suyos, y no lo han hecho”.

Soto, en una imagen reciente.
Soto, en una imagen reciente.

Las anteriores no son las únicas acusaciones a las que se enfrentan Soto y su tío. Además, los miembros de la asociación los acusan hacer desaparecer caminos considerados históricos. Desobediencia o usurpación del territorio fueron otras de las razones por las que se imputó a los dos nobles en marzo de 2013. Sin embargo, el pleito vuelve a estar de plena actualidad. El hecho de que la finca linde con dos localidades ha hecho que la denuncia original se concentre en un solo juzgado de una de ellas, la de Majadahonda. Eso provocará que tío y sobrino vuelvan a presentarse ante el juez, y de nuevo a aportar una serie de escritos que les den la razón.

“Los caminos nacen y mueren dentro de la propiedad. Esos caminos se llaman igual desde 1875. La finca es privada porque lo dice el Registro de Propiedad. Catastro es simplemente un ente tributario que no tiene nada que decir sobre la propiedad privada”, afirma Soto. Además, ve cierta inquina en algunos artículos que, al hablar de la imputación, han llegado a mencionar la desamortización de Mendizábal o el sistema feudal. También llama a la asociación que emitió la denuncia “amigos de los caminos ajenos”.

La finca protagonista del litigio está rodeada de urbanizaciones y el conde de Montalvo afirma que ha sido su familia “la que ha protegido ese encinar durante años, porque está rodeada de edificaciones que han ido aumentando con el tiempo… como para que ahora digan que hay una parte pública en ella. ¿Para qué vamos a cerrar nosotros caminos públicos? No tiene sentido, es como si yo digo que voy a apropiarme del Paseo de la Castellana”. También cree que hay un afán “morboso y electoralista en darle tanta difusión a este asunto, por nuestro apellido y por todo lo demás, pero el día 17 volveremos a presentar toda la documentación pertinente para demostrar que los caminos son privados porque están dentro de una propiedad privada”. La finca rústica, en la que pastan ovejas, posee una protección como Parque Nacional, lo cual, insiste Soto, no tiene nada que ver con el hecho de que sea “una propiedad privada”.

Soto junto a su mujer, María Chávarri, en una imagen de archivo.
Soto junto a su mujer, María Chávarri, en una imagen de archivo.

Ex de Sartorius y marido de María Chávarri

Famoso por el mimo con el que ha difundido el valor histórico del castillo de Belmonte, una alcazaba de Cuenca que rehabilitó, Javier Fitz-James Stuart y Soto, conde de Montalvo, es conocido, sobre todo, por ser el padre de Mencía, la hija de Isabel Sartorius. En una entrevista publicada por la revista Vanity Fair hace dos años, hablaba de sus resquemores sobre aparecer en la biografía que la ex del príncipe Felipe había escrito. “Al principio no me hizo ninguna gracia el libro de Isabel, pero es lógico que en su biografía aparezca yo, el padre de su hija”, aseguró.

Javier Soto y María Chávarri.
Javier Soto y María Chávarri.

En aquellas declaraciones también habló de la que es su actual pareja, María Chávarri, con la que contrajo matrimonio el 18 de octubre de 2004 y con la que tiene dos hijos. La relación del conde con Sartorius sigue siendo tan buena que incluso se publicaron fotografías que la mostraban a ella junto Chávarri y las hijas de ambas, Mencía y Sol. En las imágenes, las hermanas parecían pasárselo bien al lado de sus madres, que no parecían tener ningún problema a la hora de acompañar en sus juegos a sus respectivas niñas, pese a haber compartido afecto con el mismo hombre.

Cuestiones personales aparte, Javier Soto volverá a enfrentarse a la ira de unos vecinos que le acusan de haberse apropiado de algo que consideran público. El próximo 17 de junio, su tío y él comparecerán ante el juez para tratar de demostrar que lo suyo es suyo y de nadie más.

Noticias
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
23 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios