Logo El Confidencial
exministro de justicia

Gallardón, de ministro estrella a ciudadano camuflado

Se cumplen seis meses de su dimisión, tras medio año en la sombra, el exministro de Justicia comienza a dar clases en la Universidad de La Rioja y ha cambiado la ruta de paseo de sus perros

Foto: Alberto Ruiz Gallardón junto a uno de sus perros (Gtres)
Alberto Ruiz Gallardón junto a uno de sus perros (Gtres)

Cae la tarde en Madrid. Aunque los días son más largos, todavía hace frío en la capital. Un señor llega a la Plaza de Santa Bárbara con dos perros, un beagle y un labrador negro de pelo corto. El resto de paseantes de perros le miran. Pese al frío, no hay motivo de llevar gorro, bufanda tapando nariz y boca y abrigo cerrado hasta arriba. Los ojos y las cejas le delatan: es Alberto Ruiz Gallardón. Se cumplen seis meses desde que el exministro de Rajoy abandonara la cartera por la imposibilidad de sacar adelante su ley del aborto. En este tiempo, Gallardón solo ha aparecido dos veces: en la presentación del libro de Borja Sémper y en el Foro Iberoamericano de Ciudades, celebrado en México. ¿qué ha sido de la vida del exalcalde?

Cuando Alberto Ruiz Gallardón salía de su despacho en el palacio de Telecomunicaciones de Madrid, un sereno tocaba un pito para que nadie se cruzara en su camino. “No le gustaba compartir ascensor, ni pasillos”, recuerda una persona que trabajó con él cuando era alcalde y que pide no ser identificada. Por eso, supone que la rueda de prensa en la que explicaba porqué dejaba el cargo de ministro fue un duro trámite. “No he sido capaz de cumplir un encargo”, dijo.

Y al dejar la cartera dejó los asesores, los ayudantes y el séquito que le ayudaba. Volvía a casa junto a Mar Utrera, a disfrutar con sus cuatro hijos varones. “Ellos fueron quienes más le animaron a que dejara la política”, afirma un amigo del mayor. “No les gusta ser conocidos”, continúa.

También le acompañan sus perros. “Ha dado muchos paseos, siempre solo, pensativo”, cuenta una vecina que le veía junto a los canes por las inmediaciones de su casa.

Gallardón en una imagen de archivo (Reuters)
Gallardón en una imagen de archivo (Reuters)

Nueva ruta para los canes

Pero Gallardón ni siquiera ha podido mantener esa costumbre intacta. El ministro solía bajar con sus mascotas a pasear por la plaza de la Villa de París. Ya no puede. Cuando a principios de 2014 se aprobó la ampliación de la Audiencia Nacional, la plaza se llenó de ruidos, escombros y obreros. Tal es la indignación de los vecinos por esa obra que impide pasear a los perros por allí, que hay una petición en Change para paralizar las obras. Gallardón ahora pasea sus Canes por la plaza de Santa Bárbara, 600 metros más lejos.

“A lo de Sémper acudió porque tienen buena relación personal, no por figurar”, justifican fuentes del PP vasco. Gallardón escuchó la presentación, saludo al político, y se marchó de nuevo. Ahora que el Teatro Real está en plena temporada de óperas, Gallardón mantiene su abono y acude, en ocasiones con su mujer.

Trabajador incansable, mientras espera que le den autorización para ejercer de nuevo la abogacía ha formado parte del Consejo Consultivo de la Comunidad de Madrid. “Pero allí se aburre”, aseguran. Por eso, aunque “echa de menos la política”, está muy contento con su nueva faceta de profesor. Ruiz-Gallardón será profesor de Derecho Procesal de la Universidad Internacional de La Rioja. De momento, eso ya es algo para un político de 56 años que vio forzada la jubilación política.
Noticias

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
7 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios