Logo El Confidencial
el hombre más rico de arabia saudí

Alwaleed Bin Talal, el príncipe excéntrico: litigios con 'Forbes' y bufones en su corte

Acaba de resolverse un juicio después de que la publicación minusvalorara su fortuna. Está estimada en 28.000 millones de euros. 'Vanitatis' elabora una lista que lo sitúa como el 'rey' de la opulencia

Foto: Un zoo privado, 30.000 millones de euros de patrimonio o un avión con un trono son algunos de sus caprichos de príncipe (Vanitatis)
Un zoo privado, 30.000 millones de euros de patrimonio o un avión con un trono son algunos de sus caprichos de príncipe (Vanitatis)

El príncipe Alwaleed Bin Talal de Arabia Saudí (60 años) es el árabe más rico y poderoso del mundo. Más incluso de lo que indicaba ese baremo de la riqueza máxima que es la revista Forbes, por lo que han tenido que pasar dos años de litigio para lograr que la publicación situara su fortuna en el lugar que le correspondía. En junio de 2013, ostentaba la vigésimo sexta posición de este ranking con un patrimonio estimado en 19.500 millones de euros. Sin embargo, la cifra que entonces dieron era errónea. Les faltó añadir otro puñado de millones: unos 8.000.

Esta semana, la revista anunció que la demanda por difamación interpuesta por el príncipe saudí él consideraba que Forbes infravaloró su fortuna por no utilizar el precio real de las acciones de su empresa Kingdom Holding se había resuelto en “términos muy favorables para ambas partes”, según Reuters. Tras cerrar este asunto legal, lo que muy pocos saben es que Bin Talal -más que príncipe- es el rey de las excentricidades.

La princesa Ameerah Al-Taweel, en una foto de archivo (Reuters)
La princesa Ameerah Al-Taweel, en una foto de archivo (Reuters)

La primera de ellas tiene que ver con el amor. El príncipe saudí ha estado casado hasta en cuatro ocasiones. Hace ocho años convirtió en princesa a la bella joven Ameera Al-Taweel, de la cual se separó a principios de año. A pesar de que Alwaleed posee un joyero valorado en 621 millones de euros en donde se encuentra un espectacular aderezo de diamantes y esmeraldas que ronda los 35 millones de euros­, ni él ni sus cuatro esposas han hecho uso de él.

Tiene su centro de operaciones en Riad, donde posee una espectacular mansión de 420 habitaciones alicatadas con mármol, dos piscinas cubiertas y una pista de tenis. De entre todas las personas que están a su servicio, se encuentra un grupo de bufones dedicados a bailar y a hacer reír a este príncipe 'medieval'.

Justo a las afueras de la ciudad dispone de 120 hectáreas de terreno divididas en una zona de zoo, picadero de caballos, cinco lagos artificiales y una réplica en miniatura de las montañas del Gran Cañón del Colorado.

En una finca de 1.200 hectáreas a las afueras de Riad posee una réplica en miniatura del Gran Cañón del Colorado (Reuters)
En una finca de 1.200 hectáreas a las afueras de Riad posee una réplica en miniatura del Gran Cañón del Colorado (Reuters)

No le faltan joyas de la automoción. Las excentricidades del príncipe saudí también pasan por una flota con más de 300 coches que incluyen un Rolls Royce Phantom o un Mercedes SL 600 cubierto por diamantes, cuyo valor se sitúa en torno a los 4,2 millones de euros.

Alwaleed también es dueño de un avión modelo Boeing 747 valorado en 196 millones de euros. Entre sus prestaciones cuenta con un salón-comedor para 14 comensales, 11 asistentes de vuelo de diferentes partes del mundo, dos dormitorios y un trono dorado.

Boceto de la Kingdom Tower a los pies del Mar Rojo, obra del estudio de arquitectura Adrian Smith + Gordon Gill
Boceto de la Kingdom Tower a los pies del Mar Rojo, obra del estudio de arquitectura Adrian Smith + Gordon Gill

De cara al próximo año, tiene previsto terminar de construir la que será la torre más alta de Arabia Saudí: la Kingdom Tower. Un edificio de mil metros de altura levantado sobre Jeddah, en el Mar Rojo. Fue diseñado por los arquitectos estadounidenses Adrian Smith + Gordon Gill y su inversión inicial rondaba los 870 millones de euros.

Al rey de la excentricidad tampoco le podía faltar un yate. Tenía uno llamado New Kingdom pero, en 2013, se rumoreaba que quería poseer el tercer barco más grande del mundo. Según informó la revista Forbes, consiguió este navío con 180 metros de eslora por la nada desdeñable cifra de 600 millones de euros.

Aunque no todo es opulencia para un príncipe que duerme cuatro horas y es adicto a la cadena de televisión CNBC. También dedica parte de su ingente fortuna a numerosas causas benéficas que pasan por su propia fundación o por las célebres universidades de Harvard y Cambridge.

Noticias

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios