Logo El Confidencial
ASÍ SERÁN SUS VACACIONES

Vargas Llosa, Preysler y la exmujer Patricia o el lío de los balnearios

El escritor y su esposa acudían todos los años a la clínica Buchinger de Marbella. Dadas las circunstancias, Patricia ha anulado la reserva para el próximo agosto. Ahora los planes son otros

Foto: Las dos mujeres de Vargas Llosa en un fotomontaje realizado en 'Vanitatis'
Las dos mujeres de Vargas Llosa en un fotomontaje realizado en 'Vanitatis'
Mario Vargas Llosa y su exmujer Patricia, en una imagen de archivo (Gtres)
Mario Vargas Llosa y su exmujer Patricia, en una imagen de archivo (Gtres)

Su noviazgo con Isabel Preysler ha trastocado los planes vacacionales del nobel Mario Vargas Llosa. La rutina ha desaparecido de su vida y la de su mujer Patricia, con la que aún sigue casado ya que, como adelantó Vanitatis, no hay por el momento movimiento de ficha legal. Solo hubo un primer contacto por parte de los abogados que llevan y han llevado los asuntos de la familia, más por una cuestión de amistad que por temas relacionados con un divorcio, que no va a llegar pronto.

Los planes de vacaciones para este año estaban perfectamente planificados por Patricia, como sucedía siempre. Primero un viaje familiar con hijos y nietos, que a día de hoy se mantiene, pero sin la presencia del padre de familia. Y la otra parte del veraneo consistía en una cura de relax y antiaging en la clínica Buchinger de Marbella. Una tradición que, pasara lo que pasara, Patricia preservaba en la agenda profesional del nobel desde hace muchos años. A principios de agosto, el matrimonio se instalaba en este elitista centro de salud cinco estrellas para una puesta a punto física y mental donde coincidían con familiares del fallecido rey Fahd o el actual rey Salman de Arabia Saudí, que ahora prefiere Tánger. También con el dueño de Mango Isak Andic.

Imagen de la clínica Buchinger de Marbella (página web)
Imagen de la clínica Buchinger de Marbella (página web)

Vargas Llosa lo llamaba “su cuaresma” y el matrimonio hacia un mix entre vida sana y social. Salían a cenar con sus amistades españolas e, incluso en los veranos en los que Isabel Preysler y Miguel Boyer veraneaban en Marbella, quedaban con ellos. Toda esa rutina ha desaparecido. Patricia Llosa ha cancelado su estancia para este mes de agosto, aunque parece que mantiene la idea de pasar allí unas semanas en septiembre con su hija Morgana.

Isabel Preysler, en una imagen de archivo (Gtres)
Isabel Preysler, en una imagen de archivo (Gtres)

El nobel, por su parte, no va a mantener su calendario de verano. Ahora la hoja de ruta la marca Presyler, que por supuesto no tiene intención de recorrer los mismos lugares marcados por Patricia Llosa. Pero aquí radica el dilema. Vargas Llosa, a sus 79 años, está acostumbrado a esas vacaciones saludables en la Buchinger que incluían tratamientos, masajes, dietas macrobióticas, gimnasia controlada y chequeos médicos. Con lo cual, la pareja tendría que buscar una alternativa donde, al igual que en la clínica marbellí, pudieran realizar una vida sana y mantener la intimidad. El lugar elegido podría ser el Sha Wellness de Altea, donde Isabel Preysler ya ha disfrutado de las excelencias de una clínica cinco estrellas en un lugar paradisíaco.

Cambio de pareja y cambio de costumbres.

Noticias

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios