Logo El Confidencial
publica 'la talla y la vida'

Entrevistamos a Marisa Jara: "Relacionar belleza con delgadez es tremendo"

La modelo 'curvy' ha escrito un libro en el que cuenta cómo vivió ese desarreglo de alimentación. También relata sus trabajos como modelo de tallas grandes

Foto: Marisa Jara en una imagen de archivo. (Gtres)
Marisa Jara en una imagen de archivo. (Gtres)

Marisa Jara es una de esas modelos denominadas 'curvys' que cosechan más éxito en el mundo de las pasarelas de España y de fuera. Pasó temporadas complicadas cuando tuvo bulimia, una enfermedad que ya ha superado, pero de la que dice “siempre hay que estar alerta”. Justo para ayudar a otras personas ha escrito un libro llamado 'La talla o la vida' (Planeta) en el que cuenta cómo vivió ese desarreglo de alimentación. También relata sus trabajos como modelo de tallas grandes. Hoy por hoy, su vida sentimental está tranquila después de dos matrimonios que no funcionaron.

Pregunta: ¿Sabes que habrá gente que no se crea que has escrito el libro?

Respuesta: Siempre me ha gustado escribir y cuando estaba fuera de España escribir me servía para relajarme. Yo tengo un blog en el que cuento mis experiencias y a la gente le gusta. Ya sé que dirán que no tengo carrera universitaria y que cómo me atrevo. Pero me da igual, quien quiera comprarlo que lo haga y quien no, pues nada.

P: ¿Por qué lo has escrito ahora?

R: Estoy en un momento muy bueno de mi vida. Cuando Planeta se puso en contacto conmigo me llevé una alegría, pero también tuve miedo. Tardé un tiempo en contestar porque lo que no quería era defraudar. Parece que las modelos seamos personas sin capacidad intelectual. Siempre se habla de la rubia tonta. ¿Por qué no se habla del rubio tonto?

P: En el libro 'La talla o la vida' hablas de tus trastornos de alimentación.

R: Sí, es mi experiencia vital. Yo he tenido suerte y salí de la bulimia, pero siempre tengo que estar alerta y no caer en tentaciones graves. Me doy caprichos, pero lo que no hago es meterme comilonas porque eso puede resultar peligroso.

P: ¿Lo has superado?

R: Creo que sí. No tengo presiones profesionales y me cuido. Recuerdo que iba a los castings y las otras modelos me miraban y cuchicheaban "¿pero esta gorda qué hace aquí?", "¿a quién habrá engañado?". Era bastante terrible. Y esto un día sí y otro también. Aunque lo cierto es que trabajaba mucho y hacía mucha publicidad. Estoy encantada con mi talla.

Marisa Jara. (Gtres)
Marisa Jara. (Gtres)

P: ¿Contaste a tus padres que eras bulímica o se dieron cuenta antes?

R: Lo hablé con ellos, pero ya sabían que tenía un problema. Soy muy familiar y sabía que mi mejor apoyo eran ellos. Sé que han sufrido mucho. Es una enfermedad complicada porque se juntan muchas cosas: baja autoestima, timidez, miedo a no dar la talla. Llegué a desmayarme en los castings por debilidad y bajadas de azúcar.

P: Cuando te llamaban gorda, ¿qué talla tenías?

R: Una 38. Soy alta y de huesos anchos. Siempre he parecido grande. Cuando estuve trabajando en Tokio compartí piso con otras modelos que se ponían moradas a comer y luego se encerraban en el baño a vomitar.

P: ¿Crees que tu experiencia sirve de algo?

R: Claro que sí porque lo he visto. Cuando conté que tenía bulimia hubo chicas que se pusieron en contacto conmigo y también familiares que me contaron lo difícil y complicadas que son estas enfermedades. No están bien vistas. ¿Cómo se puede explicar que se deje de comer hasta enfermar e incluso morir, que estés en los huesos y que te veas gorda? ¿O que te des atracones de comida sabiendo que la tienes que echar?. Las enfermedades psicológicas son mucho mas complicadas de entender. Pasa lo mismo con la depresión. "Si tiene de todo, ¿cómo puede estar deprimida?", se suele decir. Pues con la bulimia y la anorexia, lo mismo.

Portada de 'La talla o la vida'.
Portada de 'La talla o la vida'.

P: ¿La sociedad no está hecha para los gordos?

R: Tanto como eso no, pero lo que sí es cierto es que se utiliza como un adjetivo peyorativo. La de veces que he escuchado "mira esa gorda cómo va vestida" o “ese gordo cómo baila". Y más con los niños, a los que sí les afectan ese tipo de cosas y les hacen mucho daño. Y lo que es peor, que se den esas situaciones en las que adolescentes van a comprar y se encuentran con tallajes que no son reales.

P: Hay una frase que me imagino hace mucho daño, "qué guapa, qué delgada", relacionando ambos conceptos

R: Así es. Unen belleza y delgadez y eso es tremendo. Me contaba Carlota Corredera que cuando empezó a perder peso se encontraba con gente que precisamente decían eso de "¡Qué guapa, qué delgada!". Y es una barbaridad. A mí también me lo han dicho y por eso cuando engordas te crean una inseguridad importante.

P: ¿Hay rivalidad entre las modelos de tallas grandes?

R: Mucha menos que en otros ámbitos. No hay tanta presión y por lo tanto se trabaja con más tranquilidad. Me encuentro muy cómoda. De todas formas en el mundo de los desfiles una talla 40 ya se considera grande y la mayoría de las mujeres en España tienen la 42.

P: Diseñas para Elena Miró prendas a partir de la 42. ¿Lo haces tú o solo das ideas?

R: Todo lo hago yo, elegir las telas, los diseños. Es como con el libro: habrá gente que crea que pongo mi nombre y ya está. No me involucro en temas profesionales de este tipo si no puedo seguir todo el proceso, que es lo que hago.

Marisa Jara en una imagen de archivo. (Gtres)
Marisa Jara en una imagen de archivo. (Gtres)

P: Entenderás que se dude de estas cosas. No hay famosa que no diseñe ropa, joyas, escriba libros y tenga blog.

R: No es mi caso. Se ve perfectamente en la línea que hago para Elena Miró, mucho más joven, más ajustada y con colorines, que es lo que me gusta ponerme a mí. Las mujeres no tienen que ir vestidas con sacos de colores oscuros por tener unos kilos de más.

P: ¿Quién maneja tu dinero?

R: Principalmente yo. Desde hace años tengo una gestoría que me lleva mis cuentas. Me consultan todo y después lo supervisamos mi padre y yo. No debo nada a nadie y tengo todo en orden con Hacienda.

P: ¿No tienes miedo de que te suceda lo que a otros personajes conocidos como Luis del Olmo o Carmen Maura, a los que estafaron gente de su absoluta confianza?

R: No, porque yo superviso mis entradas y salidas de dinero. Si algún mes no me han hecho una transferencia por algún trabajo ya estoy mirando yo para ver qué ha pasado.

P: Cuentas en tu libro que desfilaste junto con otras modelos para Gadafi en medio del desierto y que hubo momentos complicados, con disparos y todo…

R: Fue un viaje muy difícil. Yo era muy joven y no me daba cuenta de lo que sucedía. Llegamos y nos quitaron los pasaportes en el aeropuerto. Menos mal que una modelo dijo que ella no se subía al autobús si no se lo devolvían. Después incluso presenciamos un tiroteo. Todo acabó bien.

P: ¿Son un bulo las informaciones que circulan sobre las modelos que viajan a países árabes y que aseguran que los príncipes y jeques pagan en brillantes?

R: No tengo ni idea. A mí nadie me ha regalado nada y menos un jeque, porque no los he visto en mi vida.

P: Te has casado dos veces. ¿Tienes pareja ahora mismo?

R: No, estoy sola y entera.

¿Tienes un dispositivo móvil iOS o Android? Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas nuestros consejos sobre moda, belleza y estilo de vida. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aq.

Noticias

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios