Carta abierta a Palomo Linares: 'Puerta grande a la eternidad'
  1. Noticias
MUERE EL TORERO A LOS 69 AÑOS

Carta abierta a Palomo Linares: 'Puerta grande a la eternidad'

El expresidente de Colombia, Andrés Pastrana, gran amigo del torero, le despide con un bello relato

placeholder Foto: Palomo Linares en una imagen de archivo. (Gtres)
Palomo Linares en una imagen de archivo. (Gtres)

El expresidente colombiano Andrés Pastrana tomó el primer vuelo desde Bogotá a Madrid cuando le informaron que la situación de su amigo, de “su hermano”, como llamaba a Sebastián Palomo Linares, era irreversible. Por el cambio de horario habló con él la noche del jueves, cuando ya había ingresado en el hospital, y quedaron para celebrar el cumpleaños juntos a finales de mayo. Eran amigos de vida, de sentimiento, desde que se encontraron en casa del que fuera dueño y director de 'El Tiempo', uno de los periódicos más influyentes de Colombia. Era padrino de Andrés, el hijo pequeño del torero y Marina Danko, que por eso lleva su nombre.

Foto: Sebastián Palomo Linares. (CP)

Cuarenta y cinco años compartiendo celebraciones familiares, viajes, alegrías y también momentos delicados tanto en temas profesionales como afectivos cuando llegó el divorcio. El torero viajaba a menudo a Colombia y su amigo del alma, junto a su mujer Nora, a España. Salían a cenar a los locales de moda, acudían juntos a los toros, una de las grandes aficiones del expresidente colombiano, y disfrutaban del campo en El Palomar, la finca de Seseña (Toledo). Ahora todo eso forma parte del historial de vida compartido durante más de cuatro décadas. Andrés Pastrana quiere rendir este último homenaje al que siempre será su hermano del alma.

"Sebastián fue mi amigo entrañable por más de cuarenta y cinco años. Sostuvimos una amistad profunda, intensa y sin altibajos durante todos estos años, aunque ocasionalmente pasasen meses sin vernos o sin hablarnos. Vivió la vida intensamente, poniendo el corazón en todo lo que hacía, con pasión, con arrojo, con denuedo. Vivía como toreaba. Poniendo el alma en cada lance del destino, sin miedo, o, dicho de otra manera, tal vez sintiendo miedo pero sacando de sus entrañas el coraje para vencerlo, que es al fin y al cabo la esencia misma de la valentía.

Sebastián “Palomo” Linares fue un grande del toreo. Nunca me lo dijo, porque los hombres como él nunca hablan de la muerte, pero pienso que hubiera preferido morir en el ruedo, como “Manolete”, en su natal Linares, o como “Paquirri”, “a las cinco en sombra de la tarde”, como en el bello poema de García Lorca. Dios no lo quiso así, pues dispuso que fuera precisamente su corazón enorme, generoso, pródigo, el que fallara en el lance definitivo de la existencia.

Adiós, querido amigo. Desde lo más hondo de mi tristeza te deseo que a ti, que saliste tantas veces por la puerta grande, los grandes que te antecedieron te hayan recibido en el cielo para acompañarte a traspasar la otra puerta grande, la Puerta Grande de la eternidad."

¿Tienes un dispositivo móvil iOS o Android? Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas nuestros consejos sobre moda, belleza y estilo de vida. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aquí.

Sebastián Palomo Danko