se casó el sábado, 26 de agosto, en la rioja

Las cinco claves que arruinaron el álbum de boda de Alberto Garzón

Las fotos de la boda de Alberto Garzón son dignas de ser analizadas. A nosotros bien nos gusta una boda y tenemos cinco claves que desentrañar

Foto: Alberto Garzón en un fotomontaje de Vanitatis.
Alberto Garzón en un fotomontaje de Vanitatis.

Alberto Garzón ya es un hombre casado. El sábado entonó el ‘sí, quiero’ junto a su novia, Anna Ruiz, en una boda celebrada en La Rioja. Una ceremonia de la que han trascendido pocos detalles, pero sí muchas fotos. Nos vale.

Tras un largo análisis de las instantáneas, hemos sacado ciertas conclusiones que nos inquietan e incluso nos perturban. Unas claves que a lo mejor alguien nos aclara y que marcaron una jornada en la que habíamos puesto muchas expectativas.

Las bodas de Ciudadanos han sido auténticos fiestones con danzas de la novia con caballos, vestidos novelescos y catalanes casándose en Jerez. Todo muy loco, como a nosotros nos gusta.

Lo tradicional, también, pero nos faltan datos que explican ciertas cuestiones que hemos resumido en los siguientes puntos que, sin duda, han arruinado el álbum de boda de los Garzón-Ruiz.

El chaqué y el ‘momento portero’

Al César lo que es del César. La cara de felicidad era el puritito reflejo del alma de Garzón. Nos encanta verle sonreír de vez en cuando y no con esa sempiterna pose de enfado perpetuo en el Congreso. Por ese lado todo bien. Alberto, minipunto.

Alberto Garzón y el padrino de su boda, a juego, en la puerta de la bodega. (Gtres)
Alberto Garzón y el padrino de su boda, a juego, en la puerta de la bodega. (Gtres)

Sin embargo, ahí se acaba lo bueno. No entendemos el estilismo. El chaqué tres cuartos está bien, es moderno, como él. Pero ¿por qué es de dos colores? ¿Por qué los puños sobresalían de esa manera? ¿Por qué el padrino no llevaba levita? Demasiadas incógnitas que se unen a la más desconcertante: ¿por qué estaba ahí plantado esperando en la puerta y no en el altar? En fin, nunca lo sabremos. Nuestras disculpas.

Todo al rojo: zapatos, madrina, tocados…

Todas las bodas tienen un color. Uno que da el toque especial y hace de hilo conductor. El ramo de la novia, los zapatos, las flores de la iglesia (o del lugar de la ceremonia, sea cual sea) van a juego y reflejan los gustos de la novia. Esta vez era el rojo. La novia llevaba los zapatos y las flores del ramo y la madrina el vestido. Guapísimas las dos.

La novia junto a la madrina. (Gtres)
La novia junto a la madrina. (Gtres)

Ahora, no entendemos por qué a ninguna invitada se le ocurrió preguntar y se plantaron en la boda varias vestidas de rojo. Hasta un señor lo hizo, eligiendo una escandalosa camisa de ese color sin que nadie pudiera evitarlo (si alguien lo intentó, algo que desconocemos, fracasó).

El desparrame estilístico de los invitados

Y esto no fue lo más alarmante. Había invitados de largo, de corto, con corbata, con pajarita, sin botones en la camisa, con taconazos y con sandalias de playa. Sin código, para qué, si es agosto.

Ahora, lo de los tocados casi merece un apartado, con pamelones e incluso con sombreros de 'pasión de gavilanes'. Macedonia estilística y olé.

Algunos invitados a la boda. (Gtres)
Algunos invitados a la boda. (Gtres)

Edurne de 'Masterchef', invitada sorpresa

Una de las fotos que más nos ha llamado la atención es una en la que aparece Edurne, exconcursante y finalista de la última edición de ‘Masterchef’. Una de nuestras participantes favoritas que no sabíamos que guardaba relación con los contrayentes.

Edurne, vestida de blanco y con bolso de hacer la compra. (Gtres)
Edurne, vestida de blanco y con bolso de hacer la compra. (Gtres)

Además de su presencia (toda una sorpresa), nos llama poderosamente la atención otro factor, quizá más que los demás: ¿por qué no iba vestida de boda? Y si lo que llevaba era de boda, ¿por qué era de color blanco?

Igual solo fue casualidad (llevaba un bolso tamaño XXL) y la mujer estaba en las inmediaciones de la bodega haciendo recados y el fotógrafo le hizo una foto para el álbum. Desconcertante.

El misterio del taxi

Uno de los grandes protagonistas de la galería de fotos (corta y escasa) es un taxi. Uno además muy grande, tipo furgoneta. Lleva gente dentro, pero no sabemos a quiénes. ¿Sería al novio y por eso aparece en varias imágenes? ¿El taxista estaría invitado a la boda? Otro misterio sin resolver.

El taxi de la discordia. (Gtres)
El taxi de la discordia. (Gtres)

Bonus track

Si algo salió bien (en las fotos, que es nuestro negociado de hoy), es todo lo que tuvo que ver con la novia y eso nos llena de alegría y alborozo. Estaba guapísima y radiante con un vestido sencillo y muy favorecedor.

El pelo perfecto y su sonrisa, como la de Garzón, pura magia.

La novia, guapísima. (Gtres)
La novia, guapísima. (Gtres)

Noticias

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
15 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios