Logo El Confidencial
todos los detalles de la boda del año

El cuarto vestido, las actuaciones, la tarta... Nos colamos en la fiesta de Marta Ortega

Lo que les depararó a los invitados durante la velada del sábado era inimaginable: un bosque encantado, el retratista de las estrellas, Coldplay y magia por doquier

Foto: Marta Ortega y Carlos Torreta junto a Pierpaolo Piccioli y Simona Caggia. (Redes)
Marta Ortega y Carlos Torreta junto a Pierpaolo Piccioli y Simona Caggia. (Redes)

‘Into the Woods’. El título del famoso musical de Broadway bien puede definir la temática de la impresionante fiesta que supuso el broche final del fin de semana de boda de Marta Ortega y Carlos Torretta. Dos días en los que han compartido mesa, mantel, copas y bailes con amigos y familiares y que si el viernes engalanaba el Náutico de A Coruña, anoche transformó completamente la hípica de Casas Novas dejándonos a todos sin respiración.

Y no, Vanitatis no estaba invitado a tan ilustre evento, sin embargo, una vez más hemos conseguido colarnos gracias a nuestro más fiel aliado: las redes sociales. Desde el baile de los novios a la tarta, pasando por las increíbles actuaciones musicales y un cuarto vestido de novia. Tenemos todos los detalles (con imágenes incluidas) de la gran fiesta de la temporada.

[LEER MÁS: De Amaia Salamanca a Laura Vecino: errores y aciertos de estilo entre los invitados a la boda del año]

Y es que ni la feria de Chiara Ferragni (con noria incluida) ha sido capaz de empequeñecer la locura de fiesta que los herederos de Inditex y Torretta organizaron anoche para celebrar su amor. Lean, lean, que no les falta detalle.

Marta y Carlos durante la boda. (@pppiccioli)
Marta y Carlos durante la boda. (@pppiccioli)

La llegada al bosque

La hípica de Casas Novas fue, como adelantábamos hace unas semanas, el segundo escenario elegido para la gran boda de la temporada. Un escenario que de por sí podría resultar extraño para la celebración de una boda pero que fue extraordinariamente transformado en un bosque de cuento de hadas.

Los invitados, que en su mayoría llegaron en minibuses desde el centro de A Coruña, nada más bajarse tuvieron que atravesar el sendero de fuego que conducía hasta la puerta de la hípica. Todo pintaba muy bien.

Mesas de la boda. (@pppiccioli)
Mesas de la boda. (@pppiccioli)

La entrada se transformó en un pasillo de madera que simulaba la entrada en un árbol y que desembocaba en un jardín encantado en el que hileras de mesas iluminadas por velas y pequeñas luces colgadas del techo daban a la estancia un halo mágico como de otro mundo. Una maravilla.

La proyección de la boda

Una vez sentados todos los invitados, los novios proyectaron un pequeño vídeo casi compuesto por fotos y vídeos de la ceremonia del día anterior a la que tan solo pudieron asistir 50 de los más de 400 invitados que más tarde se les unirían durante las diferentes celebraciones.

En las imágenes, fotos inéditas de la boda, escenas de Marta hablando con su padre, Amancio en su gran día y mucho mucho amor familiar todo ello, en blanco y negro. (Aún no hemos visto a color el primer vestido de Marta).

Escena de la proyección de la boda. (@pppiccioli)
Escena de la proyección de la boda. (@pppiccioli)

Los otros dos vestidos

Pero bueno, olvidémonos de los vestidos del primer día. Al menos de momento. Anoche volvió a lucir no uno, sino dos vestidos que una vez más nos dificultan la elección de con cuál nos quedamos.

A su llegada a la gran noche, Marta vistió un impresionante vestido largo plateado, con escote delante y en la espalda. El dress code de la segunda noche exigía gran gala para ellas y esmoquin para ellos.

Marta, con el primer vestido de la noche. (@pppiccioli)
Marta, con el primer vestido de la noche. (@pppiccioli)

La novia se resguardó bajo una capa del mismo color del vestido que le confería un halo como de hada de cuento de Disney. Su ya marido, se decantó por un traje de corte clásico, muy en su línea.

Pero este, sin embargo, no fue el último look que le vimos. Aunque tres eran los vestidos con los que se especulaba en los días previos al enlace, finalmente fueron cuatro los que lució. Y es que, cortada la tarta y finalizadas las actuaciones, Marta se volvió a cambiar, se soltó la melena y lució un vestido de nuevo rosa claro, abullonado y palabra de honor con el que bailó toda la noche.

Segundo vestido de la noche. (@pppiccioli)
Segundo vestido de la noche. (@pppiccioli)

De hecho, fue el diseñador de al menos dos de sus cuatro vestidos, Pierpaolo Piccioli, director creativo de Valentino, quien retransmitió la mayor parte de la noche a través de sus redes sociales.

Tres actuaciones sin igual

¡Ay, las actuaciones! Quién no quisiera una boda así. Y es que, desde que comenzó la cena, el rosario de cantantes de talla internacional sobre el escenario no cesó hasta después del baile.

Norah Jones. (@pppiccioli)
Norah Jones. (@pppiccioli)

La primera en deleitar con su música a los invitados fue Norah Jones, quien regaló los oídos de los presentes sentada al piano con algunos de sus grandes éxitos como ‘Sunrise’ o ‘Come away from me’. Dos delicias… Y aquí no quedó todo.

Con el inicio de la fiesta, le tocó el turno a Jamie Cullum quien en cuestión de segundos consiguió levantar a todo el mundo de sus asientos para correr a primera fila a bailar con sus éxitos.

Aunque sin duda, el broche de oro lo puso Chris Martin. El vocalista de Coldplay fue el encargado de poner música (al piano) y voz al esperado baile de los novios que al son de ‘Yellow’ deleitaron a sus invitados con uno de los momentos más románticos de la noche sobre el escenario.

A continuación y para volver al ambiente festivo, Martin tocó todos sus grandes éxitos, incluyendo ‘Fix You’ y ‘Viva la vida’. Un auténtico derroche ante el que algunos invitados como Jon Kortajarena y Eugenia Silva se emocionaron tremendamente.

Baile de los novios.
Baile de los novios.

El retratista de las estrellas

Y las sorpresas no quedaron aquí. Peter Lindbergh fue el encargado de inmortalizar con sus increíbles retratos a los invitados que acompañaron a los novios durante la increíble fiesta.

Con un set organizado en uno de los lados de la pista central, el afamado retratista de las estrellas fue fotografiando uno a uno a todo aquel que quisiera llevarse un recuerdo de tan magnífica noche.

Peter Lindbergh en acción. (@pppiccioli)
Peter Lindbergh en acción. (@pppiccioli)

La gastronomía

Otro detalle fundamental es la gastronomía, que también fue protagonista. La cena corrió a cargo del chef Albert Adrià, mientras que la repostería fue obra del francés Cédric Groliet. Atención a la tarta, que vais a ver bajo estas líneas..

El corte de la tarta

Como no podía ser de otra manera, también hubo tarta, y corte de la misma y toda la parafernalia típica. Los novios escogieron una tarta de un solo piso de alrededor de un metro de alta, cubierta de glaseado blanco y adornada con unos puntitos en la parte de arriba de lo más discreta.

Juntos hicieron el corte inicial para probarla y a continuación arrancó la fiesta que llevó a sus cientos de invitados a trasnochar seguro más de la cuenta.

La tarta de los novios. (@pppiccioli)
La tarta de los novios. (@pppiccioli)

Terminada la fiesta, todos volvieron en sus respectivos minibuses a sus hoteles en el centro de A Coruña, donde algunos, como la modelo Eugenia Silva no sabemos si disfrutaría como la noche anterior de un buen plato de espaguetis con tomate del servicio de habitaciones.

Sin duda, una noche para recordar.

Noticias
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios