Logo El Confidencial
con dos vestidos de lorenzo caprile

El día que Letizia sorprendió al mundo

Este miércoles se cumplen diez años de la boda del príncipe heredero Federico de Dinamarca con la abogada australiana Mary Donaldson

Foto: Los príncipes de Asturias en la boda de los herederos al trono de Dinamarca (Gtres)
Los príncipes de Asturias en la boda de los herederos al trono de Dinamarca (Gtres)

Este miércoles se cumplen diez años de la boda del príncipe heredero Federico de Dinamarca con la abogada australiana Mary Donaldson. Un enlace de cuento de hadas que supuso la presentación ante la realeza mundial de Letizia Ortiz, la por entonces prometida del Príncipe de Asturias. La Princesa tomó buena nota de los detalles de la boda danesa, pues sólo una semana después se celebraría la suya en la Catedral de la Almudena de Madrid.

La princesa Letizia en la ceremonia previa al enlace (Gtres)
La princesa Letizia en la ceremonia previa al enlace (Gtres)
Para su debut, Letizia se decantó por dos vestidos del prestigioso diseñador Lorenzo Caprile que dejaron con la boca abierta a más de uno. En el concierto anterior a las nupcias, que requería traje de gala, eligió un dos piezas compuesto por chaqueta encorsetada de escote barco con brocados de seda y botones bordados en cristal, y una falda larga de color rojo guinda. Peinó su melena en un elaborado moño italiano y como joyas lució unos pendientes Chandallier de Yanes y una pulsera de oro blanco.

Pero el plato fuerte llegó el día 14 de mayo en la Catedral de Copenhague. La todavía novia de don Felipe apareció como una auténtica actriz de Hollywood y desfiló por la alfombra roja con una ajustada creación de Caprile confeccionada en crêpe y tul de seda rojo fuego. Las joyas que llevaba no eran menos espectaculares: unos pendientes realizados en brillantes y rubíes Art Decó y unos broches a juego, todo prestado por la reina Sofía.

Aunque la elección de la hoy princesa conquistó a muchos, las críticas no tardaron en llegar. Algunos consideraron que el traje no era nada adecuado para asistir a una boda real, demasiado hollywoodense dijeron, y acusaron a Letizia de intentar robarle el protagonismo a la novia.

Una novia sencilla

Los príncipes Federico y Mary de Dinamarca tras su boda (Gtres)
Los príncipes Federico y Mary de Dinamarca tras su boda (Gtres)

La australiana, que optó por la sencillez, se decantó por un traje del danés Uffe Frank, discípulo de Armani, confeccionado en satén color perla, con mangas tres cuartos de estilo medieval así como escote barco que dejaba sus hombros al descubierto y falda de amplio vuelo con pliegues de satén blanco. El velo, elaborado por monjas irlandesas, es una pieza de enorme valor en la familia real y lo han luido también la difunta reina Ingrid, la actual soberana, sus hermanas Benedicta y Ana María e incluso la princesa Alexia de Grecia.

Las joyas escogidas por la novia fueron una tiara de diamantes montada sobre base de platino y con perlas decorativas, regalo de la reina Margarita y el príncipe consorte Henrik, y unos pendientes de brillantes y perlas. Además, llevaba un ramo de flores danesas y australianas.

Casas Reales
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
14 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios