Carina Axelsson, la plebeya embarazada de un príncipe que nunca será princesa
  1. Casas Reales
familia real danesa

Carina Axelsson, la plebeya embarazada de un príncipe que nunca será princesa

Aunque ella y el príncipe Gustavo Sayn Wittgenstein Berleburg no pueden casarse por un testamento que se remonta a la II Guerra Mundial, ahora van a convertirse en padres

placeholder Foto: Gustavo de Sayn Wittgenstein Berleburg y Carina Axelsson (Gtres)
Gustavo de Sayn Wittgenstein Berleburg y Carina Axelsson (Gtres)

El mundo de la realeza está lleno de grandes historias de amor, desamor, traición y venganza, pero si nos tuviéramos que quedar con una especialmentecuriosa, seguramente sería la del príncipe Gustavo Sayn Wittgenstein Berleburg y Carina Axelsson. Él es hijo del príncipe Ricardo, jefe de la casa Sayn Wittgenstein Berleburg, y de la princesa Benedicta, hermana de la reina Margarita de Dinamarca. Ella es una joven de origen humilde que se dedica al mundo de la literatura. Ambos llevan juntos ya más de una década, pero no pueden oficializar su amor por motivos ajenos a ellos. Sin embargo, ahora están de celebración, pues tal como pudo verse en el tradicional posado de la familia real danesa gracias a la incipiente barriguita de Carina,en pocos meses van a convertirse en padres por primera vez.

Los motivos por los que Gustavo y Carina no pueden casarse se remontan a la Segunda Guerra Mundial. El abuelo paterno del príncipe, Gustavo Alberto, era un alto general del ejército alemán ymantenía una estrecha relación con el nazismo. Tanto es así que antes de morir, dejó estipulado en su testamento que ninguno de sus herederos podría casarse con una mujer que no fuera noble y de raza aria so pena de perder su título y la jefatura de la casa Sayn Wittgenstein Berleburg. El primogénito de Gustavo Alberto, Ricardo, cumplió a rajatabla con estas normas al contraer matrimonio con una de las princesas más cotizadas de Europa: Benedicta de Dinamarca. Sin embargo, su nieto Gustavo se ha enamorado de una mujer que no tiene ninguna de estas características.

Para no perder su título, Gustavoharenunciado a pasar por el altar con su novia y ella lo ha aceptado de buen grado. Así lo confirmó ella misma en una entrevista en la que aseguró: "Me da igual no estar casada con Gustavo. Él es el hombre de mi vida y con quien quiero estar".A pesar de que su matrimonio es (casi)imposible, Carina es una más de la familia. En los grandes saraos reales, la escritora ha lucido importantes joyas de la familia, pues tiene a su plena disposición el joyero realtanto de los Corona danesa como de los Sayn Wittgenstein Berleburg. Según la tradición, si una mujer no está casada, no puede lucir las tiaras y joyas de la familia. Sin embargo, sus suegros, quienes rechazan las cláusulas de ese testamento,intentan que ella se sienta como una más.

La gran duda sobre Gustavo y Carina viene ahora, pues la situación del hijo que tengan será un tanto complicada. Al ser un niño nacido fuera del matrimonio, no podrá optar a ser príncipe ni a convertirse en el jefe de la casa de Sayn Wittgenstein Berleburg como lo es su padre. Como el príncipe tan solo tiene hermanas y las mujeres no optan a esa dignidad,el heredero de Gustavo será el príncipe Bernardo, un primo lejano de la familia.

¿Tienes un dispositivo móviliOSoAndroid?Descarga laAPPdeVanitatisen tu teléfono otablety no tepierdasla actualidad de nuestros famosos. ParaiOS,pincha aquí,y paraAndroid,aquí.

Segunda Guerra Mundial Embarazo Familia Real de Dinamarca Margarita de Dinamarca Josephine de Dinamarca Isabella de Dinamarca
El redactor recomienda