Logo El Confidencial
SU BODA LE IMPEDIRÁ SEGUIR SU RUTINA

Meghan Markle se casa: tres sacrificios que deberá hacer tras su boda con Harry

Clarence House ha anunciado este lunes a través de un comunicado que se casarán en la primavera de 2018. Repasamos los puntos que la actriz no podrá volver a realizar

Foto: La actriz Meghan Markle en una imagen de la serie 'Suits'.
La actriz Meghan Markle en una imagen de la serie 'Suits'.

Meghan Markle deberá hacer varios sacrificios para poder convertirse en la esposa del príncipe Harry de Inglaterra y entrar a formar parte de la familia real británica. Quizá haya más, pero en principio son tres las acciones que hasta ahora realizaba de forma rutinaria por su trabajo como actriz y de las que ahora deberá despedirse por su compromiso, hecho público este lunes a través de un comunicado oficial de Clarence House.

Un escrito en el que se anuncia que la boda tendrá lugar en la próxima primavera de 2018, aunque emplazan a más adelante los detalles menores de la que será la boda real del año, como ya ocurriese con el príncipe Guillermo y Kate Middleton. Eso sí, ya se sabe que la petición de mano se realizó a principios del presente mes, que los Windsor ya sabían de este enlace y que la pareja vivirá en Nottingham Cottage, en Kensington Palace.

Los tres sacrificios de Meghan Markle

1. Ya no podrá ser actriz. De primeras, su ascensión social para formar parte de la familia real británica le impedirá seguir siendo actriz de cine o televisión. De hecho, esta medida ya la ha adoptado, porque ya anunció su retirada de la serie 'Suits', ficción de éxito que protagonizaba después de varias temporadas. Esto mismo le sucedió a Grace Kelly cuando se convirtió en princesa de Mónaco al casarse con el príncipe Rainiero. El motivo de este cese profesional es evitar cualquier tipo de polémica, dado que ya tuvieron suficiente con los escándalos de Diana de Gales o el topless de Kate Middleton que terminó en los juzgados.

La actriz Meghan Markle en una imagen de la serie 'Suits'.
La actriz Meghan Markle en una imagen de la serie 'Suits'.

2. No podrá ser carne de photocall. Viene intrínseco a ser una estrella del celuloide o de la pequeña pantalla, dado que su figura es muy cotizada en las fiestas de postín, más allá de las presentaciones de sus trabajos. Sin embargo, este trabajo es incompatible con su papel como miembro del clan Windsor. Ahora, si posa ante las cámaras, será como parte de sus labores de representación de la Corona o en su papel humanitario. Esta faceta solidaria ya la viene desarrollando desde hace tiempo, siendo embajadora de World Vision Canada. Ahora, esto es de lo poco que podrá mantener.

3. Adiós también a su blog personal. La opinión de la familia real no puede venderse de forma tan alegre como supondría escribir en un blog de carácter personal. Meghan Markle no solo era actriz, también bloguera, porque colaboraba con la web de lifestyle 'The Tig', en la que daba consejos de moda, belleza, viajes y gastronomía. Esta práctica no podría compaginarse con su nueva faceta real, porque no estaría bien visto que ella recomendase un diseñador, una firma concreta de cosméticos, un viaje y no otro… Su principal función ahora es no generar polémicas que pudiesen ensuciar el buen nombre de la familia de la que está a punto de formar parte.

Casas Reales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
7 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios