Logo El Confidencial
el 19 de noviembre

Día Nacional de Mónaco: las sorpresas que nos guardan los Grimaldi

Todos estaremos muy pendientes de la esperadísima imagen de la familia real monegasca en el balcón de palacio. ¿Quiénes serán los grandes ausentes y las nuevas incorporaciones?

Foto: Charlène, el año pasado en el Día Nacional de Mónaco. (Getty)
Charlène, el año pasado en el Día Nacional de Mónaco. (Getty)

Parafraseando a Ernest Hemingway podríamos decir que 'Mónaco era (y es) una fiesta'. Porque es innegable que la familia Grimaldi ha sabido a través de eventos como el Baile de la Rosa o la Fiesta de la Cruz Roja perpetuar tradiciones que han servido para promocionar los atractivos del pequeño principado. Sin embargo, la celebración por excelencia es el Día Nacional de Mónaco.

Una ocasión tan importante no solo tiene como protagonista a una de las familias más populares del mundo. También es fundamental que se involucren sus ciudadanos, así que desde la alcaldía han hecho un llamamiento a los monegascos y los residentes a que adornen sus fachadas, ventanas y balcones como un signo de adhesión y apoyo a su príncipe soberano, Alberto de Mónaco, a la familia y al principado.

Ausencias y presencias

Los festejos comenzaron el pasado 14 de noviembre y acabarán el 19, el día grande. Una ocasión, como cada año, única para calibrar el estado de los Grimaldi y sus relaciones personales a través de las ausencias, las presencias y los gestos. Porque hasta el más pequeño de ellos está sometido al escrutinio público.

Los hermanos Grimaldi y Charlène. (Getty)
Los hermanos Grimaldi y Charlène. (Getty)

Es este día la ocasión más solemne del año, en la que es muy probable que veamos a casi toda la familia real de Mónaco, tal vez con algunas excepciones... Si nos remontamos al año pasado, recordaremos que asistieron los tres hermanos, Alberto, Carolina y Estefanía, el primero con su pareja y primera dama, Charlène. Las ausencias fueron de segunda generación: Alexandra de Hannover y sus primas, Pauline Ducruet y Camille Gottlieb.

[LEE MÁS: Alexandra de Hannover renuncia a sus derechos sucesorios]

Los actos, como cada año, siguen el mismo protocolo. Comienzan por la mañana con el príncipe Alberto pasando revista al ejército y después tiene lugar un Te Deum en la catedral. Una vez finalizada la ceremonia religiosa, se dirigen todos a la plaza de Palacio, donde tiene lugar un desfile militar. Posteriormente llega el momento más esperado, cuando toda la familia se reúne en el balcón de palacio.

Alberto y Charlène, con sus hijos. (Getty)
Alberto y Charlène, con sus hijos. (Getty)

En 2017 los grandes protagonistas de este momento fueron los gemelos de Alberto y Charlène, Jacques y Gabriella, quienes previsiblemente también estarán presentes este año. El último, por cierto, de soltero de Louis Ducruet, quien se va a casar en 2019 con Marie Chevallier, una de las figuras más fotografiadas en los últimos meses, habida cuenta de la expectación que hay a su alrededor.

[LEE MÁS: Marie Chevallier, de cajera de supermercado a nuera de Estefanía de Mónaco]

Este año ha habido tres incorporaciones a la familia, pero parece poco probable que los protagonistas de este baby boom estén presentes. El primero, Max Rainier, el hijo de Tatiana Santo Domingo y Andrea Casiraghi, en abril. Poco después, Beatrice Borromeo, mujer de Pierre Casiraghi, fue madre, el 21 de mayo, de su segundo hijo, Stefano (un mes después de que se publicara por primera vez que había nacido y, por lo tanto, desmentido), y más tarde Carlota Casiraghi, que, junto a su actual pareja, Dimitri Rassam, dio un hermano a su hijo Raphaël, fruto de su pasada relación con Gad Elmaleh, el pasado 23 de octubre.

Como decimos, es poco probable que estos tres bebés sean presentados en público, pero es muy plausible que, como en 2017, sí estén sus hermanos mayores, además de sus primos Jacques y Gabriella.

Carlota y Andrea Casiraghi, con Tatiana Santo Domingo. (Getty)
Carlota y Andrea Casiraghi, con Tatiana Santo Domingo. (Getty)

Otra de las cuestiones que siempre genera expectación es quién ganará el duelo de glamour. En principio, siempre Carolina, por su elegancia acreditada, parte por ventaja, pero debemos subrayar que Charlène últimamente ha estado muy acertada con la elección de sus looks, en especial el día del centenario de la firma del armisticio en París, en el que parecía una auténtica estrella de Hollywood de los años 20.

Casas Reales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios