Logo El Confidencial
familia real británica

Kate Middleton en los BAFTA: diosa, hada y supermamá

Esta será la tercera ocasión que la duquesa de Cambridge acuda a dicha gala, aunque ya en 2011 estuvo presente en un acto organizado por la academia en California

Foto:  Kate Middleton en los Bafta de 2017. (Getty)
Kate Middleton en los Bafta de 2017. (Getty)

Quedan apenas unas horas para que den comienzo los premios BAFTA, entregados por la Academia Británica de Cine y Televisión, de la que el príncipe Guillermo es presidente de honor, de ahí que tanto él como su mujer, Kate Middleton, no quieran perderse la gala. Como el resto de los invitados, los duques de Cambridge llegarán al Royal Albert Hall unos minutos antes de que empiece la ceremonia y desfilarán por la alfombra roja, una oportunidad única para ver a Kate vestida de gala. Esta será la tercera ocasión que la duquesa de Cambridge acuda a dicha gala, aunque ya en 2011 estuvo presente en un acto organizado por la academia en California. A continuación, te mostramos sus anteriores looks para hacernos ya una idea de que podemos esperar para esta noche...

Dioa griega

La primera toma de contacto de Kate Middleton con los BAFTA tuvo lugar en Estados Unidos, cuando acompañó al príncipe Guillermo a la cena ‘Brits to match 2011’, organizada por la Academia Británica de Cine y Televisión y celebrada en Los Ángeles en julio de 2011. Para su primera alfombra roja, la duquesa de Cambridge se decantó por un look de inspiración grecorromana que conquistó a la mayoría.

Los duques de Cambridge. (Getty)
Los duques de Cambridge. (Getty)

Se trataba de un vaporoso vestido de Alexander McQueen en un tono lavanda muy claro. De manga corta, escote redondo, plisado en la zona del pecho y cintura marcada para remarcar silueta, el diseño le sentaba como un guante a la duquesa, que prefirió dejarse el pelo sin recoger con un efecto muy natural. Lo combinó con clutch y sandalias de Jimmy Choo y además llevó unos pendientes prestados por la reina Isabel II.

Exquisita elección de McQueen

En su primera asistencia a la gala como tal, en febrero de 2017, la duquesa de Cambridge eligió un vestido negro violeta realizado en jacquard con estampado floral, cinturón y volantes en la zona de la falda. Lo firma Alexander McQueen, pertenece a la colección Resort 2016 y está valorado en 7.000 euros. La creación original lleva el escote en corazón, pero Kate lo modificó y lo convirtió en un escote barco.

Los BAFTA 2017. (Reuters)
Los BAFTA 2017. (Reuters)

Kate combinó su vestido con una cartera de mano de estreno también de Alexander McQueen. Se trata de un pequeño clutch negro con un broche en forma de corazón y destellos de cristales rojos, brillantes y perlas. Cuesta 1.990 euros. A sus pies llevaba unos salones troquelados de ante negro de Prada de 500 euros.

La esposa del príncipe Guillermo recogió su melena en un moño que dejaba al descubierto unos espectaculares pendientes en forma de lágrima con una piedra color rosa central rodeada de diamantes montados en oro. Lo que sí pertenece a la soberana es la pulsera de diamantes que Kate llevó. Fue un regalo que el duque de Edimburgo le hizo a su mujer y proviene de una tiara de la madre de Felipe, la princesa Alicia de Battenberg.

Kate y Guillermo. (Reuters)
Kate y Guillermo. (Reuters)

Un look premamá sin connotaciones políticas

Para la gala del año pasado, Kate estrenó un vestido color verde botella de su diseñadora favorita, Jenny Packham, una creación de estilo evasé, manga corta, pronunciado escote en V y cintura marcada con una cinta negra que remarcaba su tripita de embarazada. Completó su look con unos salones negros troquelados de Prada -con un tacón bastante bajo- y una cartera de mano 'made in Spain'. Se trata de un clutch de ante negro con un maxilazo que firma Pretty Ballerinas.

Kate y Guillermo. (EFE)
Kate y Guillermo. (EFE)

Las joyas también jugaron un papel fundamental en el look de la duquesa. Y es que Kate tiró la casa por la ventana y lució una parure de esmeraldas y diamantes que quitaba el hipo. Estaba formada por pendientes en forma redonda, una impresionante gargantilla con cuatro esmeraldas -una de ellas tipo colgante- y un brazalete a juego. En contra de lo que podría esperarse, este conjunto no es de la reina Isabel II, sino que pertenece a la propia duquesa de Cambridge.

Ese año la iniciativa Time's Up había hecho un llamamiento para que todos los invitados al acto atendieran al código de color negro en un intento de dar visibilidad y combatir el acoso que sufren las mujeres. La duquesa de Cambridge lo tenía complicado: como mujer concienciada de la existencia de dicha problemática, seguramente quería vestir de negro. Sin embargo, el protocolo de la Casa Real Británica prohíbe manifestarse públicamente sobre ningún asunto. Así que Kate buscó un punto intermedio con ese vestido verde-oscuro-casi-negro que, sin embargo, no convenció a los medios ni a los asistentes.

Los duques de Cambridge. (Reuters)
Los duques de Cambridge. (Reuters)

Casas Reales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios