Logo El Confidencial
UN posado familiar incompleto

¿Dónde está Mabel de Holanda? Su gran ausencia en el posado familiar de los Orange

Cuando se cumplen siete años del accidente que costó la vida al príncipe Friso, su viuda ha vuelto a ser la gran ausente en la foto familiar en Lech

Foto: Mabel de Holanda, en una imagen de archivo. (EFE)
Mabel de Holanda, en una imagen de archivo. (EFE)

La familia real de Holanda ha cumplido con su tradición invernal, realizando un divertido posado para los medios durante sus vacaciones en Lech, en los Alpes austriacos. Pero en la sesión de fotos ha habido una notable y comentada ausencia, la de la princesa Mabel de Holanda y sus dos hijas, que llevan varios años sin participar en este posado familiar. Una costumbre que sí mantuvo durante unos años tras la muerte del príncipe Friso, en 2013, pero que decidió abandonar en 2016, a pesar de que sí se encontraba en Lech cuando se realizaron las fotografías de ese invierno. Coincide, además, que acaban de cumplirse siete años desde el accidente del hijo de la reina Beatriz, por lo que la expectación por la aparición de la princesa era grande.

Mucho se ha hablado de Mabel Wisse Smit desde que falleciera su marido. Dos años después de quedarse viuda, se le atribuyó un romance con el empresario Arpad Busson, exnovio de Uma Thurman y Elle McPherson, entre otras. También hubo rumores sobre una posible mala relación con su cuñada, la reina Máxima. Pero nunca se pudo confirmar ni una cosa ni otra. De hecho, Mabel ha sido parte activa de la Casa Real holandesa tras quedarse viuda, participando en varios actos oficiales, algunos muy recientes, como la entrega del Prince Claus Prinze -los galardones en honor al difunto marido de la reina Beatriz- o el Premio de Ingeniería Príncipe Friso. Y en todos ellos, con la madre del rey Guillermo como gran aliada y confidente.

Mabel de Holanda con la reina Beatriz, en el 80 cumpleaños del rey Harald de Noruega. (EFE)
Mabel de Holanda con la reina Beatriz, en el 80 cumpleaños del rey Harald de Noruega. (EFE)

Pero si por algo ha destacado la princesa Mabel en sus últimos años ha sido por el activismo en favor de algunas causas sociales, especialmente dos. Por un lado, la lucha contra el sida, convirtiéndose en destacada cabeza visible en manifestaciones, conferencias y diferentes actos relacionados. Por otro, la lucha contra los matrimonios de niñas, sobre todo a través de la fundación Girls not Brides.

Sigue siendo una de las europeas más influyentes. Y gracias a su precoz carrera diplomática y sus relaciones con diferentes países y figuras políticas, es considerada como una de las líderes del siglo XXI. Pero su gran visibilidad suele traer consigo que vuelva a airearse parte de un pasado algo controvertido. Su relación con un conocido narcotraficante y su supuesto trabajo como espía del servicio secreto holandés no se olvidan fácilmente. Quizá por eso, Mabel prefiere limitar sus apariciones a actos más oficiales y relacionados con su trabajo, ya que además las fechas y el lugar no le traen a la princesa un buen recuerdo.

Mabel de Holanda, a la cabeza de una manifestación por la lucha contra el sida. (EFE)
Mabel de Holanda, a la cabeza de una manifestación por la lucha contra el sida. (EFE)

Casas Reales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios