Logo El Confidencial
FAMILIA REAL DE HOLANDA

Los aciertos y (muchos) errores de la reina Máxima en su visita a Alemania

La esposa de Guillermo Alejandro siempre suele acertar con sus elecciones, pero en esta ocasión encontramos más errores que aciertos en sus looks

Foto: La reina Máxima en su visita a Alemania. (Reuters)
La reina Máxima en su visita a Alemania. (Reuters)

Si tenemos algo claro es que a Máxima de Holanda le gusta experimentar con sus estilismos. La reina es una mujer segura de sí misma y no le teme ni a los estampados, ni a los colores vibrantes ni a las formas más exageradas. Y ya se sabe que cuando uno arriesga a veces pierde, y eso es lo que creemos que le ha sucedido a la argentina en su reciente viaje a los estados alemanes de Mecklemburgo-Pomerania Occidental y Brandeburgo.

La esposa de Guillermo Alejandro siempre suele acertar con sus elecciones, pero en esta ocasión encontramos más errores que aciertos en sus looks. Eso no quiere decir que Máxima no sea una gran representante de su país y que su actitud como su trabajo sean perfectos, simplemente es una opinión acerca de su vestuario.

Para su llegada a Alemania, Máxima recuperó de su armario un dos piezas de Natan que ya lució en uno de los actos más importantes de su agenda, el Koningsdag de 2016. Se trata de un conjunto formado por falda de satén floreada y cuerpo fucsia que ella decidió combinar con complementos negros, la parte que menos nos gusta de todo el look: un tocado pillbox y unos salones 'T' de Jan Taminiau.

La reina Máxima a su llegada a Alemania.  (CP)
La reina Máxima a su llegada a Alemania. (CP)

Esa misma noche, la argentina estrenó un vestido blanco y azul de flores de Johanna Ortiz con bajo desigual acabado en volantes y aplicaciones joya en la zona del escote lágrima. De nuevo, fueron los accesorios lo que no nos convence: las sandalias azules de estilo jean de Gianvito Rossi son una pasada, pero no para este tipo de diseño. Eso sí, las joyas y el peinado se merecen un gran 'SÍ'.

Máxima con vestido de Johanna Ortiz. (Cordon Press)
Máxima con vestido de Johanna Ortiz. (Cordon Press)

En su segundo día en Alemania, Máxima volvió a repetir estilismo con este dos piezas Mattijs van Bergen formado por falda estampada gris y cuerpo y chaqueta negra, al que creemos que le falta la esencia alegre y colorida de Máxima. Las perlas, siempre elegantes, no hacen más que echarle años a su look ya de por sí demasiado serio. Rompe un poco esa sobriedad con el tocado de inspiración oriental de Fabienne Delvigne y la cartera de mano de madera.

El traje de Mattijs van Bergen. (CP)
El traje de Mattijs van Bergen. (CP)

Por la noche, su look tampoco mejoró. De acuerdo que ya vemos a una Máxima más Máxima con este vestido multicolor de Saloni que ya había lucido anteriormente; sin embargo, el diseño no le hace nada de justicia a la reina, por no hablar de esos pendientes verdes y naranjas que nada tienen que ver con el print. Eso sí, fue un acierto combinarlo con zapatos cerrados y discretos.

La reina con un colorido diseño. (CP)
La reina con un colorido diseño. (CP)

Si a todos los looks anteriores de Máxima se les puede poner pegas, al que lució en su tercer día no le vemos ningún fallo. El vestido rosa palo con maximangas abullonadas de Natan nos parece un total acierto, además que a la argentina le queda como un guante. También los accesorios redondean el look: unos salones combinando vinilo y nude, un pamelón de los que a ella tanto le gustan y unos impresionantes pendientes que podéis ver con detalle en el encabezamiento de la noticia.

La reina Máxima de rosa. (CP)
La reina Máxima de rosa. (CP)

Casas Reales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
11 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios