Un año de la muerte de Inés Zorreguieta, el suicidio que conmovió al mundo
  1. Casas Reales
PRIMER ANIVERSARIO

Un año de la muerte de Inés Zorreguieta, el suicidio que conmovió al mundo

El séptimo piso de Río de Janeiro 228, en Buenos Aires, queda a 11.438 km de Ámsterdam. A pesar de eso, fue el epicentro de una vorágine mundial

placeholder Foto: Inés Zorreguieta. (Cordon Press)
Inés Zorreguieta. (Cordon Press)

Hace un año Inés Zorreguieta, hermana de Máxima de Holanda, perdía la vida. Hace un año los vecinos vieron reflejadas en sus ventanas las luces de la policía en medio de la oscuridad y se encontraron con una cuadrilla de patrullas en la puerta. Nadie podía entender lo que estaba pasando. Cuando preguntaban, la respuesta era que había ocurrido “un incidente en un departamento”.

Se enteraron a través de la televisión. Los equipos periodísticos que llegaron a los pocos minutos se quedaron hasta 3 días más. "Nos sorprendió la noticia, en el barrio nunca supimos que era hermana de Máxima hasta que pasó lo que pasó", cuenta una vecina que se acerca hasta la reja de entrada para hablar con Vanitatis.

placeholder Familiares y amigos asisten al funeral de Inés Zorreguieta. (EFE)
Familiares y amigos asisten al funeral de Inés Zorreguieta. (EFE)

El piso de Inés quedaba en un edificio de 54 departamentos, en la calle que divide los barrios de Caballito y Almagro. En el barrio se percibe una cierta melancolía, la de los lugares donde uno sabe que ha ocurrido una tragedia.

Inés, la solitaria

Los vecinos la veían en el ascensor o en la entrada, muchas veces acompañada de una amiga. Inés apenas cruzaba algunas palabras, por eso nadie sabía su apellido. Se movía en una moto que dejaba estacionada en la puerta. "A veces venía tan concentrada que no saludaba, pero en general era muy amable”, dice Juan, un vendedor de verduras del supermercado chino de enfrente. “Se la veía sola, aunque a veces estaba con una amiga”.

Esa misma amiga tenía las llaves de su casa y permitió a María del Carmen Cerruti Carricart llegar hasta al piso su hija. La madre estaba preocupada porque Inés había faltado a su trabajo en el Ministerio de Desarrollo Social y no respondía los mensajes. Las peores sospechas se confirmaron cuando abrieron la puerta y descubrieron que se había quitado la vida. María del Carmen debió ser atendida en el lugar, estaba en estado de shock.

placeholder Edificio en el que vivía Inés. (Vanitatis)
Edificio en el que vivía Inés. (Vanitatis)

El suicidio era un tema que la atormentaba desde hacía varios años. La temática llegó hasta su tesina de la Universidad de Belgrano: “Las diferencias de género y su relación con el suicidio”, publicada en 2010 y disponible en la web de la Universidad.

Inés tenía antecedentes depresivos y en 2012 había tenido un breve ingreso a la clínica psiquiátrica Avril de la Capital Federal. “Mi querida y talentosa hermana pequeña, Inés, estaba enferma. No podía encontrar alegría y no pudo curarse. Nuestro único consuelo es que ahora, finalmente, ha encontrado la paz”, publicó Máxima Zorreguieta en un comunicado en español el 19 de junio de 2018.

placeholder Máxima de Holanda, tras ofrecer unas declaraciones sobre su hermana Inés Zorreguieta. (EFE)
Máxima de Holanda, tras ofrecer unas declaraciones sobre su hermana Inés Zorreguieta. (EFE)

La reina de Holanda llegó a la Argentina al día siguiente del fatídico descubrimiento. También viajaron con ella sus hijas y el rey Guillermo.

Inés fue despedida entre canciones de Bob Marley y Bob Dylan, según cuenta un testigo de la íntima ceremonia en el cementerio Parque Memorial de Pilar. Sus hermanos cantaron para evitar el dolor de tanto desconsuelo. La más pequeña de los Zorreguieta, la protegida de Máxima, se había ido para siempre.

Inés Zorreguieta Máxima de Holanda
El redactor recomienda