Logo El Confidencial
FAMILIA REAL BRITÁNICA

El 'Wimbledon Gate' de Meghan Markle: las 3 polémicas de su paso por el torneo de tenis

Fue el pasado jueves, hace ya una semana, cuando Meghan se desplazó hasta el estadio de Wimbledon para presenciar uno de los partidos de Serena Williams

Foto: Meghan Markle en Wimbledon. (Reuters)
Meghan Markle en Wimbledon. (Reuters)

Meghan Markle no gana para disgustos. Y es que no hay ni un solo día que alguna polémica suya no ocupe las páginas de los principales medios británicos. Que si ella y Harry se han gastado mucho en las reformas de Frogmore Cottage, que si no quieren anunciar los padrinos del bautizo del pequeño Archie... La exactriz se ha convertido en la gran protagonista de los Windsor y no precisamente de forma positiva. Tras la tregua de seis meses que le dieron tras su compromiso, se abrió la veda contra ella y ahora nos encontramos ante un escándalo que hemos bautizado como el 'Wimbledon Gate'.

Fue el pasado jueves, hace ya una semana, cuando Meghan, acompañada por dos amigas estadounideses que viajaron a Londres para asistir al bautizo de Archie, se desplazó hasta el estadio de Wimbledon para presenciar uno de los partidos de Serena Williams. Por todos es conocida la relación de amistad que une a la duquesa y la tenista, así que a nadie le extrañó su presencia. Aunque su visita en aquellos momentos pasó un tanto desapercibida pues todos estaban pendientes del gran evento venidero: el sábado, el hijo de los duques recibiría las aguas bautismales en el castillo de Windsor.

La duquesa y sus amigas. (Reuters)
La duquesa y sus amigas. (Reuters)

1. Fotos no

Una vez tuvo lugar el bautizo de Archie y se analizaron al mínimo detalle las dos fotografías proporcionadas por los Sussex para marcar ese día, la prensa volvió a Wimbledon para rescatar tres polémicas que ahora persiguen a Meghan y no la dejan en muy buen lugar. La primera de ellas que vio la luz fue la de que los guardaespaldas de la duquesa evitaron que varios espectadores del partido de Serena tomaran fotografías de la exactriz. Fue el 'Daily Express' el encargado de contar esta historia viral, apoyándose en la versión de dos testigos.

Según ellos, en un momento dado los miembros de seguridad que acompañaban a Meghan se acercaron para pedirles que no le tomaran imágenes. Una de ellas es una mujer llamada Sally Jones, que asegura que ella sacó su móvil para fotografiar a Serena y que ni siquiera era consciente de la presencia de Meghan. Por su parte, el 'Daily Mail' publicaba una instantánea en la que se veía a unos guardaespaldas pidiéndole a un hombre sentado frente a la duquesa que no le tomara fotos, pero en la pantalla del móvil susodicho se veía claramente que lo que estaba haciendo era tomarse un selfie con la pista de fondo.

El hombre tomándose un selfie. (Getty)
El hombre tomándose un selfie. (Getty)

Fue tanta la repercusión que tuvo este tema que Buckingham tuvo que salir al paso este martes para intentar zanjar la polémica. Según fuentes de palacio, la duquesa no quería fotos porque estaba en un partido dentro de su privacidad y quería disfrutar de la gente, no de los móviles. Como era de esperar, las críticas sobre este asunto no se hicieron esperar, incluida la de su archienemigo el periodista Piers Morgan, quien aseguró que Meghan "actúa como una actriz de Hollywood" y que debe cambiar su actitud si quiere que se la respete.

2. Los jeans

Cuando parecía que el asunto de las fotografías se había calmado, despertaba otro tema que también ha hecho correr ríos de tinta y tiene que ver con el vestuario elegido por Meghan para asistir a Wimbledon. La duquesa, quien fue madre hace dos meses, optó por un look informal formado por una americana blanca de L'Agence, un bolso de Cuyana, sombrero de Madewell, gafas de sol de Finaly & Co, joyas de Pippa Small y unos jeans de la firma Mother. Han sido precisamente los pantalones, valorados en 200 euros, los que se han llevado el protagonismo.

Y es que las reglas de estilo de Wimbledon prohíben a los mayores de 30 años asistir en jeans. Es una norma que todo el mundo respeta, menos Meghan, que se la saltó, aunque no sabemos si de forma voluntaria o por puro desconocimiento. Según un trabajador de All England Club, club privado de tenis con base en Wimbledon, Meghan no podía sentarse en la Royal Box, el lugar reservado para las personalidades, porque llevaba jeans. Sin embargo, decidieron ubicarla en la Court One. Esa misma fuente asegura que ella no se molestó, pues lo único que quería era ver jugar a su amiga.

Son muchos los que no entienden cómo una royal rompió de esta forma las normas protocolarias del torneo, incluido 'The Times', que dedica un artículo demoledor al look "desacertado" que eligió la duquesa de Sussex. Mientras, sus defensores aseguran que la duquesa acaba de ser madre y tan solo quería estar cómoda y que eso debe respetarse. Además, ven en esta elección una manera de modernizar, y es que si algo se le ha reconocido a la duquesa es su afán por trae la modernidad a la Corona y a todos los aspectos de la realeza.

3. "Una pesadilla"

En el mismo artículo de 'The Times' dedicado a los jeans de Meghan, uno de los organizadores de All England Club describe a Meghan como "una pesadilla". "It was a nightmare, she was a nightmare", ha declarado literalmente este trabajador que prefiere mantener oculta su identidad. Según sus confesiones, la duquesa quería ver el partido de su amiga de incógnito, pero, como es evidente, su deseo no pudo hacerse realidad. Lo que consiguieron fue que estuviera rodeada por el menor número posible de personas.

Meghan Markle en Wimbledon. (Reuters)
Meghan Markle en Wimbledon. (Reuters)

Casas Reales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios