Logo El Confidencial
CASO NÓOS

La infanta Cristina no se mueve de Ginebra y Urdangarin lucha por su primer permiso

No hay cambios en la vida de la hermana del Rey. Sus dos hijos pequeños ya van al colegio en Ginebra. Su marido podría obtener su primer permiso, de tres a seis días, a final de año

Foto: La infanta Cristina, hace unos días en Madrid. (Cordon Press)
La infanta Cristina, hace unos días en Madrid. (Cordon Press)

Mucho se ha especulado sobre el futuro de la infanta Cristina desde que su vida saltara por los aires en noviembre de 2011, cuando su marido, Iñaki Urdangarin, era imputado por corrupción en el caso Nóos. Mientras unos especulaban, a ella, regia y controlada, educada en un palacio real, no se le ha movido una pestaña. Ha sufrido, y lo suyo, pero sin cambiar un ápice de sus costumbres.

LEA MÁS: Pablo Urdangarin de Borbón, verso suelto por un sueño

Una sola mudanza para solucionar el acoso y ya. Por eso ahora, instalada cómodamente en Ginebra, con dos hijos buscándose la vida lejos (uno en Reino Unido y otro en Francia) y otros escolarizados pero también mayores, no entra en su agenda otra mudanza. “Sería muy raro”, nos dicen quienes la conocen.

La infanta Cristina y tres de sus hijos salen de la clínica Quirón, donde visitaron al rey Juan Carlos. (EFE)
La infanta Cristina y tres de sus hijos salen de la clínica Quirón, donde visitaron al rey Juan Carlos. (EFE)

El colegio de Miguel e Irene, el Ecolint, empezó el 2 de septiembre y allí están los niños, yendo a clase. Ni Lisboa ni siquiera Madrid, opciones que aparecieron en primavera como posibles nuevas residencias de la familia Urdangarin de Borbón. La infanta Cristina viaja mucho a España, tanto a Barcelona como a Madrid, pero su residencia y puesto de trabajo está donde ha estado en los últimos años. Así nos lo aseveran desde su entorno laboral: “No hay novedades”.

Reglamento penitenciario

Su marido, Iñaki Urdangarin, sigue peleando por obtener el tercer grado, tal y como han publicado varios medios, algo que podría lograr a finales de año, cuando habrá cumplido un cuarto de su condena. Para ello, necesita tener una base en el exterior de la prisión. Un lugar donde poder dormir, si lo necesitara, y un trabajo.

LEA MÁS: La infanta Cristina y sus hijos, las dos visitas especiales que ha recibido Urdangarin

La actual situación de Urdangarin no es favorable a un tercer grado porque ni tiene domicilio en España ni tiene un trabajo. Él lo sabe, así como su círculo íntimo, por lo que se puso en marcha para lograr que justifique el tercer grado. Se trata de presentar una oferta de trabajo que le permita salir de prisión durante el día.

Exteriores de la prisión de Brieva. (EFE)
Exteriores de la prisión de Brieva. (EFE)

Pero cada caso es un mundo, nos indican desde Instituciones Penitenciarias, y cada preso necesita un análisis concreto. Porque hay presos extranjeros, por ejemplo, que ni tienen trabajo ni domicilio en España y consiguen el tercer grado. Además, los abogados pueden recurrir cualquier decisión de la Junta de Tratamiento y el juez darles la razón.

"Cristina no se mueve"

La infanta Cristina espera que su marido obtenga el tercer grado cuanto antes, algo que podría suceder a finales de año, pero ella no se ha movido ni piensa moverse. “Puede que Iñaki pase las noches que tenga libres con su familia en Vitoria o incluso podría dormir en casa de algún amigo”, señalan desde su entorno, “pero Cristina no se mueve, está todo muy bien allí, sobre todo para sus hijos, que son la prioridad absoluta de la pareja”, señalan desde su entorno.

La infanta Cristina. (EFE)
La infanta Cristina. (EFE)

Desde Vanitatis hemos consultado al entorno del exduque y apuntan que lo más sencillo sería que le ayuden desde Madrid, algún amigo. Sencillo pero no fácil. “Una posibilidad, quizás la más fácil ahora, es que tenga actividad laboral en Vitoria, que su hermano le ayude”, apuntan desde el mismo círculo, “pero entonces creo que tendría que pedir traslado de prisión, complicado. Otra cosa que se ha mirado es que algún amigo le ayude en Madrid”. En Vitoria está parte de su familia; en Madrid cuenta con amigos; y en Barcelona tiene familia muy importante: su hermana mayor, Ana, con quien incluso vivió una temporada hace años.

Cada caso penitenciario, un mundo

En el caso del régimen penitenciario solo se puede especular. Porque el reglamento es muy extenso y la Junta de Tratamiento, que es quien decide en cada caso, hace informes exhaustivos y muy individualizados para ajustarse a las necesidades de cada preso. Por lo que Urdangarin podría pedir incontables cambios o incluso ninguno.

LEA MÁS: Urdangarin estudia un master de 'coaching' en prisión

Por ejemplo: puede pedir un permiso inicial, que va "de tres a seis días"; o un cambio de régimen, del segundo grado actual al tercero. Pero el tercer grado a su vez tiene múltiples formas, todas adaptadas a cada preso. Es decir, el permiso se ajustaría a su trabajo, si es que tiene una oferta; o a su domicilio, ya sea en España o fuera.

Exteriores de la prisión de Brieva, Ávila, en la que vive Urdangarin. (EFE)
Exteriores de la prisión de Brieva, Ávila, en la que vive Urdangarin. (EFE)

Podría dormir en prisión o en un centro de inserción social entre semana y los fines de semana pasarlos en libertad. Incluso podría pedir salir del país y fichar en una comisaría. Las opciones son casi infinitas. Todo dependerá de la Junta de Tratamiento, cuya decisión, además, puede ser recurrida. Entonces es el juez quien decide.

La situación es compleja y cualquier afirmación es una especulación porque se trata de futuribles. Así lo señalan, además, desde Instituciones Penitenciarias, quienes se ciñen al reglamento. Lo que ha quedado claro por el momento es que haga lo que haga Iñaki Urdangarin, su mujer, la infanta Cristina, seguirá con su vida en Ginebra.

Casas Reales
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios