Logo El Confidencial
THE CROWN

La crueldad de Carlos con el primer marido de la princesa Ana: así lo llamaba

Es habitual que los miembros de la familia Windsor se dirijan unos a otros con motes, algunos un tanto desagradables, como es el caso del que inventó el futuro rey para su cuñado

Foto: El príncipe Carlos y la princesa Ana, hace unos meses. (Getty)
El príncipe Carlos y la princesa Ana, hace unos meses. (Getty)

Es muy conocida la afición de los miembros la familia Windsor a ponerse motes. Para los más cercanos, la reina Isabel es Lilibeth, mientras que al príncipe Guillermo estuvieron llamándolo durante mucho tiempo Wombat, como el marsupial originario de Australia. Hasta una recién llegada como Meghan Markle ha seguido la costumbre, dejándo el nombre del príncipe Harry en una simple H, tal y como confesó en el documental sobre su viaje a Sudáfrica. Incluso supimos hace unos meses que el príncipe George se refería a él mismo como Archie, antes de que naciera su primo, el hijo de los duques de Sussex.

Ahora bien, hay apodos que no son tan cariñosos y resultan hasta dañinos, como refleja la serie 'The Crown', rescatando algunas de las historias olvidadas de la familia. El duque de Windsor, tío de la actual monarca, se refería a su cuñada, la Reina madre como Cookie -Cocinillas-. Aunque en la serie, el que hubiera sido rey Eduardo afirma que es porque "es gorda, común y parece una cocinera", parece ser que realmente lo decía por la creencia de que en realidad era la hija de la cocinera de su familia. Pero los motes más maliciosos no provienen solo del duque de Windsor, ya que el príncipe Carlos y el príncipe Andrés también dedicaron uno al que fue durante dos décadas su cuñado, Mark Philips, primer marido de la princesa Ana.

La princesa Ana, junto al duque de Edimburgo y sus hermanos en el funeral de la Reina madre. (Getty)
La princesa Ana, junto al duque de Edimburgo y sus hermanos en el funeral de la Reina madre. (Getty)


Al parecer, según varios expertos reales, Carlos y Andrés lo tomaban como una broma, pero lo cierto es que no era precisamente un apodo agradable, ya que se referían a él como Niebla, ya que "era grueso y húmedo". Un detalle más que indica el tipo de relación que tuvo el padre de Zara Tindall con la familia Windsor, conocida y calificada por los expertos como "no precisamente agradable". Según los reporteros de la época, en la familia real "no lo trataron bien", algo que también confirmaba años después Paul Burrell, mayordomo de la princesa Diana.

Parece que el capitán Philips nunca se adaptó a la vida de la familia real, a la que tampoco él terminó nunca de convencer, ya que era plebeyo e hijo de un marcador de salchichas. Pero, después del noviazgo frustrado con Andrew Parker Bowles, con quien no podía casarse por la diferente religión que profesaban, parece que la princesa Ana se empeñó en casarse con quien ella decidiera. Y ese no fue otro que Mark Philips, con quien tuvo dos hijos y del que se divorció en 1992, después de muchas tensiones y relaciones extramatrimoniales por parte de ambos.

La princesa Ana, junto a su exmarido, Mark Philips. (Getty)
La princesa Ana, junto a su exmarido, Mark Philips. (Getty)

Casas Reales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios