Logo El Confidencial
LOS CASTIGADORES

Guillermo y Máxima de Holanda castigan a un periodista por saltarse sus normas

El estreno de la obra de teatro que escribió la princesa Amalia, el pasado diciembre, fue el escenario del último desencuentro de los reyes con la prensa, del que ahora se han sabido las consecuencias

Foto: Guillermo y Máxima, durante el posado familiar en la estación de esquí de Lech, en 2019. (EFE)
Guillermo y Máxima, durante el posado familiar en la estación de esquí de Lech, en 2019. (EFE)

Aparentemente Meghan Markle y el príncipe Harry no son los únicos royals que no están dispuestos a que la paz en los momentos que consideran familiares y privados se vea perturbada. Si hace unos días, la pareja amenazaba con demandar a los fotógrafos que están en Canadá siguiendo sus pasos, ahora nos vamos hasta Holanda, donde se ha sabido que los reyes Guillemo y Máxima no solo han lanzado una advertencia, sino que la han cumplido, sentando precedente y poniendo en aviso al resto de la prensa del país.

Les ponemos en situación. A mediados de diciembre tenía lugar el estreno del musical coescrito por la princesa Amalia. Cómo no, la heredera estuvo apoyada por sus padres, sus hermanas y sus dos abuelas en el patio de butacas. Fue un acontecimiento que, dado que se trata de la futura reina, despertó enorme expectación entre los medios del país. Pero parece que Guillermo y Máxima no pensaban lo mismo, considerándolo un momento estrictamente privado y familiar. No tardó en surgir la polémica. Aunque la gran mayoría de los medios holandeses no publicaron las fotos, sí hubo uno que emitió un vídeo de la familia dentro del teatro, concretamente el programa RTL Boulevard, a través de su experto en casas reales Marc van den Linden.

Guillermo y Máxima de Holanda, durante una visita a Alemania. (EFE)
Guillermo y Máxima de Holanda, durante una visita a Alemania. (EFE)


La polémica no hubiera pasado a mayores si no fuera por el código de conducta que Guillermo y Máxima impusieron hace unos años a la prensa holandesa. Un código que no es de obligado cumplimiento, pero sí muy aconsejable, ya que viene a decir que, si no se respetan los momentos privados y familiares de los reyes y sus hijas, es posible que luego esos medios no tengan acceso a los actos públicos. Y así ha sido, el programa de la televisión holandesa que emitió las imágenes y el redactor que las consiguió han sido vetados para el posado en la nieve que la familia realiza todos los años, previsto para mediados de febrero. Un gesto que sirve de toque de atención al resto de medios, para que no les quede duda de lo que se puede cubrir y lo que no.

Aunque sí es la primera vez que se toman este tipo de medidas, no es la primera que Guillermo y Máxima tienen un desencuentro con la prensa. Hace solo unos meses, mientras disfrutaban de la Feria de Sevilla, circuló un vídeo de Máxima y sus hijas bailando flamenco. En esa ocasión, fue el propio Gobierno el que pidió a los medios de comunicación que dejara de emitir las imágenes, lo que causó gran indignación entre los periodistas holandeses, ya que consideraban que la prensa española había trabajado en Sevilla con total libertad. Y años antes, denunciaron a una revista por publicar unas fotos de Amalia jugando al hockey. Aunque la indemnización fue simbólica, ya que la publicación solo tuvo que pagar 1.000 euros, fue más que significativa, ya que el juez dio la razón a los reyes, entendiendo que la princesa también tiene derecho a preservar su intimidad.

La familia real de Holanda en la Feria de Sevilla. (EFE)
La familia real de Holanda en la Feria de Sevilla. (EFE)

Casas Reales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios