Logo El Confidencial
CASA REAL

Los amigos fieles y leales que aún le quedan al rey Juan Carlos

Vienen tiempos muy complicados para el emérito y estas amistades van a ser fundamentales en su vida de jubilado alejado de su hijo

Foto: El rey Juan Carlos, en una foto de archivo. (Limited Pictures)
El rey Juan Carlos, en una foto de archivo. (Limited Pictures)

El comunicado de la Casa del Rey, desvinculando a Felipe VI de las anomalías cometidas por su padre, reabre un nuevo cordón sanitario, como ya sucedió con el caso Noos. La última aparición del emérito en un lugar público fue en el estadio del Atlético de Madrid para ver el partido contra el Liverpool. Se le esperaba en el funeral de Plácido Arango, al que solo acudieron los Reyes titulares. Los comentarios que se escucharon ese día, por parte de íntimos de la familia del empresario, tenían que ver con el no hacer sombra a la figura del jefe del Estado. A raíz del comunicado que este lunes ha enviado Zarzuela, las conjeturas son diferentes.

Felipe VI no quería, bajo ninguna circunstancia, una imagen con su padre. Hizo lo mismo con su hermana Cristina, con la que no volvió a tener trato en lugares públicos. En la misa funeral por la infanta Pilar, celebrada en la basílica del Escorial, ni la miró y tampoco hubo acercamiento en el encuentro posterior donde se sirvieron un consomé y unos refrescos. Al menos, así lo confirmaron testigos presenciales a Vanitatis.

Felipe VI, junto a su padre, don Juan Carlos. (EFE)
Felipe VI, junto a su padre, don Juan Carlos. (EFE)

La nueva etapa donde el hijo ha impuesto el aislamiento al padre tras las informaciones publicadas por el diario inglés 'The Telegraph' estará marcada por el alejamiento del llamado núcleo duro. En ese reportaje se recogen datos que no dejan en buen lugar al anterior jefe del Estado. El monarca creó la fundación Lucum, radicada en Panamá, en julio de 2008 y en ella, según el periódico, se recibían importantes sumas de dinero de supuestas comisiones.

Caza y regatas

A partir de ahora, esta será la estrategia con don Juan Carlos, cuya vida cotidiana no va a cambiar demasiado. Desde que se jubiló, sus actividades lúdicas marcan su agenda. No habrá grandes cambios en este sentido y seguirá compartiendo con su grupo de amigos y conocidos el mundo cinegético y de regatas. Con los primeros ha participado desde el mes de enero en cacerías en la finca La Flamenca de Aranjuez (propiedad del duque de Fernán Nuñez) y en el campo de Alberto Alcocer. El empresario forma parte, desde hace muchos años, de su círculo más cercano, al que hay que añadir nombres como Javier Corsini Freese (que explota La Flamenca), Vicente Boluda, Amador Suárez, José Manuel Pardo, Carlos Cutillas, Miguel Arias (dueño del restaurante Flanigan en Mallorca), el abogado granadino Jerónimo Páez y el ganadero Samuel Flores.

Las amistades de don Juan Carlos también engloban nombres tan conocidos como los de Alicia Koplowitz, Javier Solana o el desaparecido Plácido Arango y su pareja, Cristina Iglesias, con los que este verano compartía cena en un restaurante de Torrelodones.

Los Reyes saludan a la familia de Plácido Arango a su llegada al funeral. (EFE)
Los Reyes saludan a la familia de Plácido Arango a su llegada al funeral. (EFE)

Bertín Osborne es otro de los que mantiene una buena relación con el emérito. Hace una semana contaba al grupo de periodistas de la Peña Cuarto Poder que en varias ocasiones le había pedido su participación en 'Mi casa es la tuya'.

Y no hay que olvidar el grupo de incondicionales del mundo de las regatas. Ese entorno está formado por empresarios que no necesitan de la influencia real y regatistas con un nivel económico muy alto, entre los que se encuentran Juan Carlos Escotet, Mauricio Sánchez-Bella, José Luis Angoso, Tara Getty, Peter Dubens, Francisco Botas y Josep Cusí, su amigo fiel y leal desde hace medio siglo. Todos ellos se caracterizan por mantener un perfil público muy bajo en su relación real. Pasar desapercibidos para la prensa es su prioridad. Incluso para Pedro Campos Calvo Sotelo, en su calidad de presidente del Club Náutico de Sanxenxo (Pontevedra) y armador del Bribón, el barco con el que compitió en Noruega don Juan Carlos antes de su operación de corazón.

El rey emérito Juan Carlos patronea el buque Bribón. (EFE)
El rey emérito Juan Carlos patronea el buque Bribón. (EFE)

De Sanxenxo a Suiza

Estaba previsto que a finales de marzo don Juan Carlos viajara a Sanxenxo para participar presencialmente en la regata que lleva su nombre. Y como todas las actividades deportivas, esta también se ha cancelado, con lo que su visita a Galicia queda también suspendida.

La soledad del Rey va a ser importante en el aspecto familiar, pero sus fieles seguirán compartiendo la vida alternativa. Don Juan Carlos vive en el palacio de la Zarzuela, aunque es muy probable que pase temporadas fuera de España, posiblemente en Suiza, donde Marta Gayá tiene un apartamento en Gstaad. La amiga fiel, que nunca le ha traicionado, va a ser una de las personas de las que va a recibir un gran apoyo, igual que de las amistades gallegas.

Otro destino podría ser la República Dominicana, donde la familia Fanjul tiene posesiones y es propietaria de Casa de Campo, uno de los lugares donde hay mayor número de millonarios por metro cuadrado. Hace seis años, los hermanos Fanjul homenajearon al amigo real al bautizar una de las avenidas más importantes de la lujosa urbanización con el nombre Rey Juan Carlos I. Ese día, con la presencia del monarca, el empresario le dedicó unas palabras que acabaron con un reconocimiento de fidelidad: “Tengo el privilegio de ser su amigo desde hace más de cuarenta años y mi familia y yo estaremos siempre a su lado”.

Vienen tiempos muy complicados para don Juan Carlos y estas amistades van a ser fundamentales en su vida de jubilado alejado de su hijo.

Casas Reales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios