Philip Adkins: así es el primer marido de Corinna que se hizo íntimo de Juan Carlos I
  1. Casas Reales
FAMILIA REAL ESPAÑOLA

Philip Adkins: así es el primer marido de Corinna que se hizo íntimo de Juan Carlos I

Presentados por la alemana cuando esta era la "amiga entrañable", el empresario americano consiguió hacerse un hueco en el círculo más cerrado del emérito

Foto:  Corinna y su primer marido, Philip Adkins, en un fotomontaje de Vanitatis.
Corinna y su primer marido, Philip Adkins, en un fotomontaje de Vanitatis.

Philip Adkins, el que fuera el primer marido de Corinna Larsen, es uno de los nombres clave en las últimas revelaciones sobre los escándalos económicos de don Juan Carlos. Este mismo lunes, El Confidencial destapaba que el empresario americano recibió en su cuenta los fondos de un viaje de lujo a Tahití que el Rey emérito realizó en 2016. Una información que puede parecer sorprendente, pero que no lo es tanto si se tiene en cuenta que el padre de Felipe VI y Adkins mantienen una estrecha amistad.

Presentados por Corinna cuando esta era "amiga entrañable" de don Juan Carlos, Philip consiguió hacerse un hueco en el círculo más cerrado del emérito, siendo incluso su paño de lágrimas cuando Larsen se alejó de él. Una amistad cuando menos curiosa de dos de los hombres de la vida de Corinna: Adkins, su primer marido y padre de su hija, y Juan Carlos, su entrañable amigo al que estuvo muy unida.

Pero... ¿quién es realmente Philip Adkins? Una joven Corinna Larsen de 21 años trabajaba en París en la Compagnie Générale des Eaux -más tarde la multinacional Vivendi- cuando conoció al que después sería su marido. Por aquel entonces Philip ocupaba un importante puesto en Citigroup como banquero de inversiones. Nacido en Míchigan en 1958, y educado en las universidades de Columbia y Harvard, en esos momentos se encontraba destinado en Japón, pero visitaba a menudo París.

Lo suyo fue un amor a primera vista, y en 1991 decidían pasar por el altar. Dos años más tarde, la pareja se mudaba a Londres habiendo él ya hecho una gran fortuna que le permitió retirarse y centrarse en otros negocios que eran más una afición, como convertirse en inversor de una cerveza australiana. En 1992, Corinna y Philip daban la bienvenida a su única hija, Nastassia Adkins.

Corinna con Nastassia. (Redes sociales)
Corinna con Nastassia. (Redes sociales)

Nasty, como la conocen familiarmente, tiene actualmente 27 años, y está asentada en Estados Unidos después de haber cursado Historia del Arte y Empresariales en la prestigiosa Universidad de Columbia. Nastassia pasó una breve temporada en Madrid antes de concluir sus estudios en el Campus de Deerfield, en Massachusetts. Gracias a su buen expediente, a los 18 años la joven recibió una beca para trabajar en el Museo del Prado como traductora de español-inglés y organizadora logística de algunas exposiciones.

Philip y Corinna se separaron cuando Nastassia tenía dos años, en 1994, aunque continuaron manteniendo una buenísima relación, incluso después de que ella se casase en segundas nupcias con el príncipe Casimir Sayn-Wittgenstein-Sayn, padre de su segundo hijo, Alexander. Fue tras el fracaso de este matrimonio en 2005 cuando en una cacería en la finca La Garganta, propiedad del duque de Westminster en Almodóvar del Campo (Ciudad Real), conoció a don Juan Carlos.

Adkins, aficionado también a la caza, participó en varias cacerías junto al Rey emérito, naciendo entre escopetas y cartuchos la amistad que hoy en día mantienen. Tanto es así que Philip estaba presente en el viaje a Botsuana en el que don Juan Carlos se rompió la cadera. Él mismo contó su experiencia a la revista 'Vanity Fair': "Yo estaba en África, en el viaje con Corinna y su hijo. Fue un viaje familiar. Un viaje que se basó en la relación de dos hombres mayores, el señor Kayali y Su Majestad, amigos desde hace muchos años. Yo estaba allí como parte del viaje de caza y escuchaba a dos viejos amigos hablar sobre la amistad", contaba el empresario.

"Fue un privilegio estar allí. Corinna, su hijo y yo pasamos unos días buenísimos en la sabana africana, lo pasamos muy bien y tenemos unos recuerdos maravillosos. Fue un accidente terrible y estar en un sitio en el que no sabes exactamente dónde está la cabina o la altura de la cama… te desorienta. Es un accidente humano y es terrible. Creo que fue muy desafortunado que el Rey se cayera y se rompiera la cadera", explicó en referencia al accidente de don Juan Carlos.

A pesar de que en ocasiones ha hablado para la prensa de su relación con Juan Carlos, Adkins se caracteriza por una cierta discreción. Sus negocios en la actualidad son un misterio y lo último que se sabe de él es que se había aficionado a la cría de caballos en Sussex (Reino Unido). Uno de sus equinos, Parkmore Ed, consiguió en su momento varias victorias, pero en el mundillo lo consideran un "amateur", como revela Ana Romero en su libro 'Final de partida'.

Corinna Larsen, en una imagen de archivo. (Getty)
Corinna Larsen, en una imagen de archivo. (Getty)

Corinna zu Sayn-Wittgenstein
El redactor recomienda