Victoria de Suecia: la lujosa (y criticada) decoración del palacio de Haga
  1. Casas Reales
COSTOSA REFORMA

Victoria de Suecia: la lujosa (y criticada) decoración del palacio de Haga

Han salido a la luz algunos de los elementos decorativos de la residencia de la heredera sueca y su familia. Y las críticas por la exclusividad de algunos de ellos no han tardado en llegar

placeholder Foto: Victoria de Suecia y Daniel, posando frente al palacio de Haga por su décimo aniversario. (Elisabeth Toll / Casa Real)
Victoria de Suecia y Daniel, posando frente al palacio de Haga por su décimo aniversario. (Elisabeth Toll / Casa Real)

Es raro que Victoria de Suecia sea criticada por sus dispendios económicos. Además de ser una de las royals que más suele reutilizar su vestuario, incluso rescatando algunas piezas con décadas de vida del armario de su madre, la reina Silvia, no se le conocen grandes lujos. Ni en sus vacaciones ni en su día a día. Pero sí hay un tema que ya en su momento fue objeto de controversia y del que no ha podido escapar. Y es su casa, el castillo de Haga, donde vive desde 2010, consiguiendo cumplir así su sueño de habitar el lugar donde tan buenos momentos pasó en su infancia y tan importante para la familia.

Pero, claro, para poder tomar posesión de este lugar tan especial, tuvo que encargar una costosa reforma que en su momento ascendió a 46 millones de coronas suecas, es decir, unos 5 millones de euros. Un dinero del que Victoria y Daniel asumieron una parte, la que correspondía al uso más privado del castillo, y la Agencia de Propiedad Estatal, la relacionada con aquella que iba a tener un uso más institucional. Después de dos años y una remodelación interior completa, esta propiedad de 3.000 metros cuadrados y 41 habitaciones estaba lista para que sus nuevos inquilinos la ocuparan.

placeholder Vista general del palacio de Haga. (Klas Sjöberg / Casa Real de Suecia)
Vista general del palacio de Haga. (Klas Sjöberg / Casa Real de Suecia)

Y, además de que los 5 millones de euros que había costado ponerla a punto ya habían sido tema de debate, también algunos de los elementos del mobiliario y la decoración salen ahora a la palestra por su exclusividad y alto precio. Un lujo que muchos no creen que la princesa deba permitirse, al proceder de un dinero que sale de las arcas públicas, ya que, aunque Victoria y Daniel pagaran parte del coste, su sueldo, al fin y al cabo, procede del dinero de los contribuyentes suecos.

A nadie le ha pasado por alto el papel pintado que se ha visto en algunas de las estancias del castillo, que hemos podido ver con mucha más frecuencia en los últimos meses, gracias al trabajo desde casa que ha hecho la pareja, obligados por la situación de pandemia. Un papel que, según los documentos conseguidos por un diario sueco, ascendió a los 4.000 euros y que fue elegido por la princesa Magdalena, amante de la decoración de interiores. Y otro costoso detalle que se ha conocido son los soportes para el papel higiénico de los cuartos de baño: más de 130 euros cada uno.

Pero es la cocina la que se lleva la palma. Su coste total fue de más de un millón de coronas suecas, una cantidad indecente para muchas voces que no han tardado en levantarse tras conocer algunas de las cifras. Cuenta con una cocina de la marca Dalby en estilo rústico, encimera de mármol de Carrara y una exclusiva estufa AGA -muy conocida también por la familia real británica-, con parrilla y tres hornos, cuyo precio supera los 10.000 euros. Unas cifras que indican que Victoria y Daniel no han reparado en gastos para hacer de la emblemática propiedad de los Bernadotte el hogar perfecto.

placeholder Victoria y Daniel, trabajando en el interior de Haga. (Instagram: @kungahuset)
Victoria y Daniel, trabajando en el interior de Haga. (Instagram: @kungahuset)
Victoria de Suecia
El redactor recomienda