Iñaki Urdangarin seguirá como voluntario cuando obtenga la libertad
  1. Casas Reales
comenzó hace un año

Iñaki Urdangarin seguirá como voluntario cuando obtenga la libertad

Por este trabajo no hay remuneración económica, pero sí ha servido para que la Junta de Tratamiento diera un informe positivo al juez de Vigilancia Penitenciaria

Foto: Iñaki Urdangarin. (EFE)
Iñaki Urdangarin. (EFE)

Hace un año, la llegada a la residencia Hogar Don Orione de Iñaki Urdangarin se convirtió en su primera aparición pública desde que ingresó en la cárcel de Brieva para cumplir condena por el caso Nóos. La policía nacional tuvo que acordonar la zona dado el despliegue de medios que esa mañana esperaban la llegada del marido de la infanta Cristina. Apareció sonriente con dos escoltas y el conductor. Los dos funcionarios, pertenecientes a las fuerzas de seguridad del Estado, permanecieron con él mientras duró su horario de voluntariado.

Por este trabajo no hay remuneración económica, pero sí ha servido para que la Junta de Tratamiento diera un informe positivo al juez de Vigilancia Penitenciaria. Una vez cumplido con su trabajo, regresaba a la prisión de la localidad de Ávila. Esta agenda ha permanecido inalterable hasta que llegó el estado de alarma en el mes de marzo y la residencia Don Orione restringió las visitas a familiares y el acceso a los voluntarios.

El pasado 3 de septiembre, Iñaki regresó a la residencia concertada, que abrió sus puertas por primera vez en 1967. En estos momentos, el marido de la infanta Cristina acude tres días a la semana y podría ampliarse a cinco, como explica la directora del centro ubicado en Pozuelo de Alarcón: “Cuanta más gente pueda ayudar, mejor. Siempre hacen falta manos y ayuda”.

Iñaki Urdangarin y la infanta Cristina, en una imagen de archivo. (EFE)
Iñaki Urdangarin y la infanta Cristina, en una imagen de archivo. (EFE)

Hay 120 internos, 100 trabajadores y cerca de 40 voluntarios, y Urdangarin es uno más. Los residentes son personas con discapacidad intelectual y física que necesitan atención las 24 horas el día. “Si al señor Urdangarin le dan permiso para venir más días, nos parecería muy bien. Aquí se prestan servicios de educación especial, fisioterapia, logopedia, rehabilitación, integración social, psicomotrocidad y deporte. El trabajo de un voluntario va desde pasear a entretener y jugar con ellos”.

Sin trato de favor

Precisamente, estos apartados son en los que Iñaki Urdangarin presta sus conocimientos como deportista de élite que fue. Según confirman a Vanitatis, “Iñaki es un hombre muy afable que conecta muy bien con la gente. No hay ningún trato de favor para él. Come con el resto de trabajadores y nadie le pregunta por su familia ni cómo se encuentra en Brieva. Aquí hay verdaderas tragedias y personas que no responden a los estímulos externos. Es un trabajo duro”. La única diferencia con el resto de voluntarios es que, durante las horas que permanece en el centro, los dos escoltas permanecen en el vestíbulo.

Iñaki, a su llegada al Hogar Don Orione. (EFE9
Iñaki, a su llegada al Hogar Don Orione. (EFE9

Si no hay contraorden, Iñaki dedicaría los cinco días de la semana. Además, parece ser que una vez obtenga el tercer grado, seguiría colaborando con el Hogar Don Orione. “Este lugar te abre los ojos y valoras lo que de verdad importa. El interés de la prensa ha hecho que nos hagamos visibles”, aseguran varios trabajadores que cada día se enfrentan a una difícil realidad: dar calidad de vida a los que no la tienen por su discapacidad.

Iñaki Urdangarin
El redactor recomienda