Cuando se frieron en una sartén los negativos del 'topless' de Lady Di tras pagar 160 M
  1. Casas Reales
PRINCESAS Y PAPARAZZI

Cuando se frieron en una sartén los negativos del 'topless' de Lady Di tras pagar 160 M

Hablamos con uno de los fotógrafos que retrató a la princesa de Gales en una situación tan delicada que las pruebas acabaron carbonizadas. Esta es la historia

placeholder Foto: La princesa Diana. (Cordon Press)
La princesa Diana. (Cordon Press)

‘The Crown’ sigue sorprendiendo y va a sorprender aún más. Si en los ochenta han pasado cosas en palacio, es poco comparado con lo que se avecina para los Windsor en la quinta temporada, que ya se cuece en la plataforma digital. La temporada 4 finaliza en 1990, el año en que Thatcher salía de su cargo como primera ministra. A partir de ahí, la nueva etapa se adentra de lleno en esa década y contempla el divorcio de los tres hijos mayores de la monarca: Ana y Mark Phillips en 1992, al igual que el príncipe Andrés y Sarah Ferguson y Carlos y Diana en 1996. Estos últimos, en concreto la princesa de Gales, son personajes claves de la serie que ha causado una auténtica revolución y así seguirá siendo en los siguientes años. En la nueva temporada, Emma Corrin será sustituida por la actriz Elizabeth Debicki para encarnar a Lady Di en su última etapa.

Foto: Carlos y Diana, junto a Isabel II. (Cordon Press)

Uno de los episodios que se han contemplado en los guiones de la próxima temporada, fue el paso de la 'princesa del pueblo' por la Costa del Sol y el sonado 'topless' que monopolizó portadas y titulares sin llegar a hacer públicas las fotos. Los diarios populares londinenses estimaron en su día que “el robo de fotos” que se hizo a Lady Di por parte de los paparazzi españoles fue “una humillación y una violación a sus derechos fundamentales”. Las fotos en el hotel Byblos de Mijas, donde la princesa y dos amigas decidieron pasar unos días para tomar el sol, fue un escándalo que nunca vio la luz. Según la prensa británica, los fotógrafos tomaron un total de 30 instantáneas, de las cuales ocho eran de Diana en 'topless'. Uno de los fotógrafos que se inscribieron en el hotel se situó en una habitación del piso superior donde estaba la madre de Guillermo y Harry tomando el sol en una terraza, mientras que otro tomó las instantáneas desde la planta baja del hotel.

Simoneta Gómez-Acebo, la fuente

Vanitatis ha querido saber qué ocurrió y cómo fue realmente el ‘making off’ de este episodio que supuso un duro revés para la princesa de Gales, que salió huyendo de la Costa del Sol tras el altercado. Para ello hemos hablado con Jorge Ogalla, uno de los fotógrafos que inmortalizó la exclusiva y que dice no haber olvidado la cara de Diana ni un solo día de su vida. Aunque los focos de medio mundo seguían de cerca a la princesa, nadie hasta entonces “había pegado un pelotazo como el que pegamos nosotros”. El matrimonio con el príncipe Carlos de Inglaterra se había acabado y llevaban separados desde 1992, aunque el divorcio no llegó hasta 1996. Fue la época de más entradas y salidas de la princesa. La de la Costa del Sol fue en mayo de 1994. Ella vino buscando el sol y alejarse de la realeza. Pero lo que encontró fue otro escándalo más.

placeholder Simoneta Gómez-Acebo, en una imagen de archivo. (Cordon Press)
Simoneta Gómez-Acebo, en una imagen de archivo. (Cordon Press)

Jorge nos cuenta que se enteró “de la manera más tonta” de que Lady Di estaba en la zona. "Fuimos al hotel Puente Romano y vi a un amigo que me dijo: 'Oye, que me acabo de encontrar a Simoneta Gómez-Acebo y me ha contado que venía en el mismo avión que Diana de Gales. Que está por aquí con dos amigas de incógnito'". Y ahí saltaron las alarmas de los paparazzi de la zona para montar un operativo e investigar dónde se encontraba la 'royal' para cazar la foto de la temporada.

La princesa a cuatro patas

Diana buscó un lugar lejos de la atención de la prensa española y, sobre todo, de la británica. Intentó esquivar los teleobjetivos, pero fue en vano. Primero iba a alojarse en un campo de golf discreto, que al final fue desestimado por filtraciones, y optó por trasladarse a uno de los establecimientos hoteleros más emblemáticos de la época: el hotel Byblos en Mijas, un lugar habitual de descanso de familias de la alta sociedad europea, empresarios, políticos y de músicos como los Rolling Stones, que lo hicieron famoso.

placeholder Lady Di, con un diseño de Catherine Walker en 1995. (Getty)
Lady Di, con un diseño de Catherine Walker en 1995. (Getty)

“Ella montó allí el cuartel general”, nos señala Jorge. “Nosotros alquilamos una habitación. Por un lado, estábamos Diego y yo; y por otro Chema Clares y Félix el Tormenta. Desde distintos puntos del hotel, podíamos disparar los planos de la piscina. Los fotógrafos ingleses han llegado a decir de nosotros esos días que resucitamos de las hamacas como si fuéramos zombis de las tumbas con nuestros teleobjetivos”. La princesa Diana esquivó los flashes como pudo hasta que la situación se hizo cada vez más insostenible. Además de los paparazzi, una legión de fotógrafos se apostó en los alrededores del hotel en busca de la mejor instantánea. Entre baños de sol, partidos de tenis y sesiones de talasoterapia, intentaban buscar la exclusiva en alguna parte.

Foto: Diana de Gales. (Reuters)

Pero la foto de los 160 millones de pesetas no llegó hasta una tarde calmada en la piscina. Entonces, Lady Di se quitó el albornoz: “Fueron milésimas de segundo. Ella se desaflojó la cuerda del bikini y, al darse la vuelta, ahí la pillamos. ¿Me preguntas que se veía exactamente? Pues ya te digo: un rincón de la piscina con ella en la tumbona boca abajo sin el sostén, a cuatro patas. Se hicieron ocho diapositivas desde un lateral. Ni más ni menos. La exclusiva de los 160 millones de pesetas por las fotografías que nunca vieron la luz, es solo una secuencia de segundos”.

Fotos en una sartén

Una revista española terminó comprando los derechos mundiales de las fotografías en 'topless' para que no fueran publicadas. Jorge nos cuenta que a él le correspondieron 25 millones de aquel montante que se repartió: “Con esos millones me compré parte del chalé donde vivo y una televisión gigante que tenía muchas ganas de tenerla. Ahora siempre que la veo, me acuerdo de Lady Di”.

Jorge no se olvida de lo duras que fueron las negociaciones con el medio nacional que decidió quedarse con las fotografías: “Solo recuerdo que estábamos todos allí, en Madrid, en una cocinita que había en la redacción. El editor cogió las 8 diapositivas y las quemó en una sartén delante de nosotros dejándonos muy claro que esperaba que no hubiera ninguna más. Y con eso, se acababa el problema”. No era la primera vez que esta revista compraba las fotos y destruía los negativos, para 'salvar' a la princesa de Gales de situaciones embarazosas.

placeholder Algunos ejemplos de las portadas de la época. (Sunday Mirror)
Algunos ejemplos de las portadas de la época. (Sunday Mirror)

Esos días, los diarios londinenses 'The Sun' y 'Daily Star' rechazaron la oferta de la compra. La princesa había hecho una petición de intimidad en su país anunciando la intención de abandonar la vida pública, una vez consumada su separación del heredero de la Corona. Este hecho se sumó al que ocurrió un año antes, cuando la publicación de fotografías comprometedoras de Diana produjo un escándalo de tal tamaño que en el Parlamento se debatió la amenaza de restricciones gubernamentales a la prensa como consecuencia de las violaciones de la privacidad real. Ese último escándalo tuvo que ver con fotografías indiscretas de Lady Di publicadas en el 'Sunday Mirror', que colocó en su portada una instantánea de la princesa haciendo ejercicios en un gimnasio.

Pesadilla en la Costa del Sol

Para Lady Di, el viaje a la Costa del Sol fue una auténtica pesadilla. No pudo encontrar la tranquilidad que venía buscando, e incluso su partida desde Málaga, en vuelo regular de British Airways, se convirtió en un calvario. Ni el consulado, ni la embajada británica en Madrid dieron aviso al aeropuerto para que se estableciera un servicio de protección, y la princesa se encontró con un ejército de personas que querían inmortalizarla. El Patronato de Turismo de la Costa del Sol, en un intento de quedar bien tras la accidentada visita, reaccionó enviando a Diana un ramo de flores y una carta pidiendo disculpas por el acoso sufrido.

El episodio de las fotografías de Diana con el pecho al descubierto fue criticado por el mismísimo Palacio de Buckingham, que las consideró como una nueva intromisión en la vida privada de la princesa de Gales. "No estamos preparados para discutir imágenes que no hemos visto, pero, obviamente, a nadie le gusta que le tomen fotografías que sean una intromisión de la intimidad. Y ello incluye a la princesa de Gales", se puntualizó a través de un portavoz del palacio.

Diana de Gales Noadex
El redactor recomienda