El incierto futuro del broche favorito de la reina Sofía, una joya histórica que Letizia no ha lucido
  1. Casas Reales
JOYAS REALES

El incierto futuro del broche favorito de la reina Sofía, una joya histórica que Letizia no ha lucido

El tiempo dirá si el broche también es traspasado a la reina Letizia, o se quedará en el joyero de Elena, Cristina o alguna de sus hijas

placeholder Foto:  La infanta Cristina, con el broche. (Getty)
La infanta Cristina, con el broche. (Getty)

Con motivo de su boda con don Juan Carlos, doña Sofía fue obsequiada por sus suegros, los condes de Barcelona, con un broche muy especial cuyo futuro es todavía hoy incierto. Se desconoce qué sucederá con él. Si la Reina emérita lo añadirá al lote de pasar, ese conjunto de joyas que Victoria Eugenia dejó estipulado en su testamento que irían pasando de reina a reina. O, por el contrario, se lo dejará a una de sus hijas o nietas.

Lo cierto es que se trata de una joya importante que ella misma lució para la histórica fecha de la proclamación del rey Juan Carlos en 1975. Su origen se remonta a la infanta Isabel, conocida popularmente como la Chata, quien al no tener hijos dejó su herencia a sus sobrinos. Entre ellos, el rey Alfonso XIII, quien recibiría tiaras, broches, collares de chatones y perlas, una pulsera de perlas y brillantes -que hoy reposa en el joyero de la infanta Elena-, entre otras muchas piezas de gran valor dinástico.

Alfonso XIII regaló la joya a su nuera, María de las Mercedes, en 1935, con motivo de su boda con don Juan. Se trata de un broche con una perla ovalada, rodeada de dos orlas de brillantes y cuatro perlas pequeñas, además con un colgante de perla en forma de pera. Este broche llegaría a manos de la reina Sofía también a través de sus suegros, y lo estrenó para la gala previa de su boda en 1962, junto a la tiara Mellerio sobre su cabeza y la tiara floral a modo de gargantilla.

Desde entonces, ha sido una de las joyas predilectas de la reina Sofía. La ha usado en decenas de oportunidades, tanto en la proclamación de don Juan Carlos combinándolo con su vestido fucsia de las hermanas Molinero, como en la investidura del rey Juan Carlos como caballero de la Orden de la Jarretera en 1989, en un acto celebrado en Windsor.

placeholder La reina Sofía, con el broche en la proclamación de Juan Carlos. (CP)
La reina Sofía, con el broche en la proclamación de Juan Carlos. (CP)

Para los expertos en joyas, el valor de una pieza, aparte de la calidad de las gemas y diseño, reposa en sus propietarios y en las oportunidades en las que fueran exhibidas. Es por ello que ese broche puede ser trascendental en el joyero de la familia real; aparte de que su primera propietaria fue la infanta Isabel, doña Sofia se ha encargado de lucirlo en eventos icónicos desde que lo recibió.

placeholder La emérita, con el broche en Windsor. (Getty)
La emérita, con el broche en Windsor. (Getty)

La Reina emérita siguiendo la voluntad de Victoria Eugenia, traspasará a su muerte las joyas de pasar a la siguiente Reina de España, en este caso doña Letizia. Además, está previsto que añada a ese lote nuevas piezas, creando así sus propias joyas de pasar. Sin embargo, llama la atención que este histórico broche todavía no haya sido lucido por doña Letizia, pero sí por la infanta Cristina.

Fue en 1995 cuando la exduquesa de Palma se engalanó con este broche para la boda de su hermana, la infanta Elena, en Sevilla. Este sería uno de los tantos préstamos que la reina Sofía ha hecho a su hija menor. Muchos más de los que llegó a recibir la infanta Elena en su etapa como miembro activo de la familia real. El tiempo dirá si el broche también es traspasado a la reina Letizia, o se quedará en el joyero de Elena, Cristina o alguna de sus hijas.

placeholder La infanta Cristina y la madre de Jaime de Marichalar.
La infanta Cristina y la madre de Jaime de Marichalar.
Reina Sofía
El redactor recomienda