La influencia griega de la reina Sofía en la elección del internado de Leonor
  1. Casas Reales
BACHILLERATO INTERNACIONAL

La influencia griega de la reina Sofía en la elección del internado de Leonor

El centro comparte los principios fundacionales que a finales de los años 50 animaron a la creación del colegio Salem, en el que doña Sofía cursó estudios y que tanto marcó su formación

placeholder Foto: La reina Sofía y la princesa Leonor, en 2018. (EFE)
La reina Sofía y la princesa Leonor, en 2018. (EFE)

Este miércoles, el Palacio de la Zarzuela anunciaba mediante un comunicado que la Princesa de Asturias cursará sus estudios de bachillerato internacional en el prestigioso UWC Atlantic College, ubicado en el país de Gales. Un centro integrado en la institución educativa internacional Colegios del Mundo Unidos, que guarda una estrecha y larga vinculación histórica con la familia real griega y que deja clara la notable influencia del criterio de la reina Sofía sobre la educación de la futura reina, sin duda alguna consensuada con los reyes don Felipe y doña Letizia, que, como se percibe, están poniendo el mayor interés en el importante desarrollo de la educación de la futura Reina. Un internado situado en la costa sur del país de Gales en el castillo de Saint Donat’s, del siglo XII, que pone el acento en valores como el servicio a los demás, la iniciativa, el liderazgo, los retos físicos y el trabajo en equipo en torno a un sólido programa académico.

Una concepción educativa netamente global, pues los Colegios del Mundo Unidos comparten filosofía y se reparten por muchos países, desde la que se busca empoderar al alumno, al que se le reconoce la responsabilidad para tomar sus propias acciones y decisiones, en un entorno natural y en presencia de docentes dedicados siguiendo el espíritu pedagógico postulado por Kurt Hahn desde mediados del siglo XX. Todo ello exento de diferencias por raza o de cultura, pues el modelo formativo pone el énfasis en la diversidad y en la cooperación para facilitar la apertura mental de los alumnos y el fortalecimiento de su personalidad en un sentido integral. Su objetivo final es formar a jóvenes que puedan contribuir al cambio mundial, a través de acciones valerosas, el ejemplo personal y el liderazgo altruista fruto del desarrollo de su potencial intelectual, moral, estético, emocional, social, físico y espiritual.

placeholder La Princesa de Asturias, en una imagen de archivo. (Limited Pictures)
La Princesa de Asturias, en una imagen de archivo. (Limited Pictures)

Colegios del Mundo Unidos (UWC) se creó en 1962, y sostiene su filosofía en siete puntos: la presencia de alumnos de todos los grupos sociales y de distintas regiones geográficas y confesiones religiosas; la promoción de la comprensión intelectual y el desarrollo del cuidado de los demás; una forma de vida sana y una buena condición física; la interacción comunitaria; las acciones en pro de la sostenibilidad; la iniciativa personal y la autodisciplina; y la responsabilidad individual. Unos valores que hunden sus raíces en los postulados del citado Kurt Hahn, un perseguido por los nazis para quien hay más en nosotros de aquello que conocemos si somos capaces de percibirlo”. Los mismos principios fundacionales que ya a finales de los años 50 animaron a la creación del colegio Salem, en el que doña Sofía cursó estudios a partir de 1951 bajo la atenta mirada de su tío, el príncipe Jorge Guillermo de Hannover -hermano de la reina Federica de Grecia-, en un antiguo convento propiedad de su cuñado, el margrave de Baden.

Un colegio sobre el que la Reina emérita rememoró para Pilar Urbano: “En Salem me encontré a mí misma. Supe que podía ser seria y alegre a la vez. Respetuosa y bromista. Reservada para ciertas cosas y comunicativa para otras. Descubrí la amistad. Y la rebeldía”. Allí estudió también su hermana, la princesa Irene de Grecia, mientras que su hermano Constantino continuaba su formación en Grecia en la escuela Anavrita, creada por sus padres, los reyes Pablo y Federica, que seguía las mismas líneas pedagógicas bajo la dirección de Jocelin Winthrop-Young. El mismo que pocos años después fundó en Inglaterra el reputado colegio de Gordonstoun, en el que cursaron estudios un joven duque de Edimburgo, luego esposo de la reina Isabel de Inglaterra, sus hijos el príncipe de Gales y los príncipes Andrés y Eduardo, y los hijos de su primo el duque de Kent. Una institución que sería la semilla de otra, el Round Square Schools, de la que luego surgiría Colegios del Mundo Unidos.

placeholder El duque de Edimburgo acompaña al príncipe Carlos en su primer día en Gordonstoun. (Cordon Press)
El duque de Edimburgo acompaña al príncipe Carlos en su primer día en Gordonstoun. (Cordon Press)

La vinculación de estas escuelas internacionales es, como vemos, muy grande con las familias reales de Grecia y de Gran Bretaña, y tanto es así que doña Sofía ha asistido en años pretéritos a varias de sus reuniones, en algunas de las cuales ha disertado su hermano Constantino, que ha afirmado: “Esta no es únicamente una institución de la mente, sino también del cuerpo. Además de otorgar responsabilidad a los alumnos de mayor edad, que es tan importante en la formación”. Por el Atlantic College, cuyo presidente en 1967 era Lord Luis Mountbatten, último virrey de la India, han pasado el rey Guillermo Alejandro de Holanda, la princesa heredera Elisabeth de Bélgica o la princesa Raiyah de Jordania, que allí conoció a su esposo, Ned Donovan, que es nieto del escritor Roal Dahl y la actriz Patricia Neal, así como herederos de grandes empresas como el armador griego Spyros Niarchos y Edoardo Agnelli, hijo de los propietarios de Fiat.

placeholder El UWC Atlantic College de Gales.
El UWC Atlantic College de Gales.

El Comité Español de la organización se creó en 1996 bajo la presidencia del difunto infante don Carlos de Borbón, que ahora ostentan los Reyes, y en su patronato ha estado el mismo conde de Fontao que por indicación del rey don Juan Carlos fue en su momento asesor jurídico de Iñaki Urdangarin.

Atlantic College, cuyo costo anual es de 67.000 libras esterlinas anuales, pagaderas de la asignación que la Casa Real recibe a cargo de los presupuestos del Estado, según informa el Palacio de la Zarzuela, fue la primera de las escuelas del UWC y es una elección que denota el deseo de los Reyes de que su hija Leonor desarrolle una apertura de mente y de espíritu, al margen de diferencias de origen y de credo. Una apuesta determinada que pone el acento en valores como la cooperación, la sostenibilidad, el bien común, el interés global y el cuidado de la naturaleza desde una espiritualidad amplia, que no queda circunscrita de forma necesaria a una visión única del hecho religioso.

Reina Sofía Leonor Borbón
El redactor recomienda