La transformación ultramoderna del palacete de Sarah Ferguson y el príncipe Andrés
  1. Casas Reales
familia real británica

La transformación ultramoderna del palacete de Sarah Ferguson y el príncipe Andrés

La propiedad situada en Berkshire fue adquirida en 2007 por un oligarca y llevaba seis años desmantelada

Foto:  Sarah Ferguson, en una imagen de archivo. (Getty)
Sarah Ferguson, en una imagen de archivo. (Getty)

De las cenizas de la que fuera residencia marital de los duques de York ha renacido cual ave fénix una megamansión ultramoderna. Su propietario es Timur Kulibayev, yerno del expresidente de Kazajistán, Nursultan Nazarbayev, que adquirió Sunninghill Park en Ascot, Berkshire, en 2007 por 17,4 millones de euros. Se da la circunstancia de que este pagó 3,5 millones de euros más que el precio de venta, aunque la propiedad llevaba cinco años ya en el mercado.

Más tarde, los medios británicos informaron de que el hijo de Isabel II había actuado como intermediario en varios negocios de Kulibayev. El príncipe Andrés, que mantiene una estrecha relación con el suegro del magnate y disfruta de viajes de caza junto a él, negó entonces cualquier irregularidad.

Según informa el 'Daily Mail', el oligarca arrasó por completo con el palacete del príncipe y Sarah Ferguson hace seis años, añadiendo que ningún amante del diseño habrá echado de menos la construcción.

La extensa residencia fue comparada con un supermercado Tesco (uno de los más populares en Inglaterra) o con la casa del villano JR en la serie 'Dallas'. Tras permanecer vacío durante ocho años, se encontraba en un estado ruinoso.

Foto: El príncipe Andrés, junto a Sophie de Wessex en un servicio religioso en honor al duque de Edimburgo. (Getty)

Por las fotos que publica el tabloide, las primeras en ver la luz, se aprecia que se trata de una mansión que no ha escatimado en lujos. Cuenta con seis habitaciones con baño, amplios balcones acristalados, altísimas puertas francesas y una piscina de 25 metros.

También hay una enorme terraza a dos niveles, un solárium, una fuente y una zona de juegos para niños, así como un huerto amurallado. Además, hay pistas de tenis y un garaje para cuatro vehículos, casetas de vigilancia en la entrada y dependencias para el personal.

placeholder  Sarah Ferguson y el príncipe Andrés, junto a varios amigos en Ascot. (EFE)
Sarah Ferguson y el príncipe Andrés, junto a varios amigos en Ascot. (EFE)

En el interior, el lujo continúa. En la planta baja hay un gimnasio con salas de vapor, hielo y sauna, una sala de juegos, una biblioteca y un dormitorio para invitados. La planta superior se divide en un ala para los más pequeños, con dos dormitorios en suite y otro más para una niñera, y otra zona para los adultos, con dos grandes dormitorios principales, además de vestidores y una sala de estar.

La casa anterior, que tenía 12 habitaciones, fue un regalo de la reina para los duques tras su boda en 1986. Ambos se mudaron a la nueva residencia en 1990 y vivieron allí hasta su divorcio en 1996. Se desconoce por el momento si Kulibayev tiene intención de mudarse a su nueva casa, venderla o alquilarla.

Sarah Ferguson Príncipe Andrés
El redactor recomienda