Cuatro veces que Carlota Casiraghi copió un look de Carolina de Mónaco y acertó
  1. Casas Reales
ICONOS DE ESTILO

Cuatro veces que Carlota Casiraghi copió un look de Carolina de Mónaco y acertó

Carlota Casiraghi ha heredado el fabuloso gusto por la moda de su madre y lo demuestra cada vez que se inspira en Carolina de Mónaco para algunos de sus looks

Foto: Carolina de Mónaco y su hija Carlota Casiraghi son dos iconos de estilo. (Gtres)
Carolina de Mónaco y su hija Carlota Casiraghi son dos iconos de estilo. (Gtres)

La mayor de las hijas de Grace Kelly y Raniero III nació para ser un icono de la moda. Ese glamour hollywodiense de su madre unido a la sofisticación propia de la realeza monegasca hacen de Carolina de Mónaco un referente de estilo. Habitual en desfiles y siempre rodeada de grandes diseñadores como Karl Lagerfel, la princesa Grimaldi ha consolidado un particular gusto estilístico que ha servido de inspiración a numerosas personas, entre ellas, su hija Carlota Casiraghi.

Desde muy pequeña, la joven ha acompañado a su madre a todo tipo de eventos relacionados con este ámbito y ha conocido a importantes personalidades del sector de la moda. No es de extrañar, por tanto, que haya heredado esa personalidad a la hora de vestir y, aunque trata siempre de aportar a sus atuendos un toque diferenciador, en algunas ocasiones, los looks de su madre le han gustado tanto que ha decidido recrearlos a su imagen y semejanza.

Dos piezas en tweed

placeholder Carolina de Mónaco con un dos piezas en tweed. (Getty)
Carolina de Mónaco con un dos piezas en tweed. (Getty)

Es uno de los atuendos a los que recurre con más frecuencia. Carolina de Mónaco ha llevado el traje de falda y chaqueta de lana o punto tweed en numerosos eventos, especialmente, aquellos propios de la época invernal. Un conjunto característico de la firma Chanel de la que es una absoluta apasionada y cuyo entusiasmo ha contagiado a su hija Carlota Casiraghi pues, desde que esta era joven, ha lucido estilismos de la prestigiosa marca.

placeholder Carlota Casiraghi con un dos piezas en tweed o punto de lana. (Getty)
Carlota Casiraghi con un dos piezas en tweed o punto de lana. (Getty)

Como comentamos, Carlota también se ha sumado a esta corriente estilística marcada por los dos piezas en punto de tweed o similar, a través de una falda y una chaqueta, para afrontar las bajas temperaturas de eventos que han tenido lugar en invierno. Ella lo hace en una versión más juvenil, en una tonalidad más clara, con accesorios muy similares a los de su madre que incluyen tocado, guantes y, como no podía ser de otra forma, un elegante bolso de Chanel.

Con lazos

placeholder Carolina de Mónaco con vestido blanco y detalle de lazo en la gala 'Love Ball'.  (Cordon Press)
Carolina de Mónaco con vestido blanco y detalle de lazo en la gala 'Love Ball'. (Cordon Press)

En 2013, la Ópera Garnier de Montecarlo se vistió con sus mejores galas para albergar la cuarta edición del 'Baile del amor', una velada exclusiva y llena de magia organizada por la modelo Natalia Vodianova con fines benéficos, a la que acudieron importantes rostros conocidos de distintas partes del mundo. Esa noche, Carolina de Mónaco volvió a elegir Chanel y brilló con un vestido blanco con detalles de encaje y lazo a contraste en el cuello.

placeholder Carlota Casiraghi con vestido blanco y detalle de lazo en Nueva York. (Getty)
Carlota Casiraghi con vestido blanco y detalle de lazo en Nueva York. (Getty)

Años más tarde, fue su hija Carlota quien se decantó por un diseño similar con esta combinación ganadora y acertó. Fue en la noche benéfica de Montblanc para UNICEF en 2017 donde brilló con un vestido blanco de inspiración romántica, con escote en “V”, varias capas de tul en la falda, mangas largas con transparencias y dos lazos negros a la cintura. La prenda en cuestión estaba firmada por Giambattista Valli y le permitió derrochar estilo, al tiempo que se codeaba con celebridades como Hugh Jackman, Diane Kruger u Olivia Palermo.

Invitadas de rosa

placeholder Carolina de Mónaco, en la boda del príncipe Alberto y Charlène. (Getty)
Carolina de Mónaco, en la boda del príncipe Alberto y Charlène. (Getty)

La boda del príncipe Alberto y Charlène fue un auténtico despliegue de glamour y estilo, teniendo en cuenta que se dieron cita numerosos miembros de la realeza europea, así como otras personalidades relevantes del panorama internacional. No en vano, parece que algunas de las invitadas se pusieran de acuerdo o hubiera un protocolo no escrito en cuanto a la tonalidad de su atuendo, pues no fueron pocas las que se decantaron por el rosa, entre ellas, Carolina de Mónaco que apostó (una vez más) por Chanel.

placeholder Carlota Casiraghi y Estefanía de Mónaco en la boda del príncipe Alberto y Charlène. (Getty)
Carlota Casiraghi y Estefanía de Mónaco en la boda del príncipe Alberto y Charlène. (Getty)

Su hija hizo lo propio con un vestido de cóctel rosa pastel con escote barco, tableado horizontal y detalle de lazo de Chanel y hasta su hermana, Estefanía de Mónaco, eligió para la ocasión un vestido en rosa empolvado adornado con microvolantes plisados. Carlota Casiraghi debió pensar para un acontecimiento tan importante que no había nada mejor como ir a juego con el resto de invitadas, para mantenerse lo más correcta posible, aunque reflejando en el look su propia personalidad.

El glamour de las plumas

placeholder Carolina de Mónaco durante la cena preboda de los reyes Felipe y Letizia. (Getty)
Carolina de Mónaco durante la cena preboda de los reyes Felipe y Letizia. (Getty)

El 21 de mayo de 2004, Carolina de Mónaco dejó a todo el mundo sin palabras y volvió a confirmar que es una de las mujeres más elegantes del planeta. Su aparición en la cena preboda de los reyes Felipe y Letizia fue absolutamente asombrosa gracias al Chanel que lució. Un vestido bicolor de la Colección Alta Costura con detalles en la parte superior de gasa, plumas y lazos de raso. Una propuesta original y arriesgada, pero ganadora.

placeholder Carlota Casiraghi, en el Baile de la Rosa de 2018. (Getty)
Carlota Casiraghi, en el Baile de la Rosa de 2018. (Getty)

Inspirándose en su madre, Carlota Casiraghi optó por un vestido que, como el de Carolina, tenía su punto fuerte en la parte superior. Se trataba de un impresionante diseño largo en color negro con ligera abertura que poseía escote asimétrico cubierto de plumas blancas. Firmado por Anthony Vaccarello para Saint Laurent se convirtió en una pieza estrella en el vestidor de la joven y la consagró como una de las mejor vestidas (si no la que más) del Baile de la Rosa de 2018. Algunos ejemplos, que no todos, de la unión de estilo que mantienen esta madre e hija royal.

Carlota Casiraghi Carolina de Mónaco
El redactor recomienda