¿Puede el príncipe Andrés terminar en la cárcel por abuso sexual? El pasado siempre vuelve
  1. Casas Reales
Casa real inglesa

¿Puede el príncipe Andrés terminar en la cárcel por abuso sexual? El pasado siempre vuelve

Melissa Murray, profesora de derecho en la Universidad de Nueva York, asegura que el príncipe Andrés “podría tener que pagar ahora indemnizaciones significativas”

placeholder Foto: El príncipe Andrés. (Getty)
El príncipe Andrés. (Getty)

El príncipe Andrés -del que dicen es el ojito derecho de Isabel II- lleva apartado de la vida pública desde finales de 2019. Con el confinamiento por coronavirus su ausencia quizá ha pasado más desapercibida, pero eso no exime la gravedad por la que se ha visto obligado a vivir en el ostracismo. El tercer hijo de la soberana protagonizó uno de los mayores escándalos de la historia de Buckingham Palace por su polémica amistad con el magnate Jeffrey Epstein, el influyente multimillonario que se suicidó en agosto de 2019 en la prisión de Nueva York, donde esperaba un juicio por tráfico sexual de menores.

A finales de ese año, el duque de York quiso limpiar su imagen con una entrevista con la BBC. Pero aquello no hizo más que hundirle más en el fango: “¿En qué momento le pareció una buena idea alojarse en la casa de un condenado por delitos sexuales?” “¿Tuvo sexo con Virginia Giuffre cuando esta era menor?”. Las caras del royal ante las preguntas de la periodista Emily Maitlis fueron todo un poema. Fue un espectáculo rocambolesco, anodino y bochornoso.

placeholder Uno de los momentos de la entrevista que el príncipe Andrés concedió a la BBC. (BBC News)
Uno de los momentos de la entrevista que el príncipe Andrés concedió a la BBC. (BBC News)

Desde entonces, a Andrés -que ahora tiene 61 años- solo se le ha visto públicamente en abril en el funeral de su padre, el duque de Edimburgo. Pero el pasado siempre vuelve. Y los pilares de Buckingham vuelven ahora a desmoronarse después de que Virginia Giuffre, presunta víctima de Epstein, haya demandado al príncipe por agresión sexual en un tribunal federal de Nueva York. La estadounidense, ahora de 38 años, lleva años narrando las supuestas violaciones llevadas a cabo en Londres, Nueva York y una isla del Caribe. El hijo de Isabel II siempre ha dicho que no la conoce y que ni mucho menos ha mantenido relaciones con ella.

Una foto comprometida

Pero lo que cambia ahora todo es que Giuffre ha presentado una demanda acusando al duque de York de abusar de ella cuando era menor de edad, bajo la Ley de Víctimas Infantiles de 2019, que permite a las víctimas de abuso sexual infantil presentar casos que ya han prescrito o vencido.

Lo que otorga credibilidad a su historia es la fotografía en la que aparece junto a Andrés en lo que parece ser una vivienda privada. El royal siempre ha defendido que está manipulada y es falsa. En la imagen, en segundo plano, se puede ver a Ghislaine Maxwell, amiga íntima del príncipe, exnovia del empresario pedófilo y la supuesta responsable de reclutar a las chicas en la red de menores.

placeholder Ghislaine Maxwell. (Reuters)
Ghislaine Maxwell. (Reuters)

Maxwell -hija del misterioso magnate británico de la prensa, Robert Maxwell- fue detenida el verano pasado y su juicio empieza el próximo noviembre. Según las víctimas del empresario pedófilo, ella guarda todos los secretos que Epstein se llevó a la tumba, por lo que ahora todos se preguntan si esa información pondrá contra las cuerdas al miembro de la familia real.

Al fin y al cabo, en su desastrosa entrevista con la BBC el mismo hijo de Isabel II explicó que Maxwell fue “elemento clave” en su amistad con Epstein. La supuesta víctima del royal ya demandó a Maxwell por difamación en 2015 después de que esta la acusara de mentir. Finalmente llegaron a un acuerdo fuera de los tribunales.

Foto: Jeffrey Epstein en una imagen de archivo. (Getty)

Por su parte, la fiscalía de Nueva York acusó el año pasado al hermano del heredero al trono de “cero cooperación” en el caso con Maxwell, hasta el punto de enviar al ministerio del Interior del Reino Unido una petición de asistencia legal mutua para forzar su colaboración. Pero el equipo legal del príncipe dio el paso, nada habitual, de salir a la palestra para asegurar que habían ofrecido ayuda hasta en tres ocasiones a las autoridades estadounidenses y acusarles de saltarse las reglas de confidencialidad “para buscar publicidad”.

Scotland Yard ya informó de que mantendrá su decisión de no investigar las acusaciones de “tráfico para la explotación sexual” contra Epstein, ya que “está principalmente centrado en actividades y relaciones fuera del Reino Unido”.

Intento de acuerdo

En definitiva, en Palacio ya existía (bastante) inquietud con todo este asunto, y ahora la nueva demanda de Giuffre viene a tensar más la cuerda. Los abogados de la supuesta víctima aseguran que habían tratado de negociar un acuerdo con el duque fuera de los tribunales, pero este no respondió a sus llamadas, por lo que Guiffre ha decidido finalmente acudir a los tribunales para “recuperar” su vida.

La noticia llega después de conocerse que el fondo creado para intentar compensar a las víctimas de las agresiones y abusos sexuales cometidos Epstein dará por concluida su función después de desembolsar unos de 121 millones de dólares (106 millones de euros) a un total de 150 mujeres. Las víctimas que han decido aceptar el dinero ya no podrán presentar cualquier demanda contra el patrimonio de Epstein, pero sí podrán compartir información con las autoridades y participar en otras investigaciones paralelas relacionadas, así como hacer públicas sus historias.

placeholder Jeffrey Epstein en una imagen de archivo. (Getty)
Jeffrey Epstein en una imagen de archivo. (Getty)

“Estoy responsabilizando al príncipe Andrés por lo que me hizo. Los poderosos y los ricos no están exentos de ser responsabilizados por sus acciones. Espero que otras víctimas vean que es posible no vivir en el silencio y el miedo, que uno puede reclamar su vida al hablar y exigir justicia”, asegura Giuffre, a través de sus abogados, en un comunicado. “No tomé esta decisión a la ligera. Como madre y esposa, mi familia es lo primero. Sé que esta acción me someterá a más ataques por parte del príncipe Andrés. Pero sabía que si no seguía adelante con esto, los estaría defraudando a ellos y a las víctimas”, añade.

Si bien Giuffre, entonces de 17 años, estaba por encima de la edad legal de consentimiento en el Reino Unido para mantener relaciones sexuales, se la considera menor. Y ella alega que el príncipe sabía que estaba siendo forzada y que pertenecía a una red de menores. “Hace veinte años, la riqueza, el poder, la posición y las conexiones del príncipe Andrés le permitieron abusar de una niña asustada y vulnerable sin que nadie la protegiera. Ya es hora de que rinda cuentas con la justicia”, afirma la demanda.

placeholder Virginia Giuffre con su abogado David Boies. (Reuters)
Virginia Giuffre con su abogado David Boies. (Reuters)

El antes y el después

Lo cierto es que la vida del duque de York nada tiene que ver ahora con la que llevaba hace dos décadas. Siempre fue el niño mimado de Isabel II. Ligaba polémica con polémica, negocios turbios y trabajos que nadie sabía muy bien en qué consistían. Pero ahora vive en el ostracismo. Su madre tiene 95 años y aunque no se le pasa por la cabeza abdicar, su hermano Carlos, heredero al trono, con el que por cierto dicen tiene una nefasta relación, tiene cada vez más peso en la Corona.

Carlos quiere ceñir la familia real a su mujer Camilla, sus hijos y sus nietos… Bueno, a su hijo mayor Guillermo porque Harry y Meghan vuelan desde hace tiempo por libre con su nueva vida en Los Ángeles, donde no desaprovechan ocasión para criticar la vida de palacio.

placeholder El príncipe Andrés y la reina Isabel II. (Getty)
El príncipe Andrés y la reina Isabel II. (Getty)

Por su parte, la relación de la prensa con la familia real también ha cambiado en estas últimas décadas. La propia BBC emitió el año pasado un documental donde, entre otros, cuestionaba por qué el FBI ocultó las fotografías donde sale el príncipe Andrés junto a Giuffre cuando esta tenía 17 años, mientras investigaba los cargos de abuso y tráfico de menores contra Epstein. En definitiva, los medios ya no tapan nada. Que se lo digan si no al rey emérito don Juan Carlos.

Melissa Murray, profesora de derecho en la Universidad de Nueva York, asegura que el príncipe Andrés “podría tener que pagar ahora indemnizaciones significativas”. “No se trata de si irá a la cárcel o no, no tiene ninguna exposición criminal en este caso en particular”, explica en una entrevista con la BBC. Ante la posibilidad de que el royal tuviera que ir a juicio, la experta señala que el equipo legal del duque de York probablemente estaría más preocupado de que llegue en un “momento realmente desafortunado”, coincidiendo con el proceso de Maxwell en noviembre. “Con esta demanda civil pendiente y Maxwell a punto de ir a juicio por cargos penales, puede haber aún más presión, y de hecho tentación, para que ella coopere con los fiscales federales y tal vez proporcione más información sobre todos los individuos que estaban en la órbita de Jeffrey Epstein y que, supuestamente, podrían incluir al propio príncipe”, añade.

Príncipe Andrés
El redactor recomienda