Preocupación por Beatriz de Holanda, con coronavirus a sus 83 años
  1. Casas Reales
NUEVA OLA

Preocupación por Beatriz de Holanda, con coronavirus a sus 83 años

La que fuera reina de los Países Bajos durante 33 años tenía la pauta completa de vacunación, pero ha dado positivo

Foto: La princesa Beatriz. (Casa Real de Holanda)
La princesa Beatriz. (Casa Real de Holanda)

La casa real holandesa ha anunciado que la princesa Beatriz, quien fuera reina de Holanda durante 33 años, dio positivo en una prueba diagnóstica de COVID-19. Al parecer, a Beatriz le efectuaron una prueba después de que sintiera “síntomas leves de resfriado”, informó la casa real en un comunicado. Fue puesta en cuarentena en su casa y está siguiendo las disposiciones para las personas a las que les han detectado el virus, según especifica el texto.

Beatriz fue reina de Holanda hasta que abdicó en 2013 en favor de su hijo mayor, Guillermo Alejandro, que es rey desde entonces. Cuando la princesa Beatriz anunció su abdicación, hizo las maletas y abandonó la que hasta entonces había sido su residencia oficial en el palacio Huis ten Bosch de La Haya para trasladarse a su actual residencia, el castillo de Drakensteyn, cerca de Utrech. Es allí donde permanecerá mientras lleva a cabo su cuarentena domiciliaria.

La semana pasada, Beatriz visitó la isla caribeña de Curaçao, que es parte del reino de Holanda. La princesa compartió con la prensa que ya le habían puesto su vacuna de refuerzo contra el COVID-19, una tercera dosis que venía a reforzar su pauta completa. Todas las personas que estuvieron en estrecho contacto con ella en los últimos días ya han sido informadas.

El lunes 29 de noviembre, Beatriz regresó de Curaçao en un vuelo regular convencional operado por la aerolínea estatal KLM. Sin embargo, aún no se sabe exactamente dónde se infectó.

Beatriz de Holanda se suma a la larga lista de royals que han padecido el coronavirus. En marzo, Victoria de Suecia y su marido, Daniel Westling, dieron postivo, tal como explicó la Casa Real a través de un comunicado, en el que aseguraba que la pareja tenía "síntomas leves" y que estaba guardando cuarentena en su casa, el palacio de Haga, junto a sus dos hijos, Estelle, de nueve años, y Oscar, de 5.

Entonces hubo preocupación porque Daniel pertenece al grupo de riesgo, ya que desde hace años arrastra problemas de salud. Antes de casarse con Victoria, el príncipe fue operado de un transplante de riñón que fue donado por su padre, Olof Westling. Desde entonces ha mejorado mucho, pero sigue estando delicado y han sido varias las ocasiones en las que se ha rumoreado sobre su salud, sobre todo tras misterioras desapariciones de la agenda real.

Los herederos suecos se sumaban a la larga lista de royals afectados por el covid-19, en la que también han estado Carlos Felipe y Sofía de Suecia. El hijo de Carlos XVI Gustavo y su esposa dieron positivo en noviembre, y tras cumplir con una cuarentena junto a sus dos hijos, Alexander y Gabriel, volvieron en diciembre al trabajo. Coincidió, además, que Sofía se encontraba esperando su tercer vástago, aunque la enfermedad no afectó a su estado.

La sueca no es la única casa donde el coronavirus ha llamado a la puerta, ya que hay muchos royals que, desde marzo 2020, se han contagiado, algunos con apenas síntomas y otros de forma mucho más preocupante. Entre los primeros se encuentra, por ejemplo, Alberto de Mónaco, uno de los primeros jefes de Estado de los que se conoció que había dado positivo. Más allá de unas molestias estomacales, el príncipe lo pasó sin mayores problemas, con el único fastidio de no poder ver a sus hijos, tal como confesó en una entrevista. Muy seguido de cerca por su equipo médico y tomando las debidas precauciones, no tardó en volver al trabajo, una vez el peligro hubo pasado.

Príncipe Carlos

La que no tuvo tanta suerte fue hija mayor, Jazmin Grace, quien presentó neumonía, incómodos sarpullidos y migrañas, además de muchos dolores corporales y en la caja torácica. No en vano, tuvo que estar ingresada hasta dos veces en el hospital.

Cuando Alberto de Mónaco informó sobre su positivo, los ojos no tardaron en ponerse en el príncipe Carlos de Inglaterra, ya que ambos habían mantenido un encuentro unos días antes. Y efectivamente, no había pasado ni una semana cuando Clarence House emitía un comunicado informando de que el príncipe de Gales también se había contagiado. Fue un caso muy parecido al de Alberto: con síntomas muy leves y volviendo al trabajo un tiempo después, tras haber guardado la conveniente cuarentena.

placeholder Los príncipes Guillermo y Carlos de Inglaterra. (EFE)
Los príncipes Guillermo y Carlos de Inglaterra. (EFE)

Su hijo, el príncipe Guillermo, tampoco se libró, presentando dificultad respiratoria en abril y aislándose en la casa de Anmer Hall, donde se encontraba con su familia pasando el confinamiento. Pero en su caso, se prefirió no informar a la población -para no alarmar, según algunas versiones- y no tuvimos noticia de que había pasado el coronavirus hasta meses después.

Princesa Michael de Kent

No hay que irse muy lejos de Buckingham para hablar de otra royal contagiada, aunque es verdad que no tiene la relevancia de los dos anteriores. Hablamos de la princesa Michael de Kent, la esposa de uno de los primos más queridos por la reina Isabel, que incluso tiene un papel de representación de la Corona. Ella fue, precisamente, una de las que no pudo presumir de haber pasado el virus sin enterarse, ya que su estado de salud preocupó durante un tiempo, al presentar fiebre muy alta y fatiga severa.

También la Casa Real belga se ha visto afectada por el covid-19. Claire de Bélgica, la esposa del príncipe Laurent, lo padecía el pasado mayo, tal y como confirmó su marido a un medio de comunicación, confesando además su gran preocupación, ya que al coronavirus se añadía un problema de salud -del que no dio detalles- que tenía desde hacía unos meses. Afortunadamente, pasó la enfermedad sin mayores problemas, en casa y muy bien cuidada por los suyos.

placeholder Claire y Laurent de Bélgica. (Reuters)
Claire y Laurent de Bélgica. (Reuters)

El caso de su sobrino Joaquín, por el contrario, no fue tan discreto. El hijo de la princesa Astrid asistió a una fiesta en Córdoba -saltándose, por otro lado, varias restricciones impuestas en ese momento- y al volver a Bélgica presentó síntomas, dando positivo en el test que se le practicó. La enfermedad la pasó sin más problemas que los legales, ya que se le impuso una multa de más de 10.000 euros, además de verse obligado a pedir disculpas y dar las explicaciones pertinentes.

Y terminamos esta lista con otros royals, mucho menos mediáticos, eso sí, y algunos con un final mucho menos agradable que los anteriores. Uno de ellos es Carlos Habsburgo-Lorena, nieto del último emperador de Austria-Hungría y más conocido en la actualidad por su matrimonio, ya roto, con Francesca Thyssen-Bornemisza. Era el pasado marzo cuando él mismo se lo confirmaba a un medio de comunicación de su país, convirtiéndose en el primer royal en estar contagiado. Lo pasó con síntomas muy leves y, como todos, guardando una estricta cuarentena.

Triste final

Muy diferente fue el destino de nuestras dos últimas protagonistas. La primera de ellas, María Teresa de Borbón-Parma, que fallecía a los 86 años en marzo de 2020 en París, después de haber contraído covid. Una prima hermana suya, Diana, la acompañaba solo dos meses más tarde, al fallecer en Hamburgo semanas después de haberse contagiado, dado que además su salud era ya de por sí muy delicada. Ambas pertenecían a la rama carlista de la familia Borbón, eran primas lejanas del rey Felipe VI y nietas del duque Roberto I de Parma, el último representante que tuvo la casa antes de incorporarse al desaparecido reino de Italia.

Coronavirus