Es noticia
Menú
Margarita de Saboya, la princesa fallecida presente en la línea de sucesión española
  1. Casas Reales
ARCHIDUQUESA VIUDA

Margarita de Saboya, la princesa fallecida presente en la línea de sucesión española

Solamente mencionando nombre y título, nos aparecen ya cuatro dinastías del orbe católico europeo, que han protagonizado innumerables hechos de nuestra historia común en los últimos mil años

Foto: Margarita de Saboya-Aosta, en la boda de Amadeo de Bélgica, en 2014. (Getty/Elisabetta Villa)
Margarita de Saboya-Aosta, en la boda de Amadeo de Bélgica, en 2014. (Getty/Elisabetta Villa)

El pasado lunes, día 10 de enero de 2022, apareció en la prensa internacional la noticia del fallecimiento en Basilea, a los casi 92 años de edad, de una de las grandes damas de la realeza, la archiduquesa Margarita de Austria-Este, nacida princesa de Saboya-Aosta y presente en la línea de sucesión al trono español. Solamente mencionando nombre y título, nos aparecen ya cuatro dinastías del orbe católico europeo, que han protagonizado innumerables hechos de nuestra historia común en los últimos mil años.

En su persona confluyen de manera directa las Casas de Austria, de Este, Saboya, Orleans, Borbón, Braganza, Napoleón, Bélgica y muchas más. Pero Margarita no fue solamente un nombre y unos ilustres apellidos históricos, fue observadora discreta y perspicaz de los hechos históricos más significativos del continente desde los años 40 hasta nuestros días.

Nació el 7 de abril de 1930 en el bello Palacio Real de Capodimonte, en el norte de Nápoles, rodeada de obras de arte y de un frondoso parque con vistas privilegiadas a la hermosa bahía partenopea. Era hija del príncipe Amadeo de Saboya (1898-1942), III duque de Aosta, y de la princesa Ana de Francia (1906-1986).

placeholder Margarita de Saboya-Aosta, en la portada de la revista italiana época en 1953.
Margarita de Saboya-Aosta, en la portada de la revista italiana época en 1953.

Sus padres tenían fuertes vinculaciones con España: su padre era hijo del breve príncipe de Asturias, Manuel Filiberto de Saboya, hijo mayor de Amadeo I, rey de España entre 1870 y 1873, siendo también tataranieto de Carlos III. Los Aosta eran la rama menor de la familia real de Italia, iniciada por el rey Amadeo, duque de Aosta, hermano del rey Humberto I. La esposa de Manuel Filiberto y madre de Amadeo fue la intrépida princesa Elena de Orleans, amor de juventud del hijo mayor del rey Jorge V de Inglaterra, el duque de Clarence y nieta, por un lado, del rey Luis Felipe I de los franceses y, por otro, de la infanta Luisa Fernanda, hermana de la reina Isabel II. Elena era hermana de la reina Amelia de Portugal, de la duquesa de Guisa y de la infanta doña Luisa, abuela materna del rey Juan Carlos.

Su madre Ana, era hija del jefe de la Casa Real de Francia, Juan de Orleans, duque de Guisa, y de Isabel de Orleans, hermana de su suegra, la anteriormente citada Elena de Orleans. Es decir, que los padres de nuestra protagonista eran primos hermanos y se habían casado en una espectacular ceremonia pública, el 5 de noviembre de 1927 en Nápoles.

Gracias a esta doble descendencia de la hermana de Isabel II, Margarita de Saboya nació, conservó y transmitió sus derechos a la Corona de España en una posición que la situaba a continuación de los descendientes de Isabel II. Su familia, por ese parentesco tan cercano a la condesa de Barcelona, siempre tuvo relaciones muy estrechas con la familia real. Y, de hecho, su padre Amadeo y el hermano de este, Aimone, pasaron varias temporadas en la corte de Alfonso XIII, llegándose a especular sobre su enlace con hijas del rey, Beatriz y Cristina.

placeholder Alfonso XIII, con sus hijos. (Getty)
Alfonso XIII, con sus hijos. (Getty)

Aimone, duque de Spoleto, hermano menor de Amadeo, se casó en Florencia en 1939 con la princesa Irene de Grecia y Dinamarca, hija del rey Constantino I y de la princesa Sofía de Prusia, hermana del káiser Guillermo II. Era hermana de la reina Elena de Rumanía y de los reyes Jorge II y Pablo I de Grecia, padre de la reina doña Sofía. En 1943 nació su único hijo, Amadeo, que sería 5º duque de Aosta.

Margarita de Saboya-Aosta fue bautizada en Capodimonte el 28 de mayo con los nombres de Margarita Isabel María Victoria Manuela Elena Genara y actuaron de padrinos su tío el rey Víctor Manuel III de Italia y su abuela, la duquesa de Guisa. En 1933 nació en el castillo de Miramare, en Trieste, su única hermana, la princesa María Cristina, a quien estuvo muy unida durante toda su vida. Las dos hermanas, al igual que sus padres, eran de una impresionante altura de casi dos metros y de un porte majestuoso.

El joven matrimonio y sus hijas residieron alternadamente en el palacio de Capodimonte en Nápoles, el castillo de Miramare en Trieste, el palacio Pitti en Florencia y una zona del palacio del Quirinale en Roma. Llevaban una intensa vida oficial y social en representación de la Corona en Italia y en el extranjero y visitaban a sus familiares en muchas cortes de Europa. Como la duquesa Elena, eran muy viajeros, sobre todo por el continente africano. Tenían unas muy buenas relaciones con los herederos del trono italiano, Humberto y María José, nacida princesa de Bélgica, de edades muy similares.

placeholder Amadeo de Saboya-Aosta, padre de Margarita. (Dominio público)
Amadeo de Saboya-Aosta, padre de Margarita. (Dominio público)

África será uno de los lugares importantes en la vida de Margarita y su familia. En efecto, su padre Amadeo había aprendido a amar el continente en viajes junto a su madre Elena o su tío el príncipe Luis Amadeo, duque de los Abruzos, visitando Kenia, Congo y la Somalia italiana y sirviendo en la Libia italiana, como oficial de aviación desde 1926 a 1931.

En 1937 Amadeo, muy bien relacionado con el círculo de Mussolini y que respondía al ideal fascista de príncipe-soldado-intelectual, fue nombrado virrey de Etiopía. Su labor de gobierno, sobre todo en la construcción de obras públicas y desarrollo de toda clase de servicios sociales y su cercanía e interés hacia las aspiraciones de los representantes del pueblo etíope, fue vivamente elogiada en todas las instancias. Aunque las presiones del Gobierno de Roma le exigían ejercer mano de hierro en la represión de la resistencia antiitaliana en la colonia, cumplió con parte de esas exigencias, pero su espíritu dialogante limó muchas asperezas. Su esposa Ana y sus hijas lo acompañaron en Etiopía hasta 1940. La duquesa se ocupaba de la Cruz Roja y de labores asistenciales, acompañada con frecuencia por Margarita y su hermana.

placeholder Ana de Orleans, madre de Margarita de Saboya-Aosta. (Dominio público)
Ana de Orleans, madre de Margarita de Saboya-Aosta. (Dominio público)

En 1938, Amadeo planificó la creación de un territorio en Abisinia para dar refugio a 1400 familias judías italianas. Proyecto que se vio interrumpido por el inicio de la guerra. En 1940 fue nombrado comandante general del ejército de África Occidental para hacer frente a las tropas británicas. Cuando en enero de 1941 estos, junto a las tropas de la Francia Libre (apoyadas desde Marruecos por su cuñado, el conde de París), la situación de las tropas al mando del duque de Aosta comenzó a empeorar progresivamente.

En enero de 1941, el depuesto emperador de Etiopía, Haile Selassie, regresó al país gracias a la ayuda británica, haciendo estallar una sublevación en su apoyo en todo el Imperio. En pocos días tomó el control de la mayor parte del país. En abril de 1941, las tropas italianas fueron expulsadas de Addis Abeba y Amadeo las condujo a reorganizarse en las montañas de Amba Alagi, en la región del Tigre. Durante un mes, Amadeo y unos 7.000 hombres resistieron el asedio del general británico Cunningham y sus 39.000 soldados. Antes de rendirse, Amadeo ordenó el regreso a casa de los soldados etíopes. Los británicos rindieron honores al príncipe y sus oficiales, como el general Cordero di Montezemolo.

Amadeo fue trasladado como prisionero de guerra a Kenia, donde comenzaron a manifestarse de manera grave sus dolencias respiratorias anteriores, agravándose con tuberculosis y malaria. Ingresado primero en el Hospital General de Nairobi, falleció en la Maya Canbery Nursing Home de la misma ciudad el 3 de marzo de 1942. Tras un funeral al que asistieron todas las autoridades de la colonia, fue sepultado con honores militares al lado de sus soldados fallecidos en el cementerio italiano de Nyeri, cercano a la capital de Kenia. La familia tuvo conocimiento del fallecimiento por la radio mientras residían en el palacio Pitti de Florencia. Todos se reunieron con los reyes en Nápoles, donde la ciudad se sumió en profundo duelo.

placeholder El emperador de Etiopía, Haile Selassie I. (Getty/Henry Guttmann)
El emperador de Etiopía, Haile Selassie I. (Getty/Henry Guttmann)

Años después, el emperador Haile Selassie, impresionado por la caballerosidad y valor del príncipe italiano, invitó a la duquesa Ana y sus hijas y a su sobrino, el joven duque Amadeo de Aosta, a visitar su corte y el país. Visitas que Ana, Margarita y María Cristina han repetido a lo largo de los años.

No acabaron las desgracias de la familia con el fallecimiento de Amadeo: el 8 de septiembre de 1943, tras el armisticio de Italia y la invasión alemana del país, Ana con Margarita y María Cristina y su cuñada Irene con su pequeño hijo Amadeo, de pocos meses de edad, fueron detenidos por las autoridades alemanas y trasladados primero a su residencia de Sartirana, cerca de Pavía, y luego al campamento de prisioneros de estado de Hirschegg, en Austria, al lado del lago Constanza. Las autoridades nazis pretendían deponer del trono a Víctor Manuel III y sustituirlo por el joven duque Amadeo de Aosta, de 8 meses de edad, bajo la regencia de su abuela, la duquesa viuda Elena, simpatizante de Mussolini. Los regios prisioneros permanecieron en su encierro hasta 1945 en severas condiciones, que marcarían sus vidas para siempre. Liberados por las tropas aliadas, regresaron a Nápoles en julio de ese año.

La caída de la monarquía italiana en 1946 condujo a Margarita y su familia al exilio, primero en Bélgica, donde residían los condes de París, y luego en Basilea, Suiza. Al cabo de poco más de un año, en 1947, el Gobierno republicano de Alcide de Gasperi autorizó la residencia en Italia de las dos cuñadas, las duquesas Ana e Irene, y sus hijos. Ana y sus hijas residieron en Florencia y en Sorrento. Los reyes de Italia permanecieron en el exilio hasta el final de sus vidas.

Margarita realizó estudios superiores de Historia del Arte, especializada en Egiptología en la Escuela del Museo del Louvre. Junto a su madre y hermana participó en muchos eventos de las familias reales de Europa de los años 50 en adelante, tanto reinantes, como los de Bélgica, Luxemburgo y Liechtenstein, como de las no reinantes. Por ejemplo, estancias en Estoril para visitar a las decenas de príncipes residentes en esa zona, el crucero por las islas griegas organizado por la reina Federica de Grecia, el gran baile de los duques Serra di Cassano en Nápoles, durante los Juegos Olímpicos de 1960 o los enlaces de los futuros reyes Balduino y Alberto de Bélgica y Juan Carlos y Sofía de España. Margarita también ha asistido, junto a su marido, hijos, hermana y sobrinos, a las bodas de las infantas Elena y Cristina y de los reyes Felipe VI y Letizia.

placeholder Margarita de Saboya-Aosta, junto a Paola y Alberto de Bélgica en la boda de su nieto Amadeo. (Cordon Press)
Margarita de Saboya-Aosta, junto a Paola y Alberto de Bélgica en la boda de su nieto Amadeo. (Cordon Press)

El 23 de diciembre de 1953 en la bella iglesia gótica del monasterio de Brou, en Bourg-en-Bresse, en el antiguo ducado de Saboya, y en medio de enorme entusiasmo popular y mediático, Margarita, conducida al altar por su primo el rey Humberto II de Italia, se casó con el archiduque Roberto de Austria-Este (1915-1966). Roberto era el segundo hijo del último emperador de Austria y rey de Hungría y Bohemia, Carlos I, fallecido con fama de santidad en su exilio de Madeira en 1922, y de la emperatriz Zita, nacida princesa de Borbón-Parma. Era hermano del archiduque Otto.

Roberto había heredado de su tío asesinado en Sarajevo, el archiduque Francisco Fernando, el legado histórico y títulos de los Austria-Este que habían reinado en Módena, Massa y Reggio, en el norte de Italia, desde el Renacimiento hasta 1859, cuando Víctor Manuel II de Saboya, bisabuelo de nuestra protagonista, invadió ese territorio. Con este matrimonio, Margarita enlazaba a los Saboya con el entramado de casas reales destronadas por su familia en las guerras de unificación italiana de la segunda mitad del siglo XIX: Austria-Este y Parma, emparentadas con los Borbones de Francia, de España y de las Dos Sicilias, con los Braganza de Portugal y con otras casas reales y principescas centroeuropeas.

El joven matrimonio se instaló primero en Mulhouse, en Francia, luego en París y Basilea (Suiza), donde Roberto ejerció de abogado y Margarita de experta en arte. Lo alternaban con frecuentes visitas a la duquesa Ana en Sartirana Lomellina y en Sorrento, y a su numerosa familia en toda Europa. Su hermana María Cristina se casó en 1967 en Brasil con el príncipe Casimiro de Borbón-Dos Sicilias (1938), miembro de otra dinastía destronada por los Saboya. Hijo del príncipe Gabriel de las Dos Sicilias, nieto del rey Fernando II, y de la princesa polaca Cecilia Lubomirska, Casimiro es primo hermano de la condesa de Barcelona y tío del actual duque de Calabria, Pedro de Borbón-Dos Sicilias. El matrimonio ha tenido 4 hijos: Luis Alfonso, Ana, Elena y Alejandro de Borbón-Dos Sicilias.

placeholder Pedro de Borbón-Dos Sicilias, duque de Calabria. (EFE/Emilio Naranjo)
Pedro de Borbón-Dos Sicilias, duque de Calabria. (EFE/Emilio Naranjo)

Margarita y Roberto de Austria-Este tuvieron 5 hijos. La archiduquesa María Beatriz nació en 1954. Se casó en 1980 con el conde Riprand de Arco-Zinneberg (1955-2021) y han sido padres de 6 hijas, entre ellas, Olympia, que se casó en 2019 con el príncipe Jean Christophe Napoleón, jefe de la familia imperial francesa. El archiduque Lorenzo, nacido en 1955, que se casó en 1984 con la princesa Astrid de Bélgica, hermana menor del rey Felipe I de los belgas. Sus 5 hijos, Amadeo, María Laura, Joaquín, Luisa y Letizia, tienen la doble titulación de Austria-Este y Bélgica. Amadeo hizo bisabuela de 2 pequeños a Margarita y María Laura anunció su compromiso matrimonial a finales de 2021. El archiduque Gerardo, nacido en 1957, se casó en 2015 con Iris Jandrasits. Del archiduque Martín, nacido en 1959, se especuló su posible noviazgo con la infanta Elena. Se casó en 2004 con la princesa Catalina de Isenburg-Birstein, hermana de la princesa Sofía, esposa del jefe de la Casa Real de Prusia, de quien ha tenido 4 hijos. Y por último, la archiduquesa Isabel, nacida en 1963, que se casó en 1999 con el conde Andrea Czarnocki-Lucheschi y tienen 5 hijos.

Las últimas apariciones públicas de Margarita han sido relacionadas con el enlace de su nieto Amadeo en 2014 con Elisabetta Rosboch de Wolkenstein y el bautizo de los hijos de este Ana Astrid, en 2016, y Maximiliano, en 2019.

El pasado lunes, día 10 de enero de 2022, apareció en la prensa internacional la noticia del fallecimiento en Basilea, a los casi 92 años de edad, de una de las grandes damas de la realeza, la archiduquesa Margarita de Austria-Este, nacida princesa de Saboya-Aosta y presente en la línea de sucesión al trono español. Solamente mencionando nombre y título, nos aparecen ya cuatro dinastías del orbe católico europeo, que han protagonizado innumerables hechos de nuestra historia común en los últimos mil años.

Kate Middleton Familia Real de Bélgica
El redactor recomienda