Loading

Loading

Menú
La reina Máxima de Holanda triunfa en una cena de gala con un vestido rojo y una vistosa tiara de rubíes
  1. Casas Reales
FAMILIA REAL HOLANDESA

La reina Máxima de Holanda triunfa en una cena de gala con un vestido rojo y una vistosa tiara de rubíes

Máxima lo ha vuelto a hacer. La reina de Holanda apareció increíble en la cena que ofrecieron la noche de este miércoles en honor al cuerpo diplomático. Te contamos los secretos

Foto: La reina Máxima en la cena con el cuerpo diplomático. (CP)
La reina Máxima en la cena con el cuerpo diplomático. (CP)

Máxima de Holanda, la reina de las tiaras, ha vuelto a dejarnos fascinados con un look de ensueño que ha combinado con joyas históricas. Ha ocurrido la noche de este miércoles en el Palacio Real de Ámsterdam, que ha sido escenario de la tradicional cena al cuerpo diplomático que los reyes de los Países Bajos ofrecen cada año por estas fechas. Se trata de un gran evento de gala en el que el protocolo manda frac para los hombres y vestido largo para las mujeres, además de tiaras, si es la que las tienen a su disposición. Y la argentina cuenta con más de 16 piezas distintas.

La reina ha vuelto a ofrecer una imagen muy regia gracias a la tiara del pavo real. Se trata de una joya que data de 1897 y que fue creada por la casa Johann Eduard Schürmann & Co para la reina Guillermina, bisabuela del actual rey, con rubíes que pertenecieron a la reina Sofía -anteriormente Würtemburg-, la primera mujer de su padre, el rey Guillermo III. El resultado fue esta pieza cuya parte superior recuerda a la cola de un pavo real, de ahí que reciba ese nombre.

placeholder Los reyes de Holanda. (CP)
Los reyes de Holanda. (CP)

La reina Guillermina dejó la diadema a su hija Juliana -madre de Beatriz-, quien la llevó como gargantilla en su investidura y esta, posteriormente, se la cedió a su segunda hija, la princesa Irene, por aquel entonces casada con Carlos Hugo Borbón-Parma, pretendiente carlista al trono español. Irene la lució hasta su divorcio, en 1981, y a partir de ahí se le perdió la pista a la tiara durante casi tres décadas, creciendo los rumores de que había sido vendida.

Sin embargo, Máxima fue la encargada de rescatarla en 2009, siendo todavía princesa de Orange. Su pasión por las joyas la llevó a pedirle a su suegra, Beatriz, poder lucirla en la cena que se ofreció en los Países Bajos con motivo de la visita de Estado de los reyes de Suecia. Desde entonces, la argentina la ha lucido con asiduidad, y también su hija Amalia la ha llevado, eligiéndola para la boda de Hussein y Rajwa de Jordania, y más recientemente, para la cena de gala con don Felipe y doña Letizia.

placeholder Máxima con la tiara y la gargantilla del pavo real. (CP)
Máxima con la tiara y la gargantilla del pavo real. (CP)

La tiara del pavo real forma parte de una parure formada por una gran gargantilla con la misma forma que la diadema, un gran broche, varios brazaletes y unos pendientes. En esta ocasión, la reina lucía todas las piezas, excepto el broche.

Es habitual que, para este evento, Máxima recicle algún vestido de años atrás. En 2018, por ejemplo, la veíamos con un Valentino vintage que llevó por primera vez en 2001, antes incluso de su boda y de convertirse en princesa de Orange; y en 2022 optó por un diseño rosa de Jan Taminiau que había estrenado en 2009. Este año ha vuelto a echar mano a su fondo de armario, recuperando un vestido rojo burdeos.

placeholder  La reina Máxima en la cena. (CP)
La reina Máxima en la cena. (CP)

Nos encontramos ante un diseño de Natan de manga larga, con escote barco y botonadura en la espalda. Máxima lo lució por primera vez en 2011, en una visita de Estado a Catar. Lo recuperó en 2012 para la celebración del Prinsjesdag y en el 2013 se lo vimos en sus primeras imágenes oficiales como reina de los Países Bajos. Ahora, once años después, lo ha vuelto a lucir en esta cena en el Palacio Real.

Máxima de Holanda, la reina de las tiaras, ha vuelto a dejarnos fascinados con un look de ensueño que ha combinado con joyas históricas. Ha ocurrido la noche de este miércoles en el Palacio Real de Ámsterdam, que ha sido escenario de la tradicional cena al cuerpo diplomático que los reyes de los Países Bajos ofrecen cada año por estas fechas. Se trata de un gran evento de gala en el que el protocolo manda frac para los hombres y vestido largo para las mujeres, además de tiaras, si es la que las tienen a su disposición. Y la argentina cuenta con más de 16 piezas distintas.

Máxima de Holanda
El redactor recomienda