'Lo que el viento se llevó' cumple 80: los descendientes de Escarlata y Rhett, marcados por la desgracia
  1. Celebrities
la película más vista de la historia

'Lo que el viento se llevó' cumple 80: los descendientes de Escarlata y Rhett, marcados por la desgracia

Se cumplen ochenta años del estreno de la cinta en Atlanta. Tantas décadas después, los medios aún reflejan noticias de los familiares de Vivien Leigh y Clark Gable

Foto: 'Lo que el viento se llevó' cumple 80: los descendientes de Escarlata y Rhett, marcados por la desgracia
'Lo que el viento se llevó' cumple 80: los descendientes de Escarlata y Rhett, marcados por la desgracia

A 'Lo que el viento se llevó' nunca se la llevó el viento. O, al menos, no se la llevó hasta hace poco, cuando la corrección política (y el estigma de ser tildada de racista) aún no había mermado la popularidad de la que, teniendo en cuenta la inflación, sigue siendo la película más vista de la historia. Este domingo, se cumplen ochenta años del estreno de la superproducción que mejor representa la época dorada de Hollywood, un cine artificioso y melodramático que seguramente nunca volverá. Las historias de sus protagonistas, Vivien Leigh (elegida entre cientos de actrices para encarnar a la egoísta heroína ideada por Margaret Mitchell) y Clark Gable, están suficientemente documentadas a estas alturas.

Pero ¿qué hay de sus descendientes?, ¿cómo viven los hijos y nietos de esos dos iconos que fueron (y son) Escarlata O'Hara y Rhett Butler? Aunque solo tuvieron un hijo cada uno de ellos (Gable tuvo dos más ilegítimos), las historias de los descendientes de estas dos leyendas que murieron jóvenes (Leigh a los 53 años y Gable a los 59) se han multiplicado en el tiempo, ampliando el campo del fenómeno a la prensa rosa.

[LEA MÁS: 'Lo que el viento se llevó, 80 años después... ¿Es una película racista?]

Fotograma de 'Lo que el viento se llevó'. (Cordon Press)
Fotograma de 'Lo que el viento se llevó'. (Cordon Press)

Cuando Vivien Leigh tuvo a su hija Suzanne, fruto de su primer matrimonio con Leigh Holman, ya peleaba por ser una actriz reconocida. Suzanne, que falleció en marzo de 2015 según confirmó en exclusiva Vanitatis, no vivió una vida de cuento de hadas. Su nacimiento se produjo en un momento complicado para la actriz, que por entonces se divorció para convertirse en pareja de otra leyenda interpretativa, Laurence Olivier. La relación entre madre e hija fue algo distante, pero años después, conforme fueron naciendo los tres hijos de Suzanne, Neville, Rupert y Jonathan, la Vivien abuela (carcomida por su desorden bipolar y la tuberculosis) se dio cuenta de que quizá había hecho mal descuidando la relación con ella. Los impulsos y la ambición juvenil empezaban a pasarle factura en su madurez, en la visión de esa hija a la que no conocía tanto como ella creía.

Hoy día, son los bisnietos los que siguen reverenciándola. Una de ellas, Sophie Farrington, dirigió un documental amateur para el que habló con muchas de las personas que rodearon a su bisabuela.

Los tres nietos de la actriz, Rupert, Neville y Jonathan, viven vidas profesionales alejadas del mundo del espectáculo. Ellos tampoco han estado exentos de polémica. En septiembre de 2017 pusieron a la venta unos 300 objetos de Leigh, entre los que se encontraba su diario personal. Joyas, vestidos, libros o muebles de la casa que compartió con Laurence Olivier formaban parte de la venta. Había, incluso, un dibujo de la estrella y su gato en casa. Muchos se preguntaron por qué los descendientes se deshacían de algo tan valioso. Don dinero, poderoso caballero, parecía ser el motivo de la venta.

Dibujo de Leigh con su gato. (Sotheby's)
Dibujo de Leigh con su gato. (Sotheby's)

La desgraciada saga Gable

La saga Gable gana en desgracias a la de Leigh. Este, de hecho, no ha sido su mejor año. El 24 de febrero de 2019, John Clark Gable fue hallado muerto con apenas 30 años. Residente en Texas, el joven trabajaba como actor y presentador de televisión. Aunque se le trasladó de inmediato al hospital Texas Health Presbyterian de Dallas por los servicios de urgencias, estos no pudieron hacer nada por salvarle la vida.

Clark Gable III. (Instagram)
Clark Gable III. (Instagram)

La tragedia ha sido un denominador común en la familia del mítico protagonista de 'Sucedió una noche'. Y no solo desde el accidente de avión que le costó la vida a Carole Lombard, su gran amor, sino por unos descendientes que, en muchos casos, no supieron encontrar su camino. El padre del joven Gable, también llamado John Clark, es de sobra conocido por la prensa sensacionalista de Estados Unidos. Enemistado con su familia, ni siquiera ha querido incluir a su propio hijo en el mausoleo familiar. "No estará y no voy a pagar por nada de eso", dijo públicamente. Su hija, llamada Kayley, le contestó a través de un post de Facebook.

"Que te jodan, John. Tú eres el que nos colocó con drogas y se drogó en frente de nosotros cuando éramos niños. Nos torturaste. Especialmente a Clark. Estoy asqueada de ser pariente tuya". En ese 'asqueamiento' al que hace referencia tiene que ver el largo historial de adicciones de John Clark. También por el desprecio por los suyos que ha manifestado durante años. Gable hijo ha sido una mina para los medios: en 2013, por ejemplo, fue detenido por conducir bajo la influencia de las drogas.

Nada de eso parece afectar al mito en torno a la película. Incluso cuando se ve envuelta en la polémica. En agosto de 2017, el icónico cine Orpheum, de Memphis, decidió retirar las reposiciones de la cinta de su programación veraniega. A través de Facebook, los asistentes a la primera proyección se quejaron del retrato que 'Lo que el viento se llevó' ofrece de la gente de color y de la perspectiva sudista de la guerra civil americana. Durante décadas y décadas, la película ha sido considerada el sumun de Hollywood, el cine entendido como arte colectivo, el espectáculo histórico con personajes de altura. 80 años después, solo la corrección política (y no la desgracia de los descendientes de los protagonistas) puede hacer que se la lleve el viento.

Hollywood Vivien Leigh
El redactor recomienda