Logo El Confidencial
vida saludable

Vuelve de vacaciones sin tripita: hoteles con menús bajos en calorías

La tripa cervecera es al verano como el chiringuito y el tinto, de su parentela. ¿Y si nos abrazáramos a los menús saludables también en vacaciones?

Foto: Lubina a la plancha con almejas, brécol y pipirrana de verduras, un plato del programa Gourmet Saludable de Barceló
Lubina a la plancha con almejas, brécol y pipirrana de verduras, un plato del programa Gourmet Saludable de Barceló

La tripa cervecera es al verano lo que el chiringuito y el tinto, de su parentela. Tanta jarra de cerveza "más fría si puede ser", tanto espeto de sardinas asado a nuestro favor, tanto terraceo, picoteo y otros vicios gastronómicos, y tanto dejarse llevar por los placeres estivales, siempre mayúsculos, que al final olvida uno aquel propósito disfrazado de sencillo que era comer sano. Esta vez tampoco tenemos excusa: hay hoteles con menús saludables que incluso son gourmet. O sea, que nos podemos chupar los dedos mientras velamos por nuestra belleza y salud. Le robamos a la cadena hotelera Barceló la idea de "hedonismo responsable". Somos tan seguidores de Epicuro que nos cuesta sacrificar el placer incluso por ahorrarnos la visita al médico o al dietista.

1.  APÚNTATE AL ‘GOURMET SALUDABLE’

Ya lo ha hecho uno de los grandes grupos hoteleros de España. Y nosotros con ellos. Porque se han sacado de la manga esto del placer sano, jugando a ser Epicuro y sin contar las calorías. Y es que ya lo ha hecho alguien por nosotros. Porque el Gourmet Saludable (también en versión infantil) es la institucionalización del comer sano por parte del grupo Barceló. Quieren "dar rienda suelta a los antojos del paladar con la seguridad de que estamos comiendo bien". O con un argumento más científico: "Empleando las más eficaces técnicas e I+D al servicio de la nutrición y el sabor".  Esta conjunción casi astral de elaboración gastronómica y reducido aporte calórico se puede probar ya en el Hotel Barceló Sants de Barcelona. El aceite de oliva es quien nos guía por este menú. La parte nutricional del proyecto está en manos del doctor Antonio Escribano, especialista en Endocrinología y Nutrición. 

EN EL MENÚ. Están calculadas las calorías. Huevos revueltos a los tres pimientos con patatas a dados y cebolletas (140), solomillo de ternera con esfera de queso y mostaza con judías y brócoli (270) o lomo de rodaballo con piña confitada con naranja y jengibre (117). De postre: bizcocho de aceite con aroma de naranja y sorbete de mandarina (119). Para los pequeños: pizza de jamón de pavo con pollo y mozzarella (61).

DÓNDE. En Barcelona (Plaça dels Països Catalans, s/n).

2. COCINA SANA Y MACROBIÓTICA CON TOQUES MEDITERRÁNEOS Y JAPONESES EN EL SHA WELLNESS CLINIC

En este hotel todos los caminos llevan al bienestar. Son las termas del siglo XXI, que en época de Pío Baroja -médico en la ciudad balnearia de Cestona (Guipuzcoa)- habrían sido tachadas y con razón de futuristas. Pero ya están aquí. En el restaurante gourmet, que se llama Shamadi, tienes para comer cocina saludable y macrobiótica hecha de ingredientes orgánicos y con toques mediterráneos y japoneses, tan de moda. Al final, lo que tiene que ver con la relajación viene de oriente. Su reto es demostrar que se puede comer sano y exquisito a la vez. ¿El truco? Aprovecharse de los manjares de temporada (escuchar a la tierra, todo un mantra) y exprimir el néctar de los alimentos sin alterar su esencia. ¿Los objetivos? Ambiciosos: perder peso, reequilibrar el organismo o cambiar hábitos de vida. El restaurante Shamadi se asoma a la bahía de Altea. 

EN EL MENÚ. El Sha Wellness Clinic ha desarrollado su propia dieta con la ayuda del experto en macrobiótica Michio Kushi: la dieta Sha, basada en productos orgánicos y ecológicos. Arroz, trigo, avena y alforfón (trigo sarraceno) naturales, derivados de la soja como el miso, el tofu, el shoyu (salsa) y el tempeh, las algas marinas como nori o kombu, y lo que llaman "la cornucopia de vegetales frescos del jardín". Entrarás en el mundo Sha, otro estilo de vida, en busca de la armonía.

DÓNDE. En Alicante (Verderol, 5. El Albir)

3. RACHEL’S ORGANIC FOOD, EL RESTAURANTE DIETÉTICO DEL HOTEL PUENTE ROMANO BEACH RESORT

En este resort a pie de playa que es el Puente Romano, grandilocuente lo mires como lo mires, te puedes poner las botas de siete leguas. Porque tiene siete restaurantes pensados para viajar. Está el Namazake y el Sea Grill pero también el Rachel’s, que es una alabanza a la cocina 100% natural, con protagonismo especial para los zumos (el 'relajante' lleva piña, manzana, lima y hierbabuena, y el 'rico en vitaminas', manzana, zanahoria y espinacas). Está al lado de una de las piscinas del complejo hotelero, pero escondido en un rincón en busca de intimidad y rodeado de jardines. Te tentarán sus cócteles de frutas y hortalizas.

EN EL MENÚ. Por la mañana, ‘desayuno con diamantes’, con zumo de naranja, muesli e incluso champán, o el Be Natural, con corazón de lechuga romana, manzana, plátano o soja, y todos los panes del mundo para elegir. Para después, aperitivos como el paté de zanahoria o las crudités; primeros platos como la sopa de melón o una ensalada diseñada por ti, y segundos, como la hamburguesa de tofu o el arroz thai con legumbres y soja. Para beber, era de imaginar la cerveza orgánica, el vino ecológico y una nutrida carta de aguas.

DÓNDE. En Marbella, Málaga (Bulevar Príncipe Alfonso von Hohenlohe, s/n).

4. EL PALASIET: UN HOTEL CON TERMAS MARINAS QUE PRESUME DE BUENA (Y POCO CALÓRICA) MESA

Las termas marinas ya le ponen a uno los dientes largos, pero aún hay más, como en las entregas del Super Ratón de Terrytoons. Así que no se vayan todavía: el restaurante El Palasiet ofrece vida sana y delicias culinarias. De nuevo, los que teníamos por contrarios se atraen. Lo han conseguido el jefe de su cocina, Francisco Clausell, y su especialista en nutrición, Irene Domínguez. No es que forme parte del Club de Restauración para Celíacos de la Comunidad Valenciana, que por fin pueden comer fuera de casa, sino que es también restaurante cardiosaludable, vegetariano, con menú ligero, dietético con planes de adelgazamiento y sano con productos específicos para otros colectivos. Como suena.

EN EL MENÚ. En cada sección de la carta, los platos ligeros están identificados con una L, pensados para quienes no quieren engordar. Hay dietas especialmente diseñadas para perder peso, según parámetros nutricionales determinados y con supervisión médica. En los menús cardiosaludables, el 30% de los primeros platos son verduras.

DÓNDE. En Benicasim, Castellón (C/Pontazgo, 11).

Estilo
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios