Logo El Confidencial

Vinyasa, ashtanga, hatha... Averigua qué tipo de yoga está hecho para ti

Antes de entonar el 'ommmmmm' y lanzarte a la esterilla, párate a pensar cuál es la modalidad que más te conviene. Luego ya saludarás al sol o harás la postura del perro

Foto: El yoga te hará ver la vida de otra manera. (Foto: H&M)
El yoga te hará ver la vida de otra manera. (Foto: H&M)

¿Eres más de saludos al sol o de la postura del perro (y no estamos hablando de posiciones de alcoba, que conste)? El yoga está viviendo un nuevo renacer, al que quizá hayas pensado en sumarte, pero antes de entonar el ‘ommmmmm’ es recomendable averiguar qué modalidad es la que mejor se adapta a ti y a tus circunstancias.

Como recuerda Mercedes de la Rosa, cofundadora de Zentro Urban Yoga, “existen muchos tipos de yoga, unos más físicos, otros más filosóficos y otros más restaurativos. Escoger uno u otro dependerá de muchas cosas, pero especialmente de lo que estés buscando en ese momento concreto de tu vida”.

Tu cuerpo y tu mente te lo agradecerán. (Foto: Zentro Urban Yoga)
Tu cuerpo y tu mente te lo agradecerán. (Foto: Zentro Urban Yoga)

Y es que hay quien nunca ha puesto los pies en un ‘mat’ y quien es todo un experimentado (compi)yogui y lo que quiere es seguir avanzando en sus asanas. En todo caso, como recuerda esta experta, lo ideal es practicar esta disciplina mitad deportiva mitad meditativa entre dos y cuatro veces por semana, dependiendo de la disponibilidad que se tenga. Y añade: “Tradicionalmente, el yoga se practicaba en ayunas por la mañana y todavía hay gente que lo hace, pero al final lo mejor es adaptarlo a nuestra vida”.

A la carta

Pues, eso, adaptémoslo. Mercedes de la Rosa nos da las pautas para elegir adecuadamente la mejor modalidad ante estos cinco supuestos tan reales como la vida misma:

1. Si buscas algo que te desestrese después de largas jornadas de trabajo, lo tuyo es…

Vinyasa, un tipo de práctica dinámica, física y fluida que encadena distintas posturas a través de la respiración. Trabaja la fuerza, la resistencia, la flexibilidad, ayuda a tonificar el cuerpo y a mejorar el equilibrio y la concentración. Cada sesión es distinta y se realiza con música.

2. Si buscas algo que te aporte energía, lo tuyo es...

Ashtanga, porque es una práctica vigorosa y físicamente demandante. Encadena posturas a través de la respiración siempre en unas mismas series. Se realiza sin música y se acaba convirtiendo en una meditación en movimiento. Consigue que el practicante se ponga en forma físicamente, aumenta la vitalidad y calma la ansiedad.

3. Si eres una persona con sobrepeso, lo tuyo es…

Iyengar o cualquier yoga que haga énfasis en el alineamiento. Este tipo de yoga aguanta las posturas durante un rato y utiliza ayudas como bloques, cintas o mantas para entrar y salir de ellas y evitar así lesiones.

4. Si eres novato en estas lides, lo tuyo es…

Hatha, básico para conocer la base de esta disciplina. Eso sí, es importante que encuentres un buen profesor. Esta modalidad combina el movimiento con la respiración y viene a ser la madre de la mayoría de las variedades de yoga que practicamos en Occidente.

 5. Si ya tienes experiencia en el yoga estándar, lo tuyo es…

El Power o el Flow, pues te permitirán fluir un poco más en tu práctica, encadenando series de posturas que igual nunca antes habías practicado.

¿Tienes un dispositivo móvil iOS o Android? Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas nuestros consejos sobre moda, belleza y estilo de vida. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aquí.

Estilo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios