Logo El Confidencial
EN TRES PASOS

Contouring para cejas: la última obsesión de maquillaje en Instagram

Te explicamos cómo cambiar las facciones de tu rostro retocando tan solo la forma de tus cejas

Foto: Contouring para cejas: la última obsesión de maquillaje en Instagram

Parecía que esto de jugar con las luces y las sombras era parte del pasado, que nos habíamos hartado de ver tutoriales, que habíamos optado por dejárselo al maquillador de Kim Kardashian, que, en definitiva, el contouring estaba muerto... Pues nada más lejos de la realidad, ¡qué viva el contouring! Y es que no hay nada más mágico en el mundo del maquillaje que la forma de poder darle a nuestro rostro la nariz afinada o los pómulos perfectos con los que siempre hemos soñado.

Pero si a pesar de sus ventajas estás harta del 'sombra aquí, sombra allá', no te desesperes porque existen otras formas de contouring que nada tienen que ver con esta técnica, pero que consiguen los mismos resultados. Una de ellas reside en el diseño de nuestras cejas. “El diseño de cejas personalizado puede transformar por completo el rostro de una persona”, afirma Jared Bailey, portavoz mundial de Cejas para Benefit Cosmetics, marca conocida por ser una de las pioneras en traer a nuestro país los Brows Bar (o bares de cejas), donde son expertos en esta materia. Así que antes de lanzarte a quitar pelitos con las pinzas, sigue leyendo.

Puede sonar exagerado, pero unas cejas bien diseñadas pueden agrandar los ojos, afinar la nariz y cambiar el contorno del rostro. Si no te lo crees, pongamos el ejemplo de Cara Delevingne: a parte de poner de moda unas cejas más gruesas, ¿crees que la modelo sería la misma si se las afinásemos o retocásemos su arco? Según nos explica Jared Baylie, el proceso de contouring con las cejas comienza con el Brow Mapping, un protocolo establecido por los profesionales de Benefit en el que se marcan tres puntos a tener en cuenta para dar la forma correcta y se trabaja la ceja a partir de ellos.

Mascara Couture Brow, de Yves Saint Laurent; Light Brow Kit, de Bobbie Brown; Crayon Sourcils, de Chanel; Gimme Brow, de Benefit.

PUNTO 1: EL INICIO DE LA CEJA

Esta relacionado con el centro del rostro, por lo que se parte desde nuestra nariz. “Identificar el punto de inicio de la ceja es esencial para afinar o ensanchar la nariz”, explica Jared. 

Encontraremos el punto en el que la ceja debe comenzar trazando una línea imaginaria que vaya desde la aleta de la nariz hasta la ceja. La óptica establece que cuanto más juntas estén las cejas, más fina parecerá la nariz y viceversa. ¡Ojo! Tampoco se trata de ir cejijunta...

PUNTO 2: EL ARCO DE LA CEJA

Se trata de encontrar el punto exacto en el que las cejas deben arquearse. Para ello, traza una línea imaginaria desde la aleta de la nariz, que pase por el iris del ojo y que termine en la ceja. “Cuanto más subamos el arco de la ceja, más redondos parecerán los ojos y cuanto más bajo se encuentre este punto, más alargaremos la forma de los mismos”, explica Jared. Esto crea una ilusión óptica que tan solo los maestros del maquillaje son capaces de lograr con iluminadores, sombras de ojos y correctores. 

Brows a go-go, de Benefit; Brow Box, de Urban Decay; Brow Seal, de Make Up Forever; Eyebrow Pencil, de Kiko.

PUNTO 3: EL FINAL DE LA CEJA

El último paso consiste en averiguar dónde debería terminar la ceja. También partiendo desde la aleta de la nariz, traza una línea imaginaria que pase por el lado externo del ojo. Alargar o acortar la ceja permite redondear o afinar la forma del óvalo facial. “A las personas con el rostro redondo les recomendamos que luzcan unas cejas más largas, para que parezca más ovalado. De la misma forma, las personas con el rostro más alargado deberán llevar las cejas un poco más cortas para redondearlo”, explica Jared. 

Belleza

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios