Logo El Confidencial
salud & belleza

Diez formas de hidratarte sin beber agua

Para muchas, beber dos litros de agua diarios resulta misión imposible. La buena noticia es que también podemos hidratarnos con lo que comemos y bebemos

Foto: Come agua, sí como lo lees. (Imagen: Caju Gomes)
Come agua, sí como lo lees. (Imagen: Caju Gomes)

Porque no solo el agua puede hidratarte, toma nota: “Los alimentos pueden representar aproximadamente el 20% de la ingesta diaria de líquidos. Lo ideal es tomarlos en ensaladas, entre horas o incluso añadirlos a refrescantes smoothies”, aconseja la psicóloga nutricionista Itziar Digón. Estos son los más refrescantes:

Sandía. Es una de las frutas más ricas en agua que existen. Exactamente está compuesta por un 93% de líquido, lo que la convierte en una fruta muy refrescante, si la mantienes en el frigorífico. Además es rica en licopeno. “Este antioxidante -que se encuentra en frutas y verduras de color rojo ayuda a cuidar nuestro cuerpo frente al efecto de los radicales libres”, asegura la nutricionista Amil López Viéitez.

Melón. El 90% de su peso es agua y es rica en vitaminas A, C, E y flavonoides, todos poderosos antioxidantes que luchan contra los radicales libres y el envejecimiento prematuro de la piel. “También contiene potasio, calcio y zinc, minerales que mantienen en forma el sistema nervioso y muscular. Y es baja en grasas y calorías, tan solo 34 calorías por 100 gramos”, según Digón.

Papaya. Está compuesta en un 89% de agua, contiene muy pocas calorías y tiene un bajo contenido en azúcar. “Es rica en vitamina C y provitamina A, dos sustancias necesarias para luchar contra el fotoenvejecimiento -manchas, arrugas y flacidez-.Y contiene potasio, esencial para el funcionamiento del sistema nervioso y el aparato digestivo”, apunta la doctora López Viéitez.

Aguacate. “No solo es necesaria agua, las grasas insaturadas también son necesarias para el equilibrio celular, sobre todo a nivel de membranas”, advierte la Dra. López Viéitez. Precisamente, el aguacate es una fruta rica en grasas saludables (ácidos grasos monoinsaturados), además de en 20 vitaminas y minerales, que hidratan y protegen del sol a las pieles secas y envejecidas.

Tomate. Tiene un 92% de agua y es una gran fuente de licopeno y vitaminas A y C, antioxidantes que luchan contra los radicales libres que se producen en la piel por la exposición solar. También salvaguarda nuestro pelo y dientes del paso de los años. “Y contiene potasio y bajos niveles de sodio, lo que ayuda a evitar la retención de líquidos y a eliminar toxinas”, asegura Digón.

Pepino. Es la verdura con mayor cantidad agua, hasta un 95%. Además es muy baja en calorías y una importante fuente de vitamina K, necesaria para mantener una adecuada coagulación de la sangre y las ojeras a raya.

Lechuga. Posee un 93% de agua, es muy diurética y carminativa por lo que ayuda a evitar la flatulencia. También aporta una gran cantidad de vitamina K antiojeras, minerales, betacarotenos y flavonoides antioxidantes que luchan contra la formación de radicales libres. “Y es rica en lactucina, un principio sedante que ayuda a calmar los nervios y a dormir mejor”, asegura López Viéitez.

No solo agua

“La leche es una excelente fuente de calcio que mantiene los huesos en óptimas condiciones. Además, los productos con lactosa son mejores que el agua y las bebidas deportivas para la rehidratación y la recuperación corporal después de hacer ejercicio”, asegura Itziar. Otras bebidas que debes tener en cuenta son el té y el agua de coco.

Leche desnatada. “Al ser desnatada no contiene grasas ni calorías (contiene únicamente un 7% de las grasas y calorías que tiene la leche entera) y es una fuente de calcio y fósforo, minerales que nutren nuestros huesos”, según Amil. También contiene vitaminas, sobre todo del grupo B, que son las que ayudan a mantener la salud del cabello, la piel y las uñas.

Agua de coco. Contiene un 94% de agua además de potasio, magnesio, sodio, calcio y fósforo, cinco electrolitos imprescindibles para el organismo. Tiene muy bajo contenido en azúcar y calorías. “Y efectos muy similares a las bebidas deportivas en cuanto a rehidratación. Incluso puede utilizarse como bebida rehidratante en caso de diarrea y síntomas de deshidratación”, según Digón.

Té helado. El té helado o té frío es una bebida preparada a partir de infusión de té verde, té rojo o té blanco y se puede mezclar con limón o lima. “Es una bebida refrescante rica en minerales diuréticos, como el potasio, que ayuda a eliminar toxinas. Además es rico en cafeína, con acción quemagrasas, y catequinas antioxidantes”, asegura la Dra. López Viéitez.

Un truco. Si bebes alcohol, añade hielo. Es evidente que el alcohol deshidrata, pero puedes reducir ese efecto agregando hielo a la bebida. De esta forma te mantendrás hidratado a medida que el hielo se derrite. O si lo prefieres, intenta beber un vaso de agua por cada copa que consumas.

Belleza

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios