Logo El Confidencial
Ni un día sin lectura

¿Sabías que el prospecto de tus cosméticos puede hacerte rejuvenecer?

Utilizar los gestos correctos en tu rutina de belleza potencia la eficacia de la fórmula y, no, no te va a ocupar más tiempo

Foto: ¿Qué debes saber de tus cosméticos? (Unsplash)
¿Qué debes saber de tus cosméticos? (Unsplash)
Autor
Tiempo de lectura4 min

Los prospectos de cremas, sueros, limpiadoras, etc, incluyen siempre un sencillo manual de aplicación acompañado de imágenes muy ilustrativas con la idea de facilitar la tarea de la usuaria. Algo muy simple. Media docena de líneas y flechas dibujadas en un carita que indican el modo y la dirección de los movimientos. Todo perfecto y, de verdad, agradecidísimas por el consejo, pero, pensamos, se lo podrían haber ahorrado porque en realidad ¿hay alguien que los siga?

[LEER MÁS. De Perricone MD a Dr. Jart: ahora los cosméticos (por fin) los crean los médicos]

Cada cual se aplica el cosmético como Dios le dio a entender: con la yemas de los dedos o las palmas de las manos, presionando más de la cuenta, de abajo a arriba o al revés, desplazando la piel, estirándola, así, con mucha energía, para que penetre mejor y, sobre todo, para acabar cuanto antes y seguir con lo nuestro. Al fin y al cabo, nos justificamos, lo importante es el producto; los masajitos están bien para relajarte en un centro de belleza pero en casa da más pereza y seguro que tampoco hay tanta diferencia.

La cantidad de producto o la forma de aplicarlo pueden ser el secreto de sus resultados. (Unsplash)
La cantidad de producto o la forma de aplicarlo pueden ser el secreto de sus resultados. (Unsplash)

La importancia de entrenar el rostro

Pues estamos equivocadas. Repetir malos movimientos noche tras noche es un pequeño atentado contra la piel, un desastre que no se aprecia en el momento pero que, a la larga, aumenta la flacidez, remarca las arrugas y acaba con la luz y el buen color. ¿Tanto? Tanto. Esther Sansi (@sansi_farma) lo explica con una claridad meridiana. “Si tenemos en cuenta que, salvo para comer o sonreír, apenas ejercitamos los 43 músculos que conforman el rostro, aplicar una crema con los movimientos correctos resulta muy beneficioso porque “entrenan” la musculatura facial.

La posología de la cosmética. (Unsplash)
La posología de la cosmética. (Unsplash)

A medida que pasan los años, la piel pierde elasticidad y las almohadillas de grasa que hay entre la piel y el músculo se van haciendo cada vez más delgadas y se atrofian, provocando que la cara 'se caiga'. Como en el resto del cuerpo, si ejercitamos los músculos evitaremos el descolgamiento y aportaremos firmeza y flexibilidad. Lo notareis en las mejillas, que se ven más llenas, y en la línea de las mandíbulas, más definida. “Pero además los buenos gestos al aplicar cualquier cosmético activan la circulación, eliminan toxinas y el aporte de oxígeno que llega a las células aumenta”.

Lleva el mismo tiempo hacerlo bien que mal

Al fin y al cabo, cumplimos como señoras con la rutina nocturna habitual, que pasa por la limpiadora, el tónico o loción, un suero o una ampolla, una crema y un contorno de ojos. Y con su aplicación (mal hecha, generalmente). “Lo único que tenemos que hacer es cambiar los malos gestos por otros buenos y repetirlos noche tras noche. Un buen día, nos daremos cuenta de que los repetimos sin darnos cuenta, de forma mecánica, dice la farmacéutica Ana Gallego, creadora de la firma Sileä (silea.es). Y esto no añade tiempo a la rutina: “Cuando veas que la piel ha absorbido casi por completo la crema, tu trabajo habrá terminado”.

Del correcto uso de los cosméticos dependen sus resultados. (Unsplash)
Del correcto uso de los cosméticos dependen sus resultados. (Unsplash)

¿El contorno de ojos se aplica como el sérum?

No, de la misma forma que en el gimnasio no haces solamente sentadillas para modelar el cuerpo. “El tónico, por ejemplo –explica Ana–, conviene aplicarlo con un algodón, suavemente y siempre en sentido ascendente. Las cremas, ampollas o sérum se aplican con un ligero masaje de las palmas de las manos, sin apenas presión para no desplazar los tejidos, y siempre en sentido ascendente.

En las zonas donde haya arruguitas, podemos pellizcar ligeramente pero siempre de forma perpendicular a la dirección de la arruga para estimular la circulación y crear un efecto de relleno porque si lo hacemos en el mismo sentido, reforzaremos su presencia. En cuanto a las fórmulas para el contorno de ojos, se aplican con pequeñas presiones de la yema del dedo corazón de ambas manos para estimular la circulación y drenar, una técnica que mejora las ojeras y evita la aparición de bolsas”.

Cómo cuidar el contorno de los ojos.  (Unsplash)
Cómo cuidar el contorno de los ojos. (Unsplash)

¿Qué vamos a notar en la piel y cuándo?

“Más firmeza, más luz, arrugas menos dibujadas y una apariencia más sana y joven”, dice Esther Sansi sin dudarlo. “En dos semanas de rutina disciplinada, los primeros resultados se empiezan a notar a las dos semanas y aumentan cada día”. ¿Verdad que tendríamos que aceptar el reto?

Belleza

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios