Cómo mantener la piel hidratada cuando hace frío: manual de las brumas faciales
  1. Estilo
  2. Belleza
Siempre a mano

Cómo mantener la piel hidratada cuando hace frío: manual de las brumas faciales

Con la bajada de las temperaturas, toca hacer un esfuerzo extra para mantener la correcta hidratación de la piel y comenzar a utilizar una bruma facial a diario puede ser la solución

Foto: Cómo mantener la piel hidratada cuando hace frío: manual de las brumas faciales
Cómo mantener la piel hidratada cuando hace frío: manual de las brumas faciales

La condiciones meteorológicas del otoño y del invierno no solo nos obligan a cambiar de armario, también hay que acondicionar el cuidado de la piel, para cubrir sus necesidades durante las estaciones más frías. Las bajas temperatura, la calefacción y el viento son ahora los tres principales enemigos de la piel ya que la resecan enormemente, favoreciendo su sensibilidad, irritación y descamación.

Foto:  Por qué hay que cambiar de hidratante cada estación, especialmente en otoño

El rostro es la zona más expuesta a las agresiones externas. Cuando comienza a hacer frío, cubrimos el resto del cuerpo con prendas, mientras que nuestra cara siempre permanece al descubierto. Durante el verano aplicamos un fotoprotector para evitar el daño solar, sin embargo, ¿cómo protegemos la piel cuando hace frío?

Mejorar la hidratación de la piel en invierno es fundamental para mantenerla en buen estado. (Getty)
Mejorar la hidratación de la piel en invierno es fundamental para mantenerla en buen estado. (Getty)

Asegurar una buena hidratación de la piel es infalible para evitar que esta pierda agua, se deshidrate, reseque y su función barrera se dañe. Piensa por ejemplo en qué les ocurren a tus labios cuando hace mucho frío; se resecan y pelan, aumentando su sensibilidad. Con la piel del rostro pasa lo mismo, aunque su reacción no es tan extrema. El frío o el viento favorecen su deshidratación, por no hablar del daño que puede generar la constante exposición de la piel a un ambiente con calefacción. Su calor seco reseca la piel de mismo modo que el aire acondicionado. Estas agresiones dañan el manto hidrolipídico de la piel, lo que favorece esa pérdida de agua y acelera el proceso de deshidratación.

Por estas particulares condiciones meteorológicas, las cremas muy nutritivas, de texturas ricas, con ácido hialurónico y multivitamínicas, especialmente con vitamina E, que mejora la hidratación, se convierten en la mejor elección. La hidratante de las estaciones más frías “debe ser una hidratante alta en nutrientes, capaz de regenerar la piel. Lo más importante es estabilizar la piel durante el otoño y fortalecerla de cara al invierno”, explica Esther Sansi, experta en dermocosmética y en el cuidado de la piel. Pero, con el paso de las horas, mantener esa hidratación puede ser algo engorroso, es entonces cuando las brumas hidratantes pueden ayudar a refrescar esa hidratación y sellar la piel, reforzando su barrera.

La bruma hidratante sella la piel e impide la pérdida de agua. (Imaxtree)
La bruma hidratante sella la piel e impide la pérdida de agua. (Imaxtree)

Elegir una buena bruma facial dependerá siempre de las necesidades concretas de tu piel optando por componentes calmantes, en el caso de que sea muy sensible, etc. Aunque muchas brumas están elaboradas con un pequeño porcentaje de alcohol, este puede resecar la piel. Los ingredientes botánicos y los extractos frutales son más que bienvenidos por ese poder nutritivo y calmante, además de ser una auténtica fuente de vitaminas. Tampoco pierdas de vista las brumas elaboradas con agua termal, otro interesante ingrediente que hidrata, calma y puede aplicarse sobre todo tipo de piel.

Desde Guerlain nos dicen que también existe un correcto movimiento para mejorar su aplicación: "Ni en círculos, ni sobre el centro del rostro. El gesto recomendado es dibujar una Z mientras se presiona dos o tres veces el producto, comenzando por la parte superior izquierda de la frente hasta llegar a la parte inferior derecha de la mandíbula".

via GIPHY

Para lograr el mejor resultado, puedes pulverizar las brumas hidratantes como paso final de tu rutina de cuidado de la piel, después de que esta haya absorbido la crema hidratante para sellar esa hidratación, dejándola sola o convirtiéndola en una prebase de maquillaje. Por supuesto, si pulverizas cualquier bruma sobre el maquillaje, mejorarás su fijación además de lograr un plus de jugosidad. Por supuesto, el uso estrella de las brumas es el de rehidratar la piel en cualquier momento, tantas veces como quieras, sin sensación de pesadez y logrando una rápida absorción instantánea. Así que nada como un buen shopping de brumas hidratantes para tener las cosas claras y la piel sellada y nutrida.

Parure Gold Mist, de Guerlain (40€)

El oro es el codiciado ingrediente con el que esta bruma de adictivo aroma logra potenciar la luminosidad de la piel al instante. Además de su poder nutritivo, crea una barrera sobre la piel que protege de la contaminación y de los radicales libres que aceleran el envejecimiento. Formulada con extracto de equinacea, péptidos y glicerina vegetal, no solo mejora la hidratación de la piel sino que también ayuda a fijar el maquillaje.

Parure Gold Mist, de Guerlain.
Parure Gold Mist, de Guerlain.
COMPRA

Agua de Uva, de Caudalíe (12,99€)

Con un agradable aroma a uva prensada, actúa como una capa hidratante que además sella la piel, pero sin dejar sensación pegajosa. A diferencia de otras brumas, su textura es algo más densa, aportando una intensa nutrición. Rica en calcio, potasio, polisacáridos hidratantes y oligoelementos calmantes propios de las aguas termales. Calma, hidrata y reduce la sensibilidad de la piel.

Agua de Uva, de Caudalíe.
Agua de Uva, de Caudalíe.

COMPRA

Refresh, de My Clarins (19,99€)

Puede hacer las veces de fijador o de bruma hidratante. Sus propiedades vienen directamente de las frutas de su fórmula: agua de coco biológica, extractos de higo, de pepita de acerola, además del extracto de rosa de los Alpes, que aportan hidratación, iluminan y reequilibran la piel al instante. Sin alcohol.

Refresh, de My Clarins.
Refresh, de My Clarins.
COMPRA

Hydra Life Brume Sorbet Énergisante, de Dior (34,99€)

Para cumplir con tres funciones: hidratante, energizante e iluminadora, en su fórmula se cuelan la vitamina C -potente antioxidante- y la flor de haberlea, que, además de devolver la luz a la piel, refuerzan sus barreras naturales. Su textura gel emulsionado y fragmentado en microgotas permite mejorar la hidratación sin pesadez, facilitando el aplicar capa sobre capa.

Hydra Life Brume Sorbet Énergisante, de Dior.
Hydra Life Brume Sorbet Énergisante, de Dior.
COMPRA

Water Bank Moisturizing Mist, de Laneige (16,99€)

En la cosmética coreana tampoco podrían faltar las brumas hidratantes, en este caso con agua purificada hidroionizada para calmar cualquier tipo de piel. Aunque se trata de una fórmula muy hidratante y se recomienda para pieles secas, al tratarse de una bruma de rápida absorción, las grasas no notarán un acabado graso sino muy refrescante.

Water Bank Moisturizing Mist, de Laneige.
Water Bank Moisturizing Mist, de Laneige.
COMPRA

Glow Coco Hydrating Mist, de Huda Beauty (35,99€)

Se puede utilizar como primer, como fijador de maquillaje o como bruma hidratante que reaplicar a lo largo del día para evitar que la piel pierde agua. Gracias al agua de coco, leche de coco y aceite de coco, además de oler de maravilla, permite una intensa hidratación que potencia la luminosidad de la piel.

Glow Coco Hydrating Mist, de Huda Beauty.
Glow Coco Hydrating Mist, de Huda Beauty.
COMPRA

Rosewater Mist With Witch Hazel, de Boscia (24,99€)

Está elaborado con dos potentes ingredientes hidratantes: hamamelis y agua de rosas, con los que la piel queda tonificada y sin sensación de tirantez o sequedad. Tampoco faltan el aceite de jojoba y la camomila para completar su función calmante e hidratante. Sin alcohol.

Rosewater Mist With Witch Hazel, de Boscia.
Rosewater Mist With Witch Hazel, de Boscia.

Frío Tendencias de belleza Belleza frío Hidratante
El redactor recomienda