Logo El Confidencial

Rita Ora y Heidi Klum demuestran que la ropa de deporte es el nuevo perfume de celebrity

Más de 500 perfumes creados por un personaje famoso alcanzan el mercado. El pasado verano, por primera vez, sus ventas bajaron. ¿Su sustituto? La ropa sporty.

Foto: Rita Ora y Heidi Klum demuestran que la ropa de deporte es el nuevo perfume de celebrity

En el listado de los 100 perfumes más vendidos, 31 de ellos están ligados al nombre de una celebrity. En 2011 se alcanzaron los mejores resultados: los aromas VIP fueron responsables de 1,3 billones de dólares de los 5,2 billones que los perfumes generan en América. Esa fue la razón por la que el año siguiente se lanzaran nada más y nada menos que 85 perfumes con halo de alfombra roja. Pero esta tendencia ha dado un giro inesperado, y por primera vez en la historia, las ventas están cayendo. Elizabeth Arden (que cuenta con perfumes de Jennifer Aniston, Mariah Carey o Britney Spears) aclaró que las ventas bajaron un 28% el pasado verano, la mayor caída en una década. Rosie Huntington acaba de lanzar su primer perfume para Marks & Spencer, marca para la que diseña lencería, pero ha llegado el momento de renovar esta tendencia. Parece que nadie se va a convertir en la siguiente Elizabeth Taylor, cuyo perfume, White Diamonds, empezó esta moda en 1991 y ha generado más de un billón de dólares. El nuevo camino de las celebrities se traza sobre los gimnasios, no sobre las perfumerías.

Tras la incursión de la moda en el diseño de prendas deportivas, con Stella McCartney como pionera y con colaboraciones tan sonadas como las de Raf Simons para Adidas y Ricardo Tissci junto a Nike, las celebrities son las siguientes en convertirse en creadoras de moda para ir al gimnasio. No es de extrañar: los informes de Google Rank revelan que athleisure es el tercer término más buscado el pasado año.

Kanye West abandona Nike para lanzarse a diseñar deportivas junto a Adidas. El New York Post estima que esta unión supera los 10 millones de dólares. Drake, por su parte, sí trabajará junto a Nike al reeditar las Air Jordan 10 y las Air Jordan 12. David Beckham y su socio, Simon Fuller, han firmado con Global Brands para crear "diversas firmas en colaboración con estrellas del deporte". Beyoncé será la encargada de diseñar la línea deportiva de Topshop, Rihanna es la nueva directora creativa de Puma, Rita Ora ha creado su propia colección para Adidas y Solange Knowles ya va por su segunda colección para Puma. Heidi Klum también tiene la suya para New Balance y la actriz Kate Hudson tiene su propia firma deportiva, Fabletics. La cantante country Carrie Underwood cuenta con la firma sporty Calia. El caché de las actrices baja, la venta de discos disminuye y el público ya no quiere oler como las famosas, sino tener su cuerpo. De momento, poder entrenar con la ropa con la que ellas lo hacen se ha convertido en el chaleco salvavidas del universo VIP.

Imagen: Fabletics
Imagen: Fabletics

Las celebrities pasan tanto tiempo en el gimnasio que no es de extrañar que quieran crear looks con los que estar perfectas al entrenar. Es habitual que personal trainers de renombre tengan sus propias marcas, e Instagram se encarga del resto. Suben una foto entrenando, ponen el hashtag de su firma y sus miles de seguidoras pueden comprarse el mismo modelo con el que se lanzan al gimnasio. Es el caso de Michelle Lewin, que tiene su firma Labellamafia. Ser entrenadora de un personaje famoso puede salir muy rentable para ambas partes. Gwyneth Paltrow no solo es un gurú del estilo de vida sano, sino que es socia de su trainer, Tracy Anderson. Ambas son dueñas del exclusivo estudio Tracy Anderson Method. Richard Gere es uno de los dueños de Bedford Post Inn, especializado en yoga, y Hugh Jackman es copropietario del Gwinganna, donde puedes practicar yoga, tenis o boxeo y disfrutar de un impresionante gimnasio privado.

Las celebrities como embajadoras de firmas deportivas son otra de las tendencias más arraigadas. Imposible olvidar a Christina Aguilera o a Britney Spears como imágenes de Skechers, cuyo nuevo rostro es Demi Lovato. Por supuesto, la omnipresente Kim Kardashian también lo ha sido. Miranda Kerr es embajadora de Reebok, firma que comparte con Skechers un vínculo. Ambas compañías han sido acusadas de falsear sus promesas, pues las dos cuentan con modelos que aseguran moldear la silueta. Quizás estas firmas han salido airosas de cara al público (no a la ley) gracias a tener a famosas como imagen. 

Para finalizar, dos colaboraciones de lo más sorprendentes. La modelo Alyssa Miller y David Lynch tienen su propia colección cápsula junto a Live the Process. Parte de los beneficios se destinan a David Lynch Foundation, que enseña meditación a las víctimas del abuso. La actriz Melissa McCarthy no solo se ha erigido como la defensora número uno de las tallas grandes, sino que en invierno de este año lanzará su primera colección deportiva."Tendremos todas las tallas. Es extraño que la gente deje de diseñar a partir de una talla, porque las mujeres no dejan de existir a partir de determinado tallaje. Entonces, ¿por qué debería hacerlo la moda?", declara.

Moda
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios