La situación de los bolsos de lujo en plena crisis
  1. Estilo
  2. Moda
LOS SUPERVIVIENTES

La situación de los bolsos de lujo en plena crisis

¿Qué modelos triunfan durante la pandemia? ¿Quiénes son los compradores de bolsos de lujo en plena crisis? Descúbrelo

placeholder Foto: Birkin de Hermès. (Reuters)
Birkin de Hermès. (Reuters)

En un contexto en el que los bolsos se han convertido en la mejor inversión en plena pandemia al revalorizarse en el mercado de segunda mano y convertirse por ello en los mejores aliados anticrisis, a su vez el mercado de los bolsos luxury sigue siendo especialmente fructífero en estos tiempos… si se sabe qué modelos comprar con cabeza, claro. El coronavirus ha limitado los eventos sociales, las celebraciones e incluso las reuniones entre amigos, por lo que comprar un bolso de miles de euros cuando es el hogar el nuevo escenario del ocio es más delicado que nunca.

Sin embargo, LVMH ha logrado que las ventas en moda y productos de cuero aumentaran un 12% en verano, consiguiendo así que las acciones del conglomerado se revalorizaran y, como efecto dominó, lo hicieran las de Kering y Hermès. Mientras que las joyas de alta gama y el calzado han funcionado mejor que nunca a lo largo de los últimos años, las marcas de lujo han querido diversificar su oferta al adentrarse en el universo de la belleza y de las joyas de alta gama.

En un momento en el que muchos ven en un bolso de lujo un símbolo de estatus, este sigue destinado a ser el caballo ganador de las marcas de renombre. Por más que lleves un impresionante anillo, el bolso de marca, con su logo o sin él, sigue siendo el accesorio perfecto para presumir de estatus. Estas son las nuevas claves de los bolsos de lujo en plena pandemia:

Una nueva clientela

No todo el que se hace con un bolso de lujo lo hace gracias a una situación económica privilegiada, sino que hay quien ahorra mucho tiempo para lograrlo. Sin embargo, lo que queda claro es que los que compran su primer bolso de lujo, en muchas ocasiones, recurren al mercado de la segunda mano, y por supuesto apuestan por las marcas más reconocibles. Hablamos de firmas como Hermès, Dior, Vuitton y Chanel, cuyos diseños clásicos se han convertido en las apuestas seguras del mercado de reventa. ¿La razón? En plena crisis, al invertir una importante suma económica en un bolso, lo inteligente es apostar por un diseño atemporal que no vaya a pasar de moda y cuyo interés no vaya a cesar jamás. Por su parte, la proliferación de lugares de reventa, como Vestiaire Collective, ofrece la tranquilidad de saber que de comprar un bolso de alta gama y necesitar venderlo más tarde, existen lugares donde hacerlo con seguridad y garantías.

Como asegura Tina Craig a ‘Business of Fashion’, influencer y creadora del blog Bag Sob, “un cliente que tiene un lugar donde vender compra de forma diferente”. A su vez, los hombres cada vez se interesan más por el lujo y por los bolsos de marca, como dejan claro los diseños 'saddle bag' de Kim Jones para Dior Homme y los soft trunk de Virgil Abloh para Louis Vuitton. De comprar fundas de móvil y carteras, la clientela masculina ha pasado a invertir grandes cantidades en bolsos de lujo.

El tamaño importa

Tras el furor por los microbags y los nanobags, los bolsos pequeños siguen viviendo un momento de esplendor particularmente entre los clientes chinos más jóvenes. "Los asiáticos no somos tan altos y la gente lleva sus bolsos de Chanel y Hermès para coger el transporte público, por lo que cuanto más pequeños sean los bolsos, mejor”, explica el director creativo y comprador de la tienda de lujo japonesa Restir, Maiko Shibata, a ‘Business of Fashion’.

placeholder Bolso Lady D-Lite. (Cortesía Dior)
Bolso Lady D-Lite. (Cortesía Dior)

El que los teléfonos móviles cada vez nos permitan llevar menos cosas encima explica también el éxito de los bolsos pequeños, que a su vez permiten tener las manos libres para poder emplear los smartphones con mayor libertad. Esa es otra de las causas por las que modelos míticos se relanzan ahora con tiras que permiten ser llevados como bandoleras, como ocurre con el hobo Jackie 1961 de Gucci. Por su parte, el bolso Lady D-Lite de Dior se reinventa en una nueva versión de terciopelo para la temporada otoño-invierno 2020/2021 por Maria Grazia Chiuri. Hemos visto a Natalia Vodianova lucirlo como bolso de mano, pero puede llevarse también como crossbody.

El papel del lujo accesible

Las marcas de lujo accesible presentan un incremento de resultados mucho menos acusado que las grandes marcas. El notable crecimiento de los grandes deja claro que la clientela prefiere invertir en un bolso de lujo, aunque sea más pequeño, que poder tener varias opciones asequibles. El que la gente apueste cada vez más por el legado y por los nombres hace que las tendencias pasen a un segundo plano y los clásicos ganen fuerza. Por su parte, marcas como Loewe están teniendo grandes resultados con bolsos capaces de ofrecer una ventana escapista a sus clientes, como ocurre con la línea Paula's Ibiza de la firma.

Telfar Clemens también triunfa gracias a sus diseños, relativamente asequibles y aclamados por las fashionistas más relevantes, y por haber impuesto una oferta limitada que los convierte en exclusivos y deseables. Mientras tanto, Bottega Veneta prescinde de logos y sigue arrasando gracias a las señas clásicas de la marca, otra señal más de que el legado triunfa y las tendencias pierden fuelle.

Bolsos Coronavirus Chanel
El redactor recomienda