La debacle de Topshop: de la gala MET a la quiebra
  1. Estilo
  2. Moda
EL FIN DE UNA ERA

La debacle de Topshop: de la gala MET a la quiebra

Topshop se declara en quiebra: así ha sido su viaje a los infiernos

placeholder Foto: Bella Hadid. (Topshop)
Bella Hadid. (Topshop)

Si te gusta la moda y eres millennial o baby boomer, es posible que en tus viajes a Londres hayas hecho una parada obligada en la inmensa tienda de Topshop situada en Oxford Circus. La marca británica fue durante una temporada la encargada de dar a los armarios más exigentes, pero con presupuestos limitados, las opciones más eclécticas y fashionistas que no existían en Zara. Hablamos de la era pre Boohoo y Fashion Nova, cuando las marcas de existencia online no existían y ampliar nuestros vestidores con diseños algo más transgresores que los clásicos pensados para dar forma a un fondo de armario era harto complicado.

Topshop era la solución perfecta, pero tras diversas temporadas convulsas, relativamente silenciadas al haber ido perdiendo la industria interés en la marca, esta semana Arcadia Group, su propietario, se declaraba en quiebra y entraba en concurso de acreedores.

La consultora Deloitte es ahora la administradora concursal. Con esta noticia, Topshop pasa a formar parte del listado de retailers que se han declarado en bancarrota desde el estallido de la pandemia. Neiman Marcus, J. Crew, Lord & Taylor, Oasis y Warehouse son algunas de las víctimas del coronavirus. Pero Arcadia Group no le debe la debacle únicamente al covid-19, sino que sus marcas Debenhams, Topshop, Miss Selfridge, Dorothy Perkins, Evans y Burton, que antes eran auténticos iconos para los jóvenes que todavía no disponían de firmas de única existencia digital, ya no resultan competitivas en un universo virtual en el que otras ofrecen centenares de novedades semanales a precios ínfimos y con estrategias en redes sociales innovadoras a las que el grupo no ha sabido adaptarse.

placeholder Kate Upton, vestida de Topshop en la gala MET. (Getty)
Kate Upton, vestida de Topshop en la gala MET. (Getty)

Mientras que la mayoría de las firmas eran, en realidad, iconos en el Reino Unido, el éxito de Topshop era universal. Tanto que incluso modelos como Kate Upton pasaron por la alfombra roja de la gala MET enfundadas en diseños de la marca, que ha colaborado con referentes de la moda como Christopher Kane, Mary Katrantzou y JW Anderson. Presentaba sus propuestas en la semana de la moda londinense, y su front row se convertía entonces en uno de los más aclamados. Kate Moss creó colaboraciones junto a la marca en una época en la que este tipo de formatos colaborativos todavía no eran habituales y sus diseños se agotaban en cuestión de segundos. Ahora, algunos de los más relevantes sirven de inspiración a marcas como Mioh, que cuenta con un vestido que recuerda al diseño más popular de la británica junto Topshop.

placeholder Topshop/Mioh.
Topshop/Mioh.

Han sido varios los interesados en hacerse con el grupo, entre ellos Boohoo Group, que al comienzo de la pandemia ya había logrado 198 millones de libras y se ha hecho con las marcas asequibles Oasis y Warehouse tras declararse ambas en bancarrota en el mes de abril. Precisamente fue Boohoo, junto a Asos, el responsable de que la estrategia digital de Topshop se antojara añeja. En el mundo físico tampoco le iban bien las cosas. Brandy Melville supo enamorar al comprador más joven, mientras que Primark amplió su público con sus precios imbatibles y Zara enamoró al mundo con sus diseños. Cada firma destacaba por una razón y tenía su público, pero en este marco, Topshop no encontraba ni sus señas ni su lugar.

Por otra parte, la reputación del dueño de la marca, Sir Philip Green, se sumó a la serie de catastróficas desdichas que condujeron al fatídico desenlace. El Brexit, la irrupción de internet en el comercio tradicional, la competencia, el incremento de los alquileres y, por supuesto, la condena por cuatro delitos de abuso supusieron el desplome de Green. La bofetada del #MeToo a la marca fue la responsable de que Beyoncé la abandonara y se aliara después con Adidas.

placeholder Sir Philip Green y Kate Moss. (Getty)
Sir Philip Green y Kate Moss. (Getty)

Si antes sus tiendas las inauguraba Kate Moss y celebrities como Olivia Palermo y Kate Bosworth llevaban sus diseños, ahora el halo vip forma parte del pasado. Si el grupo Boohoo se hace con Topshop, dado su expertise en el ámbito digital, quizás suponga el cierre del oasis de las tiendas físicas y, por ende, de la titánica flagship londinense con la que comenzamos el texto. En un presente más digitalizado que nunca, cuando podamos volver a viajar y vayamos a Londres, para disfrutar de las propuestas de la firma británica quizás tengamos que hacerlo desde el portátil mientras nos tomamos un café en Oxford Street.

Señor con maletín

Detrás de toda gran historia hay otra que merece ser contada

Conoce en profundidad las 20 exclusivas que han convertido a El Confidencial en el periódico más influyente.
Saber más
Kate Moss Kate Upton Asos Modelos
El redactor recomienda