Los nuevos nombres de la moda que suenan cada vez más en las alfombras rojas
  1. Estilo
  2. Moda
PONTE AL DÍA

Los nuevos nombres de la moda que suenan cada vez más en las alfombras rojas

Son muchas las firmas que piden paso a la hora de vestir a las celebrities más influyentes

placeholder Foto: Ángela Molina, en los Goya 2021. (Reuters)
Ángela Molina, en los Goya 2021. (Reuters)

Elie Saab, Marchesa, Zuhair Murad, Giambattista Valli… son algunos de los nombres que más han sonado en las crónicas de vestuario de la última década. Para el recuerdo quedan ya muchos de los vestidos con estas etiquetas que han acaparado flashes en todos los rincones del mundo. Junto a estos, los de firmas clásicas como Dior o Chanel continúan como referentes en este campo. Pero en esta industria en la que todo está siempre en constante evolución, la alfombra roja también trata de reinventarse. Lo hace sobre todo abriendo paso a todos esos creadores que tienen mucho que ofrecer y que saben que conseguir que una famosísima clienta luzca uno de sus diseños es garantía para ser catapultados a la fama.

Zendaya, por ejemplo, nos puso en la pista de Christopher Esber. Este australiano lanzó su tienda en 2010 con una gran acogida, pero no fue hasta que la protagonista de ‘Euphoria’ luciera en más de una ocasión sus piezas repletas de aberturas y estratégicos cortes que conseguimos fijarnos en él.

En una línea completamente opuesta parece haber cogido el testigo Molly Goddard. La británica es conocida hace tiempo, pero ha sido recientemente cuando muchos han empezado a ubicarla tras vestir a Rosamund Pike en los últimos Globos de Oro. Lo suyo es la teatralidad y queda patente en vestidos como los que reconoce confeccionar en menos de dos días, pero para los que necesita más de 13 metros de tul.

Esta espectacularidad de Goddard va en la línea opuesta a la que se han propuesto seguir muchas estrellas de Hollywood en la temporada de eventos. Muchos aún no saben verlo, pero la tendencia es clara hacia la sostenibilidad. Jane Fonda se mantiene fiel a su promesa de reutilizar piezas que ya tiene en el armario, Jennifer Aniston ha tirado de piezas vintage ya creadas y otras como Cate Blanchett no han tenido reparos en hacer algo que hasta bien poco parecía impensable, como es el hecho de repetir estilismo en más de un evento. Sin embargo, la realidad es que el mensaje ecológico todavía no ha calado tanto como debería en este sentido. Suerte que hay muchos creadores que tienen mucho que decir. Kévin Germanier, fundador de la firma conocida por su apellido, es uno de los que lleva el upcycling en su ADN y así lo muestra en sus diferentes colecciones. Y no creas que por ello tiene que renunciar a las lentejuelas, imprescindibles en premières, fiestas y galas varias. Su experimentación con toda clase de residuos da lugar a piezas realmente sorprendentes que ya hemos visto en varias ocasiones gracias a estrellas como Kristen Stewart.

El sello ‘made in Spain’

En nuestro país, la preocupación parece ir por otros derroteros. Aquí una de las grandes críticas que siempre se había hecho a las actrices en galas como la de los Goya o los Feroz era la falta de apoyo que mostraban a la moda española con sus elecciones estilísticas, precisamente en noches como esas en las que lo que se celebra es el cine patrio. Pero esta querencia por buscar fuera grandes diseños parece estar cambiando si tenemos en cuenta que cada vez son más las que prefieren optar por lo hecho en casa en este tipo de eventos. Teresa Helbig es una de las que ha firmado muchos de los looks de las ilustres invitadas de los últimos años -Úrsula Corberó y Macarena Gómez son dos de las habituales de la 'Helbig gang'-, como también lo han hecho Jorge Acuña -cómo olvidar el maravilloso vestido de terciopelo negro en el que Marta Nieto se enfundó en la gran fiesta del cine del 2020- o Pedro del Hierro desde que tiene a Nacho Aguayo en sus filas como director creativo -Belén Cuesta y Juana Acosta han lucido sus piezas como pocas-. A estos ejemplos hay que unir los que nos ha dejado esta última edición los premios otorgados por la Academia del cine. Nombres hasta ahora poco habituales en la red carpet, pero que prometen dar mucho de qué hablar.

El de Juan Carlos Pajares es uno de ellos. Su sello, JCPAJARES, es el responsable del dos piezas de impoluto color blanco con el que vimos a Natalia de Molina aparecer en pantalla en calidad de nominada a mejor actriz por su trabajo en ‘Las niñas’. No se llevó el premio en esta ocasión -pese a la sonada celebración de su hermana Celia en el momento en el que pronunciaron el nombre de Patricia López Arnaiz y que enseguida pasó a ser carne de meme-, pero sí que logró convencer a todos con este traje casi nupcial hecho a medida compuesto por un pantalón de pinzas ancho y una americana que incorporaba una larga cola, la cual dejaba a la vista un sujetador multitira confeccionado artesanalmente en una malla bordada con estrellas y abalorios 3D semitransparentes.

Aunque si hubo una firma que sorprendió en la pasada ceremonia de los Goya fue la de Redondo Brand. Candela Peña y Paula Usero, dos de las intérpretes que optaban a galardón escogieron sendos diseños para aparecer ante los medios. La primera uno corto, de color blanco con un voluminoso abrigo a juego que hacía las veces de cola de novia en lo que pretendía ser un guiño a la cinta por la que estaba nominada a mejor actriz, ‘La boda de Rosa’; y la segunda, uno largo en azul pastel con tirantes y escote cuadrado que se cubría de una impresionante red a base de pequeños cristales. También Marta Etura, con un vestido rojo de escote palabra de honor, apostó por esta joven marca que, pese a haber sido creada en 2019, ha conseguido en muy poco tiempo pasar a ser toda una referencia.

Dior Chanel Vintage Hollywood Macarena Gómez
El redactor recomienda