Marbella Club, el inicio de la historia de amor de la ciudad con la jet set
  1. Estilo
  2. Ocio
Lo mejor de lo mejor

Marbella Club, el inicio de la historia de amor de la ciudad con la jet set

Los años de esplendor de Marbella fueron obra del príncipe Alfonso de Hohenlohe y de su sueño hecho realidad, el Marbella Club

placeholder Foto: El Marbella Club hotel, responsable del esplendor de la zona. (Instagram @marbellaclubh)
El Marbella Club hotel, responsable del esplendor de la zona. (Instagram @marbellaclubh)

Marbella es sinónimo de estilo, relax y disfrute, pero durante muchos años también ha sido el lugar escogido por lo más granado de la jet set para refugiarse, encontrando en este pequeño rincón de la costa de España el lugar perfecto para desconectar y disfrutar de las muchas virtudes de nuestro país.

Como tantas historias de amor, esta también comienza con un flechazo. El príncipe Alfonso de Hohenlohe (1924-2003) cayó perdidamente enamorado, pero no de una fémina, sino de un lugar. Una antigua finca llena de higueras y pinos que se convirtió en el refugio mediterráneo de la familia, Santa Margarita.

Aquí fue donde creció el Marbella Club, que surgió como una abandonada casa de campo que el príncipe transformó para poder recibir en ella a sus amigos, veinte habitaciones sencillas y acogedoras que también hospedaban a visitantes que buscaban un lugar en el que pasar la noche.

El maravilloso clima de la zona, la cercanía del mar y, la amabilidad de sus gentes, además de que el hotel era uno de los pocos lugares que tenía teléfono en Marbella, pronto convirtieron el lugar en cita casi obligada para sus amigos, que echaban de menos tener un lugar en el que reunirse, tomar una copa o hacer una fiesta.

Así, en la década de los 50, el príncipe Alfonso se convirtió en el mejor embajador de su club, viajando a lo largo y ancho de todo el mundo, hablando de las bondades de su precioso hotel e invitando e ilustres miembros de la aristocracia europea a que lo conocieran.

Pronto Marbella se convirtió en el lugar escogido por gente de renombre como los Fürstenbergs o los Bismarcks para descansar y disfrutar de baños de sol y mar. Entre sus huéspedes, miembros de la realeza, pero también actores y actrices de Hollywod como Ava Gardner, Kim Novak o Audrey Hepburn. Banqueros, empresarios y hasta los Onassis comenzaron a dejarse ver por Marbella.

Atender las exigencias de unos invitados tan ilustres como estos, acostumbrados a lo mejor, a viajar por todo el mundo, no fue fácil, pero el príncipe Alfonso contaba con la experiencia profesional del conde Rudolf von Shönburg, o conde Rudi como cariñosamente se le conoce en Marbella, que se convirtió en director del hotel.

Los años pasaban y el éxito iba en aumento, su buena labor empresarial daba sus frutos y poco a poco pasar por el Marbella Club era una cita casi obligada. El ambiente del lugar invitaba a ello y pronto sus celebraciones semanales, o cenas de gala, se convirtieron en toda una institución. Cenas divertidas e informales en las que animaban a sus invitados a acudir sin corbata.

Hasta la década de los 80, pudieron disfrutar de la comodidad del éxito, recibiendo ilustres invitados como Stevie Wonder, Tony Curtis o Barbra Straisand. Sin embargo la burbuja comenzaba a pincharse y en los 90 ya fue evidente que la época de esplendor había dejado paso a otra de decadencia, donde sus habituales invitados no encontraron herederos a su altura.

Marbella vio como la construcción crecía y el hotel palideció, muchos de los invitados, en lugar de quedarse allí, lo hacían en sus propias viviendas, pero a pesar de ello, nadie parecía dispuesto a renunciar al Marbella Club y, en 1994 el empresario David Shamoon convenció a unos amigos para que invirtieran con él en este refugio.

Una gran cantidad de dinero fue bien invertida para tratar de devolverle a Marbella el esplendor de entonces, contando con el apoyo y asesoramiento del conde Rudi, uno de los artífices del gran éxito que tuvo en el pasado. Ahora, completamente renovado recupera el glamour que un día derrochó.

Marbella Aristocracia Actores y actrices
El redactor recomienda