Logo El Confidencial
Dejan atrás la niñez

Carmen Cervera: “No quiero pensar en la adolescencia de mis hijas”

La mellizas, que este año cumplirán trece años, entran en una etapa complicada y, a veces, conflictiva. La baronesa prefiere no pensarlo demasiado

Foto:  Carmen Cervera, en el Museo Nacional de Antropología.
Carmen Cervera, en el Museo Nacional de Antropología.

Para Carmen Cervera los días anteriores y posteriores a ARCO fueron días de homenajes y reuniones con artistas y coleccionistas privados. En uno de estos actos, en casa de la pintora y mecenas Mayte Spinola, la baronesa no tuvo inconveniente en hablar sobre en qué punto se encuentran las negociaciones con el Ministerio de Cultura para que la colección que lleva su nombre se quede en España y no viaje a los Emiratos. En Abu Dabi, el Museo del Louvre tiene su réplica y, por lo tanto, las ofertas que reciben los coleccionistas internacionales para formar parte de ese desarrollo cultural son importantes.

[LEE MÁS: Este es el mejor look de Letizia en ARCO de todos los tiempos (por votación popular)]

“Espero que en junio, por fin, firmemos. Llevo varios años cediendo mis obras y por lo tanto mi generosidad está demostrada. Tengo la mejor colección privada de impresionistas y creo que, ya con eso, habría que apostar por ella. El arte entra dentro de cada uno con magia”, comentaba la baronesa. Al preguntar qué opinaba sobre la polémica con la obra de Santiago Sierra en ARCO, Tita es muy clara y contundente: “Yo disfruto del arte con las cosas bellas. Y lo que sí quiero aclarar es que no se puede utilizar la política con el arte”.

Carmen Cervera y Borja Thyssen en ARCO 2018. (Gtres)
Carmen Cervera y Borja Thyssen en ARCO 2018. (Gtres)

La baronesa se instaló en Andorra definitivamente en el 2014, donde tiene su museo, su residencia fiscal y viven sus hijas, las mellizas Sabina y Carmen. Hasta ese año las niñas no estaban escolarizadas y eran profesores particulares los que acudían a la villa de Sant Feliu de Guíxols: “Mis hijas reciben una educación renacentista donde la música, la pintura y el arte en general tienen gran importancia”, contaba en aquel momento a Vanitatis para explicar cómo se desarrollaba la vida académica de las pequeñas.

Después, ya en Andorra, su madre las inscribió en un colegio y se socializaron: “Están encantadas. Tienen muchas amigas y, al ser una ciudad pequeña, nos conocemos todos. A las dos las enseño a amar y comprender el arte como hice con Borja, que vivía en Villa Favorita rodeado de obras universales”.

 La baronesa y sus hijas, en una imagen del verano de 2017. (Gtres)
La baronesa y sus hijas, en una imagen del verano de 2017. (Gtres)

Las mellizas, que en junio cumplirán trece años, son estudiantes aplicadas y con aficiones diferentes: “Sacan muy buenas notas. Una escribe cuentos y los pinta a la vez, y a la otra le gusta la música y toca el piano”.

A punto de entrar en esa etapa complicada que deja atrás la niñez, la baronesa es muy clara: “Ya empiezo a sufrir. No quiero pensar en la adolescencia de mis hijas. Cuando llegue, llegará. Lo que quiero es que sean felices”.

Famosos

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios