Logo El Confidencial
SU VIDA SENTIMENTAL

Carlos Falcó y Esther Doña: la noticia que confirma seis meses de rumores

El marqués de Griñón emitió ayer un comunicado conjunto con Esther Doña en el que afirma que su pareja no está en crisis

Foto: Carlos Falcó y Esther Doña. (Getty)
Carlos Falcó y Esther Doña. (Getty)

Las amistades de Carlos Falcó no dan crédito a la situación que vivió el amigo el pasado 24 de febrero. Tras una importante discusión en la habitación del hotel Eurobuilding donde pasaba la noche con su mujer, Esther Doña, el marqués fue trasladado a la comisaría de Chamartín donde se le tomó declaración. Como informaba 'LOC', los gritos de la pareja alertaron a otros clientes que llamaron a la policía. No hubo denuncia por parte de Doña y se actuó de oficio. A grandes rasgos esta sería la cronología de los hechos que han concluido con un comunicado común del matrimonio emitido este mismo lunes. En el escrito los protagonistas aseguran “la vigencia y solidez de nuestro matrimonio”.

Este fin de semana el marqués de Griñón puso tierra por medio y viajó a Portugal con unos amigos. Esther, por su parte, se refugió en Málaga con su familia. Los cinco hijos de Carlos Falcó han estado pendientes de su padre y sabían que la noticia de los problemas conyugales más pronto que tarde se haría pública. Griñón ha tenido poca suerte en sus tres matrimonios anteriores -Jeannine Girod, Isabel Preysler y Fátima de la Cierva- y todo lo contrario con su descendencia, que le adora.

Isabel Preysler y Tamara Falcó. (Lagencia Grosby)
Isabel Preysler y Tamara Falcó. (Lagencia Grosby)

En Navidad ya hubo un primer conato de desencuentro y en algunas de las fiestas privadas a las que acudía el matrimonio demostraban que no estaban en su mejor momento. Las cuatro décadas de diferencia de edad no fue nunca un problema entre ellos. Al menos durante el noviazgo y los primeros meses. Esther Doña, que había dirigido un centro de estética y belleza cerca de la Gran Vía madrileña, hizo una reconversión con su marido. Le convenció para que se hiciera un implante capilar y se operara de las bolsas de los ojos.

Al marqués se le veía feliz y Esther parecía ser la propiciadora de ese rejuvenecimiento no solo físico. Se casaron en septiembre en la finca El Rincón. Para él era su cuarto matrimonio, para Esther el tercero. Es una mujer que siempre había tenido mucho éxito con los caballeros. “Es muy atractiva y simpática”, declaraba el actor Máximo Valverde, que fue uno de sus enamorados cuando la actual marquesa acababa de cumplir los 18 años.

El matrimonio, en una imagen de archivo. (EFE)
El matrimonio, en una imagen de archivo. (EFE)

De los cinco hijos Falcó solo asistieron a la fiesta nupcial los dos pequeños, Duarte y Aldara, nacidos de su matrimonio con Fátima de la Cierva. El resto de los hermanos -Manolo, Xandra y Tamara- no se llevan con Esther y esto ha sido un continuo reproche por su parte.

Acusaba a su marido de no haberse preocupado en darle el sitio con su familia mientras la suya le había recibido con los brazos abiertos. De hecho, la madre de Esther pasa temporadas en El Rincón y esta decisión fue una de las causas para que Duarte abandonara la casa palacio. Todos ellos han sido muy discretos y no han tenido una mala palabra hacia la 'madrastra'. Tampoco se dejaron ver en el 41 cumpleaños de la marquesa de Griñón, que celebró el 30 de diciembre en la finca. Acudieron varios amigos que se quedaron a dormir en El Rincón. Celebraron con ellos la Nochevieja. El día primero de año, como no había desayuno preparado, los invitados se fueron al pueblo y comentaban entre risas: “A Esther y Carlos se les han pegado las sábanas”.

La discreción de Tamara

Tamara es la que tiene la vertiente más mediática y ha procurado eludir el espinoso asunto como mejor ha podido. “Yo lo que quiero es que mi padre sea feliz”, decía para contestar con evasivas al insistir en esa nula convivencia. Terminaba diciendo: "Yo me llevo bien con todo el mundo y a ella le he dado todas las oportunidades”. La dulce Tamara no quería hacer daño, pero demostraba que no congeniaba con Esther.

Xandra Falcó, por su parte, prefirió quitarse de en medio y abandonar los negocios del vino y el aceite que compartía con su padre. En este sentido, Doña quiere impulsar un negocio de productos de belleza con el aceite como elemento básico en El Rincón. Los hijos no veían el negocio y eso fue también causa de distanciamiento. Por ahora es solo un proyecto.

Tamara Falcó, en un acto publicitario de LG. (Limited Pictures)
Tamara Falcó, en un acto publicitario de LG. (Limited Pictures)

En octubre pasado comenzaron los primeros rumores de desavenencias y a varios actos públicos importantes acudía en solitario Carlos Falcó. En uno de ellos, convocado por el propio marqués, presidente e impulsor del Círculo Fortuny, del que forman parte las empresas e industria de lujo nacional y europeo, no estaba presente Esther Doña y sí la primogénita Xandra.

Al preguntarle a Falcó por su esposa la excusaba explicando que la habían operado de la rodilla en la clínica Quirón y estaba convaleciente. Eran los primeros indicios de que el matrimonio pasaba una crisis importante avalada por amigos de Griñón que no estaban muy de acuerdo con lo que consideraban desplantes por parte de Esther hacia su marido en cenas y almuerzo privados. La amistad hacia el marqués les hacía menos objetivos y la culpaban a ella de ser poco considerada. No tenían en cuenta que fue precisamente el bodeguero y aristócrata quien pidió que colocaran a la bella Esther en su mesa tras una cata de vino en el local malagueño propiedad de un familiar de la que después sería su mujer.

Crisis hay en todas las parejas y, como afirman en el comunicado, parece que el matrimonio Griñón por ahora lo ha superado.

Famosos

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
15 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios