El dilema de Begoña Gómez: ¿Michelle Obama o Sonsoles Espinosa?
  1. Famosos
POLÍTICA

El dilema de Begoña Gómez: ¿Michelle Obama o Sonsoles Espinosa?

Todo apunta a que la esposa de Pedro Sánchez mantendrá un perfil bajo en la campaña preelectoral. Aunque empezó con ganas, hoy solo mantiene su 'agenda' internacional

Foto: El dilema de Begoña Gómez: ¿Michelle Obama o Sonsoles Espinosa?
El dilema de Begoña Gómez: ¿Michelle Obama o Sonsoles Espinosa?

La esposa del presidente del Gobierno en funciones, Begoña Gómez, ha pasado la semana en Nueva York. El domingo, a su llegada al céntrico hotel donde Pedro Sánchez y Begoña se han alojado estos días, la pareja consiguió dar esquinazo a los periodistas y desde entonces la bilbaína apenas se ha dejado ver de forma 'oficial'. Es ya habitual que Gómez acompañe a su marido en este tipo de cumbres internacionales.

El pasado mes de julio, durante la celebración del G-20 en Osaka, Begoña, Juliana Awada y otras 'primeras damas' desplazadas al encuentro fueron portada de revistas y protagonizaron una polémica por lo insulso de su agenda paralela (uno de los actos consistió en dar de comer a unos peces). Lo mismo ocurrió en agosto, en la cumbre del G-7 en Biarritz, donde fue algo bochornoso ver a Brigitte Macron, Begoña y las demás afanándose en saberlo todo sobre los famosos pimientos de la localidad vascofrancesa de Espelette mientras sus maridos resolvían los problemas del mundo.

[LEA MÁS: Begoña Gómez reaparece en la ONU de beis]

Quizá por eso, quizá por el periodo preelectoral, el perfil de Begoña durante estos días en Nueva York ha sido muy bajo. La ejecutiva se ha dejado ver en dos ocasiones. Estuvo con Sánchez en una recepción ofrecida a principios de semana por el embajador de España ante la ONU, Agustín Santos Maraver. Allí pudieron departir con españoles que trabajan en la Gran Manzana, como el doctor Valentín Fuster.

El miércoles, Begoña Gómez y Pedro Sánchez visitaron el Mercado Little Spain de Nueva York. Se trata de un proyecto gastronómico encabezado por los cocineros José Andrés y Ferran Adrià (quienes les recibieron) y que ha sido calificado por Adrià como una "embajada brutal" de España en Estados Unidos. Es un espacio lleno de bares y puestos de platos típicos españoles por donde Begoña, muy favorecida con un vestido rojo, paseó a placer.

Estuvieron acompañados en todo momento por los socios del proyecto: el propio Adrià, José Andrés, el jugador de baloncesto José Manuel Calderón y el periodista Guillermo Fesser. Tras la visita, Ferran Adrià destacó la importancia de promover la imagen de España con esta muestra de apoyo por parte de Sánchez.

El presidente y su esposa ya han regresado a España. Según publicó El Confidencial, tras este paréntesis neoyorquino, Sánchez quiere pisar el acelerador y llevará a cabo una precampaña "intensa" con un acto diario. Hoy, comité federal; mañana, Barcelona; presentación de precampaña el lunes y mítines toda la semana.

Begoña Gómez y Pedro Sánchez, en 2015, en su debut como candidato. (EFE)
Begoña Gómez y Pedro Sánchez, en 2015, en su debut como candidato. (EFE)

Todo apunta a que el papel de la esposa de Sánchez no será muy preponderante en esta campaña. La versión pública de esta experta en el Tercer Sector ha ido variando a lo largo de estos años de vida pública. Todo el mundo recuerda aquella icónica imagen de Pedro Sánchez y Begoña Gómez en su debut como candidato, allá por 2015. Cogidos de la mano sobre el escenario, con el pulgar levantado en señal de triunfo, ella de rojo fuego con una inmensa bandera de España a la espalda. Aquella puesta de largo presidencial, absolutamente a la americana, incluía irremediablemente a Gómez en el paquete. Igual que Barack Obama no puede entenderse sin Michelle.

Ostracismo

Al principio de su mandato, Begoña Gómez expresó su deseo de usar su potencial público para poner el foco en algunas causas. Quería ser más visible que sus antecesoras, Elvira Fernández y Sonsoles Espinosa. Se barajó incluso que tuviera una agenda propia, al estilo de una república. Begoña Gómez se reunió con la Asociación de Creadores de Moda para colaborar con ellos y llevar siempre moda española en sus apariciones. Todo apuntaba a una pequeña revolución en Moncloa.

Lo cierto es que pronto se identificó a Gómez como el talón de Aquiles de Pedro Sánchez. Su fichaje por el Africa Center generó mucha polvareda mediática, también su presencia en viajes en el exterior o su uso del Falcon presidencial. En España la primera dama es la reina Letizia, por lo que Begoña tenía que construir el personaje prácticamente desde cero. Los medios empezaron a indagar sobre el personal y el presupuesto necesarios para cubrir las necesidades de Begoña. Se decretó el ostracismo.

Los Reyes, con Pedro Sánchez y Begoña Gómez en Marivent. (Getty)
Los Reyes, con Pedro Sánchez y Begoña Gómez en Marivent. (Getty)

Hoy, Gómez mantiene un perfil casi tan bajo como el de las anteriores inquilinas de Moncloa. Si el verano pasado mostraba las bondades de Doñana a Angela Merkel y su marido y posaba sonriente junto a los Reyes en Marivent, este año nadie sabe muy bien dónde ha estado Begoña. Solo mantiene su 'agenda internacional' y está centrada en su trabajo y su familia.

Así que ¿qué Begoña Gómez veremos en esta nueva (pre)campaña? ¿La Michelle Obama de sus inicios o la Sonsoles Espinosa de ahora? Cuando el PSOE necesita dar un doble salto mortal para ganar más votos y no tener que pactar, es uno de los dilemas a resolver.

Begoña Gómez Pedro Sánchez